Paz y derechos humanos | Publicado el

Armamento de Unidad Nacional de Protección fue robado en Bello


“Baltimore Ortiz” antes de la entrega de las armas de las Farc en Remedios. FOTO: Jaime Pérez

El armamento de los cinco escoltas de la Unidad Nacional de Protección, UNP, encargados de brindar seguridad a Alfonso Méndez García, más conocido como “Balmore Ortiz”, un excombatiente del frente 4 de las Farc, fue robado ayer a las 5:40 de la tarde cuando se desplazaban por el barrio Camacol de Bello.

Información conocida por EL COLOMBIANO reseña que a los integrantes de la UNP les fueron hurtadas tres pistolas marca CZ calibre 9 milímetros, una pistola Glock calibre 40 y 1 fusil M16 calibre 5.56, además cinco cargadores para fusil con 175 cartuchos, tres cargadores para pistola Glock con 45 cartuchos, cinco cargadores para pistola CZ con 75 cartuchos.

Según las primeras pesquisas el hurto fue ejecutado por 20 hombres armados que interceptaron las dos camionetas de alta gama y blindadas. Información del cuadrante y de inteligencia indican que donde sucedieron los hechos opera la banda delincuencial Camacol al mando de Édgar Pérez Hernández, alias “el Oso”, sin embargo, no puede afirmarse que esta estructura fue la que realizó el hurto.

Méndez García se trasladaba de la zona de Capacitación y Reintegración del municipio de Remedios a Medellín para reunirse en la mañana de este miércoles con delegados de Gobernación de Antioquia y tratar temas relacionados con la implementación de los Acuerdos de paz.

Un caso extraño

El director de la UNP, Diego Mora, confirmó a EL COLOMBIANO que en efecto las armas fueron hurtadas, “pero el material fue recuperado”. Mora indicó que no tiene detalles de cómo sucedió, quién lo hizo y cómo fue la recuperación del armamento.

No obstante, el general Óscar Gómez Heredia, comandante de Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, calificó este hurto como extraño porque Alfonso Méndez y su esquema de seguridad llegaron a la estación de la institución a pedir ayuda, contaron lo sucedido y horas más tarde informaron que les devolvieron las armas.

“Ellos manifiestan que iban por Niquía Camacol y que les salieron muchas personas y los intimidaron. Les hurtaron cuatro pistolas y un fusil. Ellos se fueron a la estación y pusieron en conocimiento el hecho, y en la noche dijeron que ya se los habían devuelto”, reafirmó el alto mando policial.


Powered by