colombia | Publicado el

Los partidos históricos se quedarían de gregarios


Marta Lucía Ramírez

El Partido Conservador (PC) se quedó sin su principal carta presidencial: Marta Lucía Ramírez, que buscará firmas, mientras que Humberto de la Calle, el liberal que mejor marca en las encuestas, le dio un ultimátum a su partido: llegan a un consenso este mes o hacen consulta en noviembre, o se va.

Y todo indica que el exvicepresidente terminará acudiendo a las firmas, porque los otros precandidatos, el exministro Juan Fernando Cristo y los senadores Viviane Morales, Juan Manuel Galán, Luis Fernando Velasco y Edinson Delgado prefieren una consulta abierta interpartidista en marzo y no una elección “a dedo”.

“Me parece un error que el Partido Liberal (PL) vaya dividido en múltiples candidaturas a una consulta interpartidista en marzo; es un suicidio y lo conduce al fracaso (...) no tengo banqueros en mi movimiento para recoger firmas, y por tanto necesito tiempo”, afirmó De la Calle.

Mientras, el tiempo corre y, según Alejandro Carlos Chacón, codirector del PL, pasado mañana vence el plazo para hacer la solicitud ante la autoridad electoral, para realizar una consulta en noviembre.

“Es un chantaje”: Morales

Mientras que Morales calificó la intervención de De la Calle como un chantaje, el senador Galán dijo que, contrario a lo que piensa el ex jefe negociador del Gobierno, para él, aspirar por el liberalismo no es un suicido sino un orgullo.

“El PL debe participar con los precandidatos que estemos dispuestos a llegar hasta el final de un proceso de consulta popular. Tenemos que enviar un mensaje de renovación y democratización”.

Sobre la posibilidad de que haya un consenso en dos semanas, Galán precisó que no apoyará convenciones prefabricadas y amañadas, sin garantías, y que debe haber una competencia equilibrada, de ideas, donde todos se comprometan a acatar el resultado.

Al respecto, el senador Velasco explicó que De la Calle tiene razón en que es mejor que haya un candidato en noviembre para participar en una coalición interpartidista, pero que no hay ambiente para eso. Además, agregó, la mayoría quieren una consulta popular y abierta en marzo.

“He hablado con varios precandidatos y buscaré hablar con De la Calle. Si tenemos que llegar a un divorcio, que no sea tirándonos platos y quebrando la vajilla, porque más temprano que tarde, quienes tenemos ideas liberales, nos vamos a encontrar”.

El revés del conservatismo

Con la renuncia formal de Marta Lucía Ramírez al PC, a esa colectividad le quedan dos precandidatos que no figuran en las encuestas, ni tendrían el peso suficiente para negociar en una coalición: Ubeimar Delgado (exgobernador del Valle) y Rubén Darío Lizarralde (ex Minagricultura).

Según Ramírez es una triste ironía retirarse del partido para defender, por fuera, los principios conservadores, en vista de que las mayorías de la bancada han apoyado con el actual Gobierno en el deterioro de la institucionalidad.

La crisis de los partidos

Como pinta el panorama, el único partido que iría con candidato para el 2018 sería el Centro Democrático, porque los precandidatos de La U se quitaron, el Polo y los Verdes terminarían con Fajardo, Germán Vargas no va por firmas y el PC y el PL están en el limbo.

Para Julián Mazo, del Centro de Análisis Político de la U. Eafit, esto agudiza la crisis institucional de los partidos. “Ya no solo los ciudadanos dudan de la representatividad efectiva de los partidos, sino que los políticos mismos ya se cuestionan su funcionalidad de cara al ejercicio democrático primario: las elecciones”.

Juan David García, docente de Ciencia Política de la Universidad Pontificia Bolivariana, evidencia la fractura interna de los partidos, lo que es una tendencia en todas las democracias occidentales. “Los líderes buscan la aprobación de las mayorías en niveles más allá del institucional”.

Pese a todo esto, lo partidos estarán muy vigentes en los próximos meses, porque otorgarán los avales para las elecciones del Congreso, cuyos resultados marcarán el rumbo de las grandes coaliciones.

Los dos partidos tradicionales, el conservador y el liberal, se quedan sin candidato sólido para la primera vuelta presidencial del 2018. Deberán acudir a coaliciones con otros movimientos.

Contexto de la Noticia

1
De la Calle le da un campanazo al PL, que se perdería la posibilidad de tener un candidato con favor popular.
2
Cristo y Galán saben que De la Calle no tiene fortaleza clientelar, y por este último tiene prevención ante consulta.
3
La salida de Ramírez es para no caer en la debacle del PC, y para quedar libra para la coalición con el CD.

Powered by