colombia | Publicado el

La historia de por qué ellas empezaron a fumar


En los años 40 se vivió la explosión del tabaquismo femenino; en los 50 se demuestra que su consumo puede ser letal. FOTO cortesía

Más que relatar los datos que prueban que fumar enferma al cuerpo y que puede llevar a la muerte prematura –eso está más que comprobado y repetido en las campañas que buscan contrarrestar este hábito tan nocivo–, en este artículo relatamos el experimento que llevó a las mujeres a fumar en una época en la que era un tabú. El desenlace, lo confirman las cifras, no fue alentador.

Hace 100 años una nueva teoría sobre la naturaleza humana fue propuesta por Sigmun Freud. Él decía haber descubierto fuerzas primitivas y agresivas escondidas en los cerebros de sus pacientes. Estas ideas del psicoanálisis fueron usadas por su sobrino, Edward Bernays, un desconocido en la actualidad. Él trabajaba como agente de prensa en Estados Unidos y luego de ver que la propaganda usada para la guerra funcionaba, quiso hacer lo mismo en tiempos de paz.

Creó una agencia de relaciones públicas: “Les mostró a grandes corporaciones cómo conseguir que la gente quisiera cosas que no necesitaba, vinculando productos con sus deseos inconscientes”, según cuenta Pat Jackson, colega de Bernays, en el documental El siglo del individualismo (2002).

En la década del treinta George Hill, uno de sus clientes y el presidente de la American Tobacco Corporation, le dijo a Bernays que estaban perdiendo la mitad de su mercado y le pidió solucionar esto. Solo el 5 por ciento de las mujeres fumaba en 1929.

El inventor de la teoría de la propaganda y las relaciones públicas decidió consultar a A. A. Brill, uno de los primeros psicoanalistas en Nueva York, quién le dijo que para las mujeres el cigarrillo simbolizaba el poder sexual del hombre y le sugirió encontrar una idea que le conectara los cigarrillos con un desafío a esa figura dominante.

Así, a Bernays se le ocurrió persuadir a un grupo de mujeres jóvenes para que escondieran cigarrillos en su ropa en un evento masivo. Luego, les indicó que cuando diera la señal debían encenderlos de modo ostentoso. Por otro lado, Berneys informó a la prensa que un grupo de mujeres se preparaban para protestar encendiendo lo que llamaban “antorchas de la libertad”.

Al día siguiente, esta noticia estaba en todos los medios y Jackson asegura que de ahí en adelante la venta de cigarrillos en mujeres comenzó a aumentar. “El experimentó demostró que se puede persuadir a la gente de comportarse irracionalmente vinculando productos con sus deseos y sentimientos”, añade Jackson.

Este publicista hizo socialmente aceptable lo inaceptable. Vendió la idea de que una mujer que fuma es poderosa e independiente..Incrementó las ganancias de las tabacaleras, pero abrió la puerta para un problema de salud pública que hasta entonces no era común en las mujeres. Según un Informe de la Dirección General de Salud Pública de Estados Unidos sobre las mujeres y el tabaquismo, el cáncer de pulmón asociado al consumo de cigarrillos aumentó en un 600 por ciento desde 1950.

Hoy se sabe que en comparación con las que no fuman, las fumadoras tienen más probabilidades de esterilidad y mayor riesgo, entre otros, de padecer cáncer de cuello uterino. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, cada año el consumo de tabaco mata a 1,5 millones de mujeres

Contexto de la Noticia

Según la OMS, cerca de 7 millones de personas en el mundo mueren a causa del consumo de tabaco, de las cuales 890.000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco.

1. La incidencia y prevalencia de cataratas es 40 % mayor en los fumadores.

2. El cigarrillo hace más vulnerable a enfermedades como el lupus eritematoso que puede ocasionar caída del cabello.

3. Las úlceras de los fumadores responden peor a los tratamientos.

4. Los huesos de los fumadores se fracturan con más facilidad y tardan hasta un 80 % más en recuperarse.

5. El riesgo de perder los dientes se multiplica 1.5 veces.

· En 2016, se produjeron 6.58 mil millones de cigarrillos en el país. Las importaciones de estos superaron su exportación en 2016, lo que afectó la balanza comercial.

· 6.2 % de las mujeres adultas fuman. La cifra es más alta que en el promedio de países

· 1.4 % de niñas entre 10 y 14 años fuman. Más que el promedio en países similares.

· 8.84 % de las muertes de 2016 fueron causadas por el tabaquismo. Aunque en Colombia hay menos mujeres que mueren por tabaquismo que en los países con un Índice de Desarrollo Humano alto, el tabaco sigue matando a 166 mujeres cada semana.


Powered by