tendencias | Publicado el 30 de diciembre de 2017

Cuando el camino es culebrero, y no importa

El Jalapâo es una reserva natural brasileña ubicada en el estado de Tocantins, un lugar protegido y extremo, apto para el turismo de aventura. Allí las montañas no son igual a las que dibujan los niños, esos morros verdes y curvos: la cumbre es tan plana como una mesa de billar.

Este fue el escenario para probar la versión del Compass Trailhawk, una SUV con garra para terrenos off road, es decir en tierra, sin dejar de lado el confort y el estilo de un buen diseño. La Jeep Experience Jalapâo 2017 fue la excusa para realizar esta ruta.

El terreno es idóneo para “moler” a una máquina: el Jalapâo es inhóspito, queda a unos 400 kilómetros de Palmas, capital del estado más joven del Brasil, con 27 años de creado. Entre otras cosas, esta zona tiene la segunda menor densidad poblacional del país carioca, solo tras la Amazonía.

El recorrido

La travesía por la reserva natural llevó dos días de duros caminos, la mayoría de ellos de tierra, arena y rocas.

Rutas exigentes en las que los vehículos demostraron confiabilidad. La situación climática complicó las cosas, ya que la sensación térmica de esta región oscila en el día alrededor de los 40 grados y el polvo se convirtió en un verdadero azote para la caravana de prueba.

El recorrido fue de unos 810 kilómetros en total, exigentes tanto para vehículos como para tripulantes. Sin embargo, la belleza y excentricidad del entorno le agregaron un condimento especial a esta experiencia motorizada.

Este es el resultado.


Otras Noticias