antioquia | Publicado el 25 de August de 2018

Etnoeducación en Medellín, Antioquia

FOTO: JAIME PÉREZ

Valentina Herrera Cardona

Que los cerca de 300.000 estudiantes de colegios públicos de Medellín, reconozcan la diversidad poblacional y étnica, representada en grupos afrocolombianos, indígenas, gitanos, y raizales, es lo que pretende el programa de etnoeducación de Medellín.

Con el acuerdo 85 de 2018, aprobado por el Concejo, cada institución educativa de la ciudad contará con programas y proceso formativos que den cuenta de las características y expresiones de dichos grupos que hoy habitan en Medellín.

La Secretaría de Educación explicó que cada colegio identificará las rutas y metodologías de trabajo que se deberán implementar teniendo en cuenta el contexto social de las instituciones y sus comunidades educativas.

Fernando Palacios, líder de la Secretaría de Educación, dijo que hoy se cuenta con el programa Ruta Vos, un instrumento virtual que articula los saberes ancestrales en la escuela para la implementación de la Etnoeducación y les brinda a los directivos y docentes herramientas para fortalecer los currículos escolares.

Palacio aseguró que se ya firmó un acuerdo de voluntades en el que participaron 100 jefes de núcleo y rectores, quienes se comprometieron a establecer esas metodologías de etnoeducación.

Contra el racismo

Daniela Maturana, concejal de Medellín y proponente del acuerdo, dijo que esta institucionalización permitirá que, a través de la pedagogía y la gestión del autoconocimiento, los entornos escolares tengan mejores relaciones interculturales. “Cada vez que aprendamos que hay personas con un color de piel diferente o de otro grupo étnico diferente al propio, pero que son igual de importantes, vamos a trabajar por una Medellín mucho más incluyente, equitativa y sin barreras”, comentó.

Para Maturana, generar espacios para ese intercambio es dotar a cada ciudadano de herramientas y habilidades contra el racismo y la xenofobia.

Aunque de acuerdo con la Personería de Medellín, no se tienen denuncias, los casos según colectivos de la ciudad sí se presentan, pero no son reportados.

Ante esto Maturana manifestó que al promover que los ciudadanos se reconozcan dentro de un grupo étnico, permitirá que identifiquen los momentos en que sus derechos son vulnerados, lo que incentivará la denuncia.

“No solo en el sector educativo, también en el empresarial o incluso en público. Cuando un ciudadano se identifica con unas características de su comunidad, le es más fácil,”, agregó Maturana.

Experiencias previas
Hoy en Medellín existen 24 nodos etnoeducativos a los que están vinculados 180 docentes de las diferentes instituciones educativas.

Maturana indicó que en estos espacios se han capacitado 7.171 estudiantes en conocimientos de diversidad poblacional y se han fortalecido procesos de formación ya existentes.

Villa Afro es uno de esos proyectos. Marcelina López, su creadora, explicó que el programa está enfocado en identificar la interculturalidad de los estudiantes, no solo desde la población afro sino con las diferentes comunidades étnicas.

López relató que la iniciativa nació en 2011 como respuesta a los casos de agresiones que se estaban registrando en la I. E. Villa de Socorro y de las cuales algunas estaban relacionadas con intolerancia.

“A partir de esas situaciones, se decidió implementar la Cátedra de Estudios Afrocolombianos, con la que se trabajó hasta 2014, cuando con el apoyo de Mova, la propuesta evolucionó hasta convertirse en una estrategia en pro de la convivencia a partir del autoconocimiento”, explicó López.

En ese momento, se incluyeron otras representaciones poblacionales y el proyecto se tornó referente de enseñanza interculturalidad en la ciudad.

Hoy Villa Afro se consolida como una estrategia que va más allá de ser un curso, pues según explicó López, este se vincula a otras materias.

Línea pedagógica, cátedra afrocolombiana, cultura e investigación, son las cuatro líneas de trabajo en que se desarrolla esta incitativa.

“Por último, siempre priorizamos que lo que se genera en nuestra institución sea conocida y replicada. Que el conocimiento salga de las cuatro paredes, como ya está pasando con los estudiantes de colegios en el barrio Santa Cruz”, puntualizó López.

Lo que sigue

Según lo indicado por el Concejo, la administración municipal deberá gestionar con el Ministerio de Educación la creación de plazas etnoeducativas en los entornos escolares, teniendo en cuenta diferentes estudios técnicos sobre la población étnica que se encuentre en las instituciones educativas.

También indicó el documento se deberán establecer encuentros y movilizaciones anuales sobre diversidad, así como la creación de una mesa de trabajo que reúna varias dependencias de la administración municipal .

A través de la oficialización del programa de etnoeducación en colegios de Medellín, autoridades buscan que la ciudad reconozca su diversidad poblacional y no se den situaciones de xenofobia.

Contexto de la Noticia

Según el acuerdo 85 de 2018, el término etnoeducación abarca los procesos formativos que tienen en cuenta la cultura, el territorio, la lengua y la cosmovisión de los grupos étnicos de la ciudad (indígena, población raizal y palenquera, negra o afrocolombiana, población Rom o gitana).

Dichos procesos deberán fomentar y desarrollar espacios de formación que posibiliten las prácticas de reconocimiento, valoración y respeto de la diversidad étnica del país. Ahora, con la implementación de las diferentes estrategias que deberán adelantar los colegios, el trabajo de las autoridades locales deberá tener en cuenta acciones orientadas a mejorar el acceso, permanencia, calidad y pertinencia de las poblaciones étnicas durante los ciclos académicos de formación.

Otras Noticias