colombia | Publicado el

Las verdaderas razones de la renuncia de Restrepo


El 23 de octubre de 2016, Juan Camilo Restrepo fue nombrado jefe de la delegación del Gobierno en los diálogos con el Eln. Estará en el cargo hasta el 9 de enero. FOTO Manuel Saldarriaga

La renuncia de Juan Camilo Restrepo tomó por sorpresa hasta a su equipo de trabajo. Ya les había dicho que su designación en el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de París no interferiría en la labor encomendada por el presidente Juan Manuel Santos: negociar la paz con el Eln.

Solo tres días antes de su anuncio, Restrepo dijo que estaba satisfecho con lo alcanzado en cuatro ciclos de diálogos, que tuvo lugar en Quito, Ecuador, y que el cese el fuego se adelantaba de igual manera.

Sin embargo, no hubo un comunicado conjunto como ocurrió en las rondas pasadas, lo que sería un síntoma de que las cosas no iban bien. El Eln advirtió el riesgo que corre el cese el fuego y pidió tiempo para elevar consultas sobre algunos de los temas abordados, especialmente la prórroga del cese, por lo que el final de esta etapa se apresuró.

Pero, de acuerdo con personas cercanas a la mesa de diálogos, la tensión que hizo desistir a Restrepo no tuvo que ver con la guerrilla sino con dificultades dentro de su propia delegación. “No es una situación espontánea, ya había tensiones dentro del equipo negociador del Gobierno sobre el manejo que se le daba a la negociación. Uno sentía que el Gobierno estaba más divido en la mesa que el Eln”, dijo Víctor de Currea Lugo, docente de la Universidad Nacional, quien ha acompañado la mesa de diálogos desde sus inicios.

De Currea Lugo echaba de menos una estrategia de negociación, y aunque reconoce y respeta la trayectoria de Restrepo, aseguró que a la delegación oficial le faltó claridad acerca de sus objetivos y un plan de trabajo más estructurado, con más asesores y más ambicioso, como el que negoció con las Farc, en La Habana, Cuba.

EL COLOMBIANO conoció, por fuentes cercanas a la mesa de diálogos, que la falta de avance de los primeros dos ciclos hizo que el presidente Juan Manuel Santos ordenara acordar el cese el fuego bilateral por encima de la voluntad de Restrepo, quien consideraba que las condiciones no estaban dadas para llegar a ese punto.

Para superar las diferencias entre el Gobierno y el Eln y destrabar el alto el fuego, el presidente delegó al exministro Álvaro Leyva, quien ya había servido de facilitador en los diálogos con las Farc, y al senador Iván Cepeda, quienes viajaron a Quito para conversar con “Pablo Beltrán”, jefe de la delegación del Eln.

De acuerdo con Leyva, serían cerca de 14 veces las que viajó, en algunas solo, en varias con Cepeda y solo en una con el expresidente Ernesto Samper.

“La intención no fue, de ninguna manera, molestar al doctor Restrepo. Siempre fuimos con todo el interés de proponer soluciones a los conflictos que se presentaban”, explicó Leyva, incluso algunas reuniones se hicieron con el jefe de la delegación oficial.

Sin embargo, varias fuentes confirmaron que esta “mesa paralela” hacía sentir excluido a Restrepo, quien sentía, en ocasiones, que su opinión no pesaba tanto como la de Leyva o la de Cepeda ante los oídos del jefe de Estado.

Diferencias con “Beltrán”

Aunque la relación entre ambas delegaciones fue muy cordial, una fuente confirmó que hubo un punto de la discusión en la que Restrepo estaba tan insistente en su posición que “Beltrán” sentenció: “o Juan Camilo cambia, o cambian a Juan Camilo, o esta mesa se acaba por su terquedad”.

Y es que esa es una característica de Restrepo, de acuerdo con algunos de sus colaboradores: “él siente que ya la vida le enseñó lo que le tiene que enseñar y se quedó en sus propias verdades”.

Lo que logró

Pese a que la situación se volvió insostenible para el exministro Restrepo, sus logros fueron evidentes: destrabó el inicio de los diálogos cuando la discusión estaba centrada en la liberación de secuestrados, entre ellos el exgobernador chocoano Odín Sánchez, y llevó la mesa a una etapa de distensión como lo es el cese el fuego bilateral, que ha llevado alivios humanitarios a comunidades muy afectadas por el conflicto armado, destacó Luis Eduardo Celis, asesor de posconflicto de la Redprodepaz.

Pero su participación no era indispensable, tal como lo ven los analistas.

“Su renuncia es un pequeño percance que se puede solucionar durante esta Navidad, y no tiene por qué entorpecer el desarrollo de la mesa de diálogos”, afirmó Celis.

Por su parte, De Currea Lugo sostiene que esta es una oportunidad “para que el Gobierno responda, realmente, qué quiere hacer en la mesa de Quito, porque hasta ahora parece ser que le basta con estar ahí. Puede aprovechar para especializar más los equipos, aumentar el número de asesores, elaborar documentos bilaterales y mejorar la estrategia mediática”.

Viene una renovación

Juan Camilo Restrepo dijo en Caracol Radio, donde anunció su renuncia, que es posible que su reemplazo saliera de entre los negociadores del Gobierno, pero eso fue una respuesta diplomática.

Álvaro Leyva contó que desde que el presidente Santos supo de la salida de Restrepo empezó a barajar opciones, entre las que no está incluido ningún negociador actual. (ver ayuda). “Tiene que ser una persona que no tenga intereses de carácter político, que tenga una condición personal que permita comprensión, análisis, capacidad de diálogo, de negociación, y sobre todo una persona de talla nacional”, señaló Leyva.

Por su parte, el presidente Santos adelantó que renovará su equipo negociador con el ánimo de prorrogar el cese el fuego, cuyo plazo vence el próximo 9 de enero, y continuar con la agenda establecida.

4

ciclos de diálogos han transcurrido entre el Gobierno y el Eln en Quito, Ecuador.

La renuncia de Juan Camilo Restrepo se dio, al parecer, por su incomodidad frente a la mesa de negociaciones paralela que estaba delegando el Gobierno en Álvaro Leyva e Iván Cepeda.

Contexto de la Noticia

· De acuerdo con analistas e integrantes del Gobierno consultados por EL COLOMBIANO estos serían los más opcionados:

· El exministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien ayudó a destrabar los diálogos de paz con las Farc y es víctima del Eln.

· La embajadora de Colombia ante las Naciones Unidas, María Emma Mejía, dados sus éxitos en materia diplomática frente a esa organización, especialmente en temas de paz.

· El exasesor de paz Juan Gabriel Uribe, quien ejerció el cargo durante las negociaciones de El Caguán.

· Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento a los Diálogos de Paz de la Universidad Nacional.

· La exministra Noemí Sanín, quien hizo parte de la comisión facilitadora de los diálogos de paz.

· Y el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, de quien se ha rumorado saldría del ministerio.


Powered by