colombia | Publicado el

Avances que son armas para ganar la batalla


La ciencia avanza para lograr mejores resultados en el tratamiento. La duda es si estarán al alcance de todos. FOTO sstock

Por Íngrid Cruz Riaño

La investigación científica sobre tratamientos contra el cáncer ha generado avances que permiten que la lucha contra esta enfermedad sea cada vez más efectiva.

Se trata de la inmunoterapia, la terapia dirigida, la radiocirugía y la biopsia líquida.

La inmunoterapia consiste en estimular al sistema inmune para que ataque las células tumorales; la terapia dirigida, modifica las señales celulares que permiten que las células cancerosas se multipliquen o diseminen por el cuerpo; la radiocirugía, utiliza una dosis de radiación grande con máxima precisión y en poco tiempo, sobre tumores pequeños y la biopsia líquida es que a partir de una muestra de sangre, se obtiene el ADN del tumor y se buscan las mutaciones genéticas de ese ADN tumoral para elegir el tratamiento más adecuado para el paciente.

Luis Rodolfo Gómez Wolff, oncólogo clínico y director médico del Instituto de Cancerología Las Américas, indicó que las bondades de la inmunoterapia y la terapia dirigida están en el aumento de la sobrevida del paciente y en la mejora en la tolerancia al tratamiento y, en consecuencia, de la calidad de vida, pues generan menos toxicidad en el organismo que los tratamientos convencionales.

Aunque estas terapias son menos tóxicas y son mejor toleradas por los pacientes que los tratamientos convencionales, no están exentas de efectos secundarios.

La inmunoterapia se ha aplicado en ciertos tipos de cáncer, como el de melanoma, pulmón, riñón, vejiga, y cabeza y cuello; y la terapia dirigida, en cáncer de pulmón, riñón, hígado, colon, vejiga, mama y leucemia.

Otras alternativas

Explica Luis Gabriel González Pérez, oncólogo clínico del Hospital Pablo Tobón Uribe, que “dependiendo del tipo de cáncer y su etapa, se elige un tratamiento u otro, de ahí que la tendencia es a realizar una medicina de precisión, unos tratamientos personalizados”.

Por su parte, Mauricio Luján Piedrahíta, médico oncólogo de Medicáncer, sostuvo que “para garantizar la efectividad e idoneidad de los tratamientos en el paciente, se realizan biopsias sólidas (se extrae una muestra del tejido tumoral) o en sangre (biopsia líquida), para elegir el tratamiento más conveniente”.

Uno de ellos es la radiocirugía. Explica el radioncólogo Adolfo León López Díaz, del Instituto de Cancerología Las Américas, que se trata de “un haz de radiación de mucha intensidad, con dosis altas, preciso y cuya realización es en poco tiempo. Se aplica en tumores pequeños”.

En esta área también ha habido avances: máquinas más precisas, dosis conformadas al volumen tumoral a irradiar, la intensidad modulada del haz de radiación (más intensidad en las células cancerosas y menos en las células buenas) y radioterapia guiada por imágenes (en tiempo real se puede saber si el haz llegó al punto exacto del tumor).

Contexto de la Noticia

Sin duda los avances médicos han abierto una luz de esperanza en el tratamiento contra el cáncer, sin embargo, reconocen los especialistas que hay una gran limitación con la inmunoterapia, la terapia dirigida y la radiocirugía: su alto costo, lo que hace difícil el acceso a estas por gran parte de la población, generándose la falta de adherencia al tratamiento por parte de los pacientes. Reforzar las campañas de prevención y detección precoz es la otra arma que se debe poner en práctica.


Powered by