colombia | Publicado el

Todo lo que debe saber (y más) de pestañas


Las pestañas son una de las partes del rostro más llamativas para la cosmética. FOTOS SSTOCK

Tal vez contar pestañas no le parezca un plan divertido, pero si lo hiciera, de pronto, y es de los que tiene muchas, la suma le daría 400. Si no es muy pestañón, 250.

Una tras otra, las grandes en el borde del párpado de arriba, las miniatura en el de abajo, su función es defender los ojos, sean como sean: algunos las tienen largas y rizadas –el sueño de muchos–, otros cortitas y derechas –como las de una marrana mona, dice el chiste–. La forma no importa.

La función de defensa la comprobaron investigadores de la Universidad de Atlanta. A punta de experimentos en un túnel de viento concluyeron que las pestañas desvían el flujo de aire para proteger el ojo humano, y el de 22 mamíferos más como el canguro, el camello, el panda y la jirafa.

Y así como hay pestañas, hay historias y teorías, unas ciertas y otras no.

Las pestañas han sido siempre muy importantes en la estética de hombres y mujeres, porque muchos coinciden en que embellecen el rostro. Su función, sin embargo, es proteger el ojo.

Contexto de la Noticia

La investigación sobre el uso de pestañinas fue realizada en la Universidad Regional Integrada del Alto Uruguay y de las Misiones en Brasil y publicada en el Centro Nacional de Información Biotecnológica. Concluyó que el 97,9 % de las participantes tenían maquillaje vencido y pestañina pasada. Al recolectar una muestra del 93 % de las máscaras se encontraron gérmenes y hongos. “El análisis reveló la presencia de la bacteria S. aureus en el 79 % de las muestras y de P. aeruginosa en el 13 %”.

Cada párpado contiene dos o tres filas de pestañas con un total de 100 a 150 pelos cada una, así lo confirma la publicación Dermatology Surgery, que añade que la vida promedio de cada pestaña es de 3 a 5 meses. “Entonces se cae y es reemplazada por una nueva que conseguirá el tamaño natural después de 8 semanas. Todos los días se caen entre 3 y 4”.

“Con las pestañas que naces vivirás el resto de tu vida”, asegura Imbeth, quien añade que cada persona nace con un determinado número de folículos de pestañas y no está comprobado que pueda tener más. Que se vean abundantes dependerá de si mudan a la vez o no.

El British Journal Dermatology publicó un estudio sobre la caracterización de las pestañas que confirma que su terminación es curva, en general. Alina lucía Imbeth Luna, química del laboratorio de investigación y producción ecológica Pure Chemistry, cuenta que el origen étnico define la forma y el ángulo del folículo, que es en el que nace cada pelo. “Son tres hileras de folículos que pueden ir direccionados de manera imperfecta y ello genera un impacto sobre su ángulo. Ya si son lisas o crespas, es personal”. E decir, por herencia, genética o raza.

Asegura la experta que, a diferencia de otros folículos pilosos del cuerpo, ver una cana en las pestañas no es común. “Estas son cabellos que han perdido la melanina, es el mismo pelo sin color”. El estudio de BJD confirmó que las pestañas “no poseen un músculo erector del pelo (por eso tampoco les dará la llamada piel de gallina), tienen un ciclo de pelo más corto y sufren envejecimiento significativamente más tarde que los folículos del cuero cabelludo”.

Alina Lucía Imbeth dice que “el preservante de las pestañinas está hecho para durar por un tiempo limitado. Al guardar una pestañina por meses en la cosmetiquera nos encontraremos con ellas vencidas y contaminadas”. Andrea Echeverri Ochoa, gerente de la categoría de Color de Avon, anota que las usuarias piensan que el cambio se debe dar por vencimiento, pero es algo más serio. “Cambiar la máscara entre tres y seis meses se debe hacer además por el contacto del cepillo con contaminantes que pueden perjudicar los ojos”.

La combinación entre cepillo y pestañina es vital y es individual. Hay unos con cerdas pegadas y separadas. Fórmulas flexibles y condensadas. Hay que tener en cuenta que lo que le sirve a una amiga, no a la otra.

Este elemento es rico en ácido ricinoleico. Por alguna razón estimula el crecimiento de las pestañas y las cejas en unas personas, pero es una lotería. “No hay un estudio que lo corrobore”, dice la química Imbeth.

La química Imberth asegura que es lo peor que una mujer puede hacer. “Sacar y meter el cepillo varias veces es la primera causa de que a la pestañina le lleguen gérmenes y bacterias del ambiente. El uso debe ser más simple: como salga el cepillo así se debe aplicar el rímel”.


Powered by