Colombia | Publicado el

¿Es el frente 36 de Farc una nueva disidencia?


En la vereda Palo Blanco, municipio de Ituango, los integrantes de las “disidencias del Frente 36” aseveraron que los campesinos no pueden relacionarse con “paramilitares”. FOTO Cortesía

Cuando llegaron el pasado primero de febrero a la vereda Palo Blanco del municipio de Ituango, los integrantes del grupo armado reunieron a los campesinos y se presentaron.

“A todos nos dijeron que eran de las disidencias del frente 36 de las Farc, que estaban decepcionados por el incumplimiento del Gobierno y que iban a sacar a los paramilitares de esta zona”, aseguró un habitante de esa población cuando se denunciaron combates entre ilegales la primera semana del presente mes.

Algo similar ocurrió en Briceño, donde las personas que prohibieron la circulación de los labriegos por las vías rurales de ese municipio entre las 8 de la noche y las 5 de la mañana, también dijeron pertenecer al mismo grupo ilegal: disidencias del frente 36.

La Fiscalía asegura que ese grupo que se hace llamar disidentes es liderado por alias Cabuyo, quien tiene un jefe de sicarios, “Yepes”, y cuenta con un grupo de por lo menos 30 personas armadas que controlan varias veredas en Briceño e Ituango, es decir, una estructura armada organizada.

Aunque se utiliza la palabra disidente y cometen acciones ilegales similares, para el Gobierno y sus Fuerzas Armadas, este reducto ilegal del frente 36 no tiene las mismas características que otros grupos que sí son reconocidos como Grupos Armados Organizados Residuales (Gao) o disidencias de la antigua guerrilla de las Farc, como lo son el frente Primero, Séptimo, 15 y las columnas móviles Miller Perdomo y Daniel Aldana.

Las diferencias radican básicamente en que los disidentes cuentan con un mando, un territorio de influencia y acciones sostenidas, las otras estructuras solo son un grupo “de delincuentes” dedicado al narcotráfico, según la directiva ministerial 37 de 2017.

Fuentes militares le explicaron a EL COLOMBIANO que en el suroccidente y oriente del país, las autoridades combaten a las reconocidas disidencias, y que esas estructuras ilegales tengan ese estatus, “le permite al Ejército o a otra institución utilizar la fuerza letal en el marco del Derecho Internacional Humanitario, incluso se pueden programar bombardeos, sin embargo cuando no ha sido declarado disidencia de manera oficial, se trata de delincuencia organizada y la forma para combatirlos cambia radicalmente. Acá la única forma de combatirlos es utilizando la fuerza letal en legítima defensa”, es decir, que solo se les dispara en caso de ser atacados en un operativo con el que se busque su captura.

Del por qué este grupo del frente 36 en el norte de Antioquia no es considerado disidencia y no entra en los objetivos de alto valor de las Fuerzas Armadas, el oficial consultado por este diario afirmó que se trata de varios reincidentes y desertores de ese grupo que están aliados con el narcotráfico, pero no representan lo que era las Farc.

En uno de sus últimos informes sobre las disidencias en el país, la Fundación Ideas para la Paz reseña al 36 como un Gao residual más y los 130 hombres armados que creen que tienen, se suman a los más de mil que conformarían el resto de disidencias en el país y que se encuentran en Meta, Guaviare, Cauca, Nariño, Caquetá, Vichada, Guainía y Arauca.

Son disidentes: Gobernador

Las autoridades departamentales insisten en que ese grupo que está delinquiendo en el Norte de Antioquia es una disidencia de las Farc y así es como la están llamando.

El Gobernador Luis Pérez Gutiérrez afirmó que no solo se trata de la estructura liderada por “Cabuyo”, también hay otros ex integrantes de las extintas Farc que están armando organizaciones ilegales y por eso le pidió al Gobierno ser catalogados como disidencias.

“Yo personalmente pasé esa solicitud al Gobierno Nacional. Manifesté que en Ituango y parte de Briceño está ‘Cabuyo’ con un grupo dedicándose al narcotráfico. A parte de esto también denuncié a ‘Diomedes’ que también fue de las Farc y que está reorganizando grupos criminales en Yarumal; y algo similar pasa con otro excombatiente de ellos, alias ‘Luisito’ en Amalfi”, afirmó el mandatario.

Por su parte, la secretaria de Gobierno departamental, Victoria Eugenia Ramírez, aclaró que aunque no tengan la etiqueta de disidencias por parte de las autoridades nacionales, acá en el departamento la orden es atacarlos.

“Sabemos que la Gobernación no tiene esa potestad de elevar a esa categoría a ese grupo, sin embargo el trabajo con el Ejército y la Policía sigue y la idea es dar con ellos”, dijo la funcionaria.

30

hombres aproximadamente tiene en Briceño el grupo “disidencias del frente 36”

Aunque sus integrantes se autodenominan disidentes del frente 36 de las Farc, El Gobierno Nacional no los reconoce como tal y por eso no pueden ser atacados como a otros grupos.

Contexto de la Noticia

El 36 fue una de las estructuras más grandes y activas que tuvo la antigua guerrilla de las Farc en el departamento de Antioquia. Su jurisdicción cubría gran parte del Nordeste, Bajo Cauca y Norte del departamento y su principal cabecilla fue alias Anderson, quien actualmente hace parte de los acuerdos de paz con el Gobierno y se encuentra en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) ubicado en zona rural del municipio de Anorí cumpliendo con su paso a la vida civil.


Powered by