colombia | Publicado el

Al niño Cristo José lo buscaron 500 hombres

ElColombiano
En el sector La Osa, vereda Cerro Redondo, hallaron a Cristo José. En la foto el hijo del alcalde de El Carmen se saluda con el gral. Eduardo Quiroz, comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano. FOTO afp

Al niño Cristo José lo encontraron llorando junto a un árbol, solo, en un paraje veredal. Hasta él llegó una patrulla de 16 soldados dirigida por un teniente que le fue cerrando por tierra el cerco a los captores del pequeño de cinco años, raptado el pasado miércoles cuando se lo arrebataron a un amigo de su padre Edwin Contreras, quien lo llevaba a la escuela, según relató a EL COLOMBIANO su tío Yesid Contreras.

Aún tenía la sudadera negra de rayas verdes y la camiseta verde con la que fue plagiado, y las picaduras de los bichos propios de la vereda Cerro Redondo, municipio de El Carmen, Norte de Santander, una región de un clima tropical húmedo donde fue rescatado ayer por los soldados.

El general Alberto José Mejía, comandante de las Fuerzas Militares, indicó que en el rescate no hubo enfrentamientos porque “no es una liberación directa en una acción de combate, entrando disparando, sino que es una liberación en la cual los bandidos miran 360° de su posición y ven el movimiento de tropas”.

Las indicaciones desde la cúpula militar a los soldados en terreno era que en la misión de rescate no podía dispararse y que las acciones deberían centrarse en “aplicar la fuerza de manera precisa y disciplinadamente”.

Fuentes de Inteligencia Militar le contaron a EL COLOMBIANO que al niño Cristo José lo abandonaron sus captores a un kilómetro de dónde encontraron un campamento, y al parecer, el alimento base que le suministraron en los últimos cuatro días fue pan con salchichón y gaseosa ante la imposibilidad de conseguir otro tipo de comida debido al cerco militar que se extendió desde el pasado jueves.

Así fue el despliegue

Dos horas después de conocerse el plagio del niño Cristo José, los altos mandos militares y de Policía viajaron hasta Norte de Santander para planificar y ejecutar una operación que permitiera traer al pequeño de regreso. El presidente Iván Duque también se encontró con la familia y les expresó que realizaría todo lo que estuviera al alcance para traer de nuevo al niño.

Fue así como decidieron desplegar 500 hombres para realizar el barrido en tierra, y lo hicieron a través de un plan denominado cuadrante 10 x 10 kilómetros, es decir, revisaban 10 kilómetros en una dirección y 10 kilómetros en la otra hasta cerrar el cerco.

“Es un trabajo de persistencia, de un gran esfuerzo en unos cuadrantes en los que llevábamos más de seis días en donde los hombres no pararon de buscar casa por casa, hueco por hueco, cañada por cañada a este bebecito. Su liberación es una gran alegría del país”, dijo Mejía.

Mientras los soldados y policías aplicaban la operación rastrillo en tierra, la Fuerza Aérea Colombiana, FAC, triangulaba las coordenadas entregadas por aviones no tripulados, por aeronaves con sus pilotos expertos en combates y por los helicópteros que desde el aire registraban la inmensa selva de El Catatumbo para evitar un desplazamiento del niño a otras regiones.

“Por medio de interceptaciones supimos que los captores lo querían llevar al departamento del César. Por se realizaron los cuadrantes en el occidente de Guamalito, específicamente en las veredas La Quiebra, Las Delicias y La Pelegrina”, explicó el investigador de la Fuerza Pública.

Con todos los datos, el Ejército infiltró en el terreno a tres de sus mejores hombres quienes luego de tres días de seguimiento, pudieron establecer que el pequeño Cristo era cuidado por tres hombres y una mujer, la cual le daba dulces para mantenerlo entretenido, lo que le causó un gran daño de estómago.

Al cierre de esta edición, el despliegue de tropas continuaba en la zona para tratar de identificar y capturar a los secuestradores. El general Mejía indicó que no puede afirmar si lo tuvo el Eln u otro grupo ilegal, pero expresó que por la forma de actuar, el niño pudo haber sido secuestrado por delincuencia común.

Así mismo, el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, precisó que envió dos fiscales a la región para que investiguen qué fue lo que sucedió “ porque la autoría de ese ilícito penal no va a quedar impune”.

Colombia celebró

En la mañana de ayer, el padre de Cristo José y alcalde de El Carmen, Edwin Contreras, se internó con una caravana en la selva para buscar a su hijo, por esta razón, al momento de conocer su liberación, fue hasta el sitio y recibió al chico.

En este primer encuentro de padre e hijo, el niño lo primero que le pidió fue que le hicieran una fiesta. Ya en casa, y tras el recibimiento de toda la comunidad que lo esperaba, su madre, Diana María Arévalo, manifestó: “Soy la mamá más feliz del mundo, volví a nacer. Él está feliz, su sonrisa está intacta”.

La alegría de la liberación de Cristo José no solo se extendió a la familia del pequeño. El presidente Iván Duque expresó su regocijo por el retorno del niño, y en las redes sociales los colombianos celebraron el regreso del menor de edad a su casa sano y salvo; a la vez, un clamor general se hizo viral para que los violentos no atenten más en Colombia contra los derechos de los niños.

Contexto de la Noticia

La búsqueda del niño Cristo José no solo estuvo enmarcada en operaciones militares y de Policía. Desde el viernes, los sacerdotes de Ocaña, Norte de Santander, Jairo López y Walfran Ramírez, junto al defensor del pueblo regional, Nelson Arévalo, recorrieron veredas y corregimientos en Catatumbo y sur del César para averiguar del paradero de su paradero. Pero mientras la familia del niño celebra, otra llora el secuestro de Wilinton Vergel Ascanio, ocurrido ayer en la Playa de Belén, Norte de Santander. Al parecer, hombres armados lo bajaron del vehículo en el que se movilizaba y le prendieron fuego al carro.


Powered by