Medio Oriente | Publicado el

Crisis diplomática con Catar podría afectar el Mundial 2022


FOTO REUTERS

La crisis diplomática desatada en el Golfo podría afectar la organización de la Copa del Mundo de fútbol de 2022 en Catar, aseguraron varios expertos este lunes.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Egipto y Yemen rompieron este lunes sus relaciones diplomáticas con Catar, al que acusan de apoyar a los grupos extremistas “que quieren desestabilizar la región”.

Una de las áreas que podrían verse afectadas por esta decisión es la organización del Mundial de fútbol, una de las mayores competiciones deportivas del mundo, programada en Catar para dentro de cinco años.

“Es un gran aumento de la presión sobre Catar”, asegura Kristian Ulrichsen, experto en la región del Golfo Pérsico del Instituto Baker de Houston (Estados Unidos). “Creo que tendrá un verdadero impacto si dura de forma indefinida”, afirma.

Desde que la Federación internacional de fútbol (FIFA) eligió a este pequeño emirato rico en hidrocarburos como país organizador del Mundial de 2022, una decisión que suscitó una gran controversia, Catar ha recalcado que es una nación políticamente segura, a pesar de su ubicación en una región inestable.

Doha también ha hecho hincapié en que el torneo beneficia a todo el Golfo y no sólo a su país. Naser Al Jater, una figura importante de la organización del Mundial, aseguró hace poco que hasta 1,3 millones de aficionados podrían visitar la capital del emirato, procedentes en su mayoría de la región y “sobre todo de Arabia Saudí”.

Pero la decisión de Arabia Saudí y sus aliados respecto a sus relaciones diplomáticas con Catar podría cambiarlo todo, opina Ulrichsen. “Uno de sus mayores argumentos (para organizar la Copa del Mundo) era que Catar es uno de los países más estables de Oriente Medio”, explica.

Pero si se cuestiona la estabilidad del país y se considera el hecho de que otros países podrían pedir acoger la competición en un plazo reducido, los organizadores podrían empezar a ponerse nerviosos, añade el experto. “Catar sabe que hay alternativas, así que mirará” con recelo hacia los costados, dice.

Alternativas

Se ha sugerido la posibilidad de que Estados Unidos, uno de los países que perdió la carrera para albergar la Copa del Mundo 2022, organice la competición si fuera necesario.

La crisis desatada este lunes se produjo apenas tres semanas después de que el presidente estadounidense Donald Trump visitara Arabia Saudí para estrechar sus vínculos con Riad, y llamara a los países musulmanes a unirse contra el extremismo.

En un breve comunicado enviado a la AFP, la FIFA aseguró que mantiene un “contacto regular” con los organizadores del Mundial de Catar, y que “no tiene nada más que comentar por el momento”.

Simon Chadwick, profesor de Economía del deporte en la universidad británica de Salford, afirma que la crisis diplomática “plantea un importante problema de evaluación de riesgos y planificación ante cualquier contingencia” de cara a la Copa del Mundo.

“Cuanto más nos acercamos a 2022, más expuesto está Catar. En términos de reputación (...) es un gran problema para” el país, asegura.

Acuerdo de patrocinio cancelado

La crisis diplomática ya se ha cobrado su primera víctima en el ámbito deportivo. El club de fútbol saudí de Al Ahli anunció horas después de la ruptura de las relaciones entre su país y Catar que pondría fin a su acuerdo de patrocinio que mantenía con la aerolínea Qatar Airways.

El equipo había renovado en mayo un acuerdo de tres años con la compañía aérea catarí, estimado en 16 millones de dólares por temporada (unos 14 millones de euros).

Otra de las víctimas podría ser la Copa de Naciones del Golfo de fútbol, cuya celebración está prevista en diciembre en Doha. Entre los países que participan en esa competición están Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Baréin, que rompieron sus relaciones diplomáticas con Catar.

Riad y Emiratos también anunciaron la suspensión de sus vuelos hacia Catar y prohibió a sus ciudadanos que viajaran a Doha.

Lograr la organización de la Copa del Mundo de 2022 fue un golpe maestro para Catar que, en los últimos años, ha aprovechado los enormes ingresos generados por la venta de gas para promover su perfil internacional.

El país asegura que gasta casi 500 millones de dólares semanales en la construcción de grandes infraestructuras relacionadas con el Mundial.


Powered by