Salud | Publicado el

Ojo con estos ocho objetos muy contaminados


ilustración Elena ospina

No es lo que parece. Ni el baño ni la cocina ni el sanitario son los espacios más contaminados. Aunque es cierto que allí hay gran cantidad de gérmenes, estos son también los espacios más cuidados. Eso disminuye su amenaza.

“Los inodoros tienden a ser lo menos contaminado del baño porque los limpiamos con mucha frecuencia”, dijo a la revista Time Charles Gerba, profesor de microbiología en la Universidad de Arizona.

Sin embargo, las bacterias nos rodean. En el siglo XIX se identificó la importancia de lavarse bien las manos para evitar enfermedades infecciosas, según dice Carlos Montealegre, médico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia. A través de estas se coleccionan gérmenes de otras personas y objetos.

Las toallas de mano colgada en el baño sí que lo hacen. Están hechas para absorber agua, lo que es ideal para secar la piel, pero no cuando se trata de desalentar la incubación bacteriana. “La mayoría de las personas no se lavan las manos adecuadamente”, agrega Montealegre. Entonces, cuando agarran esa toalla, está frotando bacterias en un entorno de cultivo ideal.

No obstante, estos objetos obvios no son los únicos en los que se conoce que estos microorganismos pululan.

Estos son algunos de los elementos cotidianos que más los contienen. Para que no les dé la mano.

Algunas bacterias son buenas para el ser humano, son la primera línea de defensa contra las más peligrosas. No obstante, otras son enemigas de la salud, y están en casi todas partes.

Contexto de la Noticia

Un informe de 2011 de la organización de salud pública NSF International descubrió que el 27 % de los portadores de cepillos de dientes contienen bacterias coliformes, una familia de microorganismos causantes de enfermedades que incluyen Salmonella y E. coli.

También aquellos cepillos expuestos al ambiente del baño resultan fuertemente contaminados, según artículo publicado en la Revista clínica periodoncia, implantología y rehabilitación oral en 2010.

El dinero en papel posee una amplia superficie para albergar microorganismos. En 2014 se publicó un análisis en Future Microbiology que revela que bacterias como Enterococcus spp., S. aureus, E. coli, Shigella o Clostridium pueden sobrevivir durante meses en su superficie. Según otra investigación publicada en la revista científica Jama, los cultivos de muestras aleatorias de monedas y billetes revelaron que el 13 % de las primeras y el 42 % de los segundos estaban contaminados por posibles patógenos.

No es el personal la gran amenaza, porque estos no tienen mayor cosa que residuos de comida. Los que sí pueden albergar y cultivar bacterias dañinas son los teclados de computadores comunitarios o pertenecientes a equipos hospitalarios. También muchos virus que causan problemas gastrointestinales pueden mantenerse presentes en teclados de 1 a 2 días, según una revisión hecha en 2010 y publicada en Journal of School Health.

Los móviles son un gran refugio de bacterias. Un estudio publicado por investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y Queen Mary de la Universidad de Londres encontraron que uno de cada seis teléfonos está contaminado con materia fecal; esto a pesar de que una simple toallita desinfectante es suficiente para eliminar ese residuo. En general, los investigadores encontraron que el 92 % de las manos y el 82 % de los teléfonos mostraron algún tipo de contaminación bacteriana.

Las superficies de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y los equipos inanimados como las barandas de la cama, los estetoscopios o las máquinas de ultrasonido pueden estar contaminados por bacterias, dice Vincenzo Russotto del Hospital Universitario Paolo Giaccone. En un estudio publicado en Critical Care Medicine en 2011, se encontró que la recontaminación de las superficies de alto contacto en las UCI se produjo después de 4 horas de las medidas de limpieza estándar.

Ciertamente, están llenos de bacterias, especialmente los que se encuentran en las habitaciones de hotel, que son usados por una multitud de gente. Intente incluirlos en su rutina de limpieza. Según una encuesta del Consejo de Higiene financiado por Reckitt Benckiser en la que participaron pocos hogares norteamericanos, los controles remotos cuentan con cerca de 70 bacterias presentes por 6.5 centímetros cuadrados.

Piense cuántas veces toca las manijas de la casa, especialmente con las manos sucias al salir del baño. Aunque podría ser un problema real en baños de mucho uso, es verdad que el riesgo que representan se ha exagerado. Charles Gerba, profesor del departamento de ciencias del suelo, del agua y del medio ambiente en la Universidad de Arizona, dijo que hay cerca de 50.000 bacterias por 6,5 centímetros cuadrados en la manija de la puerta el baño.

¿Cuándo fue la última vez que cambió las almohadas? Y la pregunta no se refiere a la funda de almohada. Arthur Tucker, científico clínico principal de Barts y The London NHS Trust, estimó que el 45 % de las personas en el Reino Unido nunca han lavado sus almohadas y edredones. Por esto los ácaros viven plenamente en ellas, así como la piel muerta, el polvo y la saliva. Una cama promedio tiene 1,5 millones de ácaros del polvo. Hasta un cuarto del peso de su almohada pueden ser microorganismos.

· Hay más bacterias en sus manos que personas en el planeta.

· En un beso de 10 segundos transfiere 50 millones de microbios.

· Su boca contiene 200 especies de bacterias.

. Fuente: El mundo secreto dentro de ti, del Museo de Historia Natural de Nueva York.


Powered by