Cultura | Publicado el

Un congreso para buscar el ser


La joven lidera el proyecto On Board, que propone aprender a aprender, educación no convencional. FOTO cortesía marcela

Viajar consigo misma es lo que ha hecho Marcela Fernández, aunque en el camino ha visitado 45 países y ha aprendido seis idiomas. Tiene un espíritu nómada e inquieto, quiere aprender de otra manera. De eso, de ese viaje con ella, conversará en el Congreso Internacional Otro Mundo, que propone la Colegiatura Colombiana, y que se realiza este miércoles y jueves en Plaza Mayor.

Si en otros años hablaron de felicidad y creatividad, esta vez el tema, que no está lejano a estos conceptos, es Comunicarme para comunicar: Ser Humano-Ser Origen, en comunicación esencial para la transformación consciente.

“La invitación es a reflexionar consigo para develar la esencia que posibilita decirse quién se es, establecer nuestra identidad, decirse de qué somos capaces”, explican en el marco conceptual del congreso.

Un lugar para encontrarse consigo mismo, en un espacio reflexivo a través del diálogo con 12 expertos, seis nacionales y seis internacionales.

Contexto de la Noticia

Después del colegio fue a Francia a aprender el idioma, hizo un año de voluntariado en Italia, volvió a Colombia a cursar la universidad y luego regresó a España. Ahí decidió cambiar de rumbo y usar la educación no convencional. Se dio cuenta de que tenía el chip viajero.

Viajar conmigo misma...

“Para mí es entender ese movimiento interior que uno tiene, conocer las diferentes etapas de la vida y aprender a acompañarse y a ver los ritmos. Hay una travesía exterior, que no necesariamente implica cambiar de lugar, sino que el día a día es un viaje exterior, es un movimiento”.

Viajar cambia al viajero...

“Sí, porque te abre horizontes, permite que tengas encuentros inesperados, situaciones donde normalmente no estarías y eso lleva a que uno entienda cómo reacciona frente a momentos inesperados y desconocidos. Siempre hay mensajes, señales, se está aprendiendo de una manera muy inesperada, espontánea. Creo que cambia al viajero porque te permite estar más sensible y sacude el alma porque te está haciendo mudar de piel permanentemente y conectarte con el lugar en el que estás. Ese sacudón viene porque al estar en movimiento nos enriquece y eso hace que haya un despertar o conclusiones nuevas, o información que se digiere, se transforma y se aplica, normalmente en fases de crecimiento, de conexión más real como preguntarse quién soy, cómo reacciono, cómo me muevo”.

Qué ha aprendido...

“A entender el lenguaje de la humanidad, cómo estamos interconectados y el poder de la bondad de las personas: la gente es buena por naturaleza. Me ha enseñado a estar buscando aprender, a entender, a ponerme en los zapatos del otro. En estos años de viaje he aprendido cómo cada uno elige el estilo de vida. El poner del viaje como centro hace que las personas hayan decidido tener un estilo de vida para permitir que el viaje sea una constante”.

Dónde: Plaza Mayor

6 conferencias con expertos internacionales, 6 relatos con expertos nacionales, 8 momentos de la felicidad, una experiencia sensible Ser Humano - Ser Origen.

Todavía puede inscribirse.

  • cultura
  • educación

Powered by