colombia | Publicado el

Militares venezolanos serían responsables de asesinar a un niño colombiano

ElColombiano
El Ejército venezolano sería el responsable del atropellamiento. FOTO: AP

La antesala al nacimiento del niño Jesús se convirtió en toda una tragedia para la familia colombiana Ascanio Quintero, en la víspera de la navidad, cuando se encontraban vacacionando en La Mulata, localidad fronteriza entre el municipio venezolano Pedro Maria Ureña y el departamento Norte de Santander un convoy militar le cegó la vida a un pequeño de apenas ocho años de edad.

El pasado 21 de diciembre, cuando niño se desplazaba con su mamá Maria Janeth Quintero en una motocicleta, fueron embestidos por un convoy del Ejército venezolano que salió sin aviso a la vía. En el lugar quedo sin vida el menor, mientras la joven madre mal herida fue trasladada a Cúcuta para atención de emergencia ya que en Venezuela no se contaba con un centro de salud para su respectivo tratamiento.

Después del hecho, el cadáver del menor fue retirado por el Cuerpo se Investigaciones Científicas Penales y Criminalisticas (CICPC) a la morgue de San Cristóbal, más adelante fue entregado a sus familiares, quienes le dieron cristiana sepultura.

Madre e hijo se encontraban pasando unos días en el urbanismo Villa Camila de la referida zona.

La familia del menor pidió a la cancillería de Colombia, la mañana de este miércoles, justicia y que se reprenda a los responsables del trágico suceso, pues aseguran que se trató de un exceso por parte del vehículo militar venezolano.

“Eran las siete de la noche y estaba llegando a casa cuando de la nada apareció un convoy del Ejército, me pegó en el volante de la moto y me tiró a un lado de la vía. Con las ruedas de atrás le paso por encima a mi bebé”, dijo desconsolada, Maria Janeth, la madre del fallecido niño.

Relató que al momento del accidente no fue auxiliada por la unidad militar que ni siquiera se detuvo en el lugar de los hechos.

“Ellos no frenaron sino hasta que llegaron al retén, parecía que iban sin frenos. Yo llamaba a mi bebé y lo único que veía era sangre...ya no me respondía. Los soldados que llegaron eran los que estaban en el retén pero tampoco me prestaron ayuda, ni siquiera un teléfono para llamar a mi familia, lo único que decían era señora cálmese y fue como una hora y media después que me prestaron ayuda y un guardia nacional me prestó su teléfono”.

Al llegar los familiares de María Janeth al lugar del accidente en un primer momento le impidieron hacer gráficas de lo sucedido, ni siquiera al alcalde del municipio venezolano Pedro Maria Ureña le querían permitir el acceso al lugar donde fue el accidente.

“El alcalde tuvo que identificarse y les exigió que quería ver el convoy, ahí estaba marcada la sangre de mi bebé en las rueda de atrás”, aseveró Janeth.

La atribulada madre aseguró que las denuncias de la muerte de su hijo ya fueron interpuestas ante la Fiscalía del Ministerio Público venezolano y ante el consulado del Colombia en San Cristóbal.

“Si Dios permitió que yo quedara viva es para que yo busque justicia por la muerte de mi niño. Los responsables tienen que pagar. Lo único que me han dicho es que al culpable le hicieron una prueba y salió positiva, no se si será de alcoholemia u otra cosa”.

Los abusos por parte de los militares ya habrían sido motivo para que María Janeth les exigiera ser más cuidadosos en el tránsito por la zona, pues a su juicio solían salir sin ninguna previsión y atravesaban el convoy en la carretera con el fin de avistar contrabandistas.

“Días antes les advertí en el retén que no salieran a la carretera de esa manera porque iban a provocar un accidente. Ellos creen que todos somos contrabandistas”.

Con marcha exigirán castigo al culpable

En medio de la tristeza y la consternación por tan lamentable suceso, José Quintero, tío del niño fallecido dijo que “se fue la alegría de la casa. Angelito era el menor de tres hermanos y un alumno aventajado del tercer grado en el colegio Club de Leones del Escobal”.

Catalogó el hecho como una imprudencia por parte de los saldados venezolanos y relató que la madre del niño ha entrado en una crisis nerviosa, lo que ameritó la asistencia de médicos especialistas para lograr controlarla.

“Estamos con ella aquí en Cúcuta, ya se esta atendiendo pero no ha sido fácil para ella la ausencia del pequeño”.

Con una marcha convocada para el próximo viernes en las calles y avenidas de la ciudad de Cúcuta la familia del menor busca el apoyo del gobierno nacional y departamental para que “se haga justicia ante la muerte de un inocente”, dijo José Coloso, tío del niño.


Powered by