colombia | Publicado el

“El hecho no puede quedar impune”


Yadira Aguagallo (foto) fue la pareja del fotógrafo Paúl Rivas, secuestrado y asesinado por las disidencias de las Farc. En la imagen está acompañada de Ricardo, hermano de Rivas. FOTO cortesía

Ha pasado poco más de un mes desde que el jefe del grupo de disidentes de las Farc, alias Guacho, decidió asesinar al periodista Javier Ortega, al fotográfo Paúl Rivas, y al conductor Efraín Segarra, los tres trabajadores del diario El Comercio de Quito, Ecuador, y hasta ahora no han recibido los cuerpos sin vida.

Esta falta de respuestas trajo ayer a tres familiares del equipo periodístico asesinado hasta Colombia para hablar con el presidente Juan Manuel Santos y plantearle sus interrogantes sobre este hecho que aún tiene una herida por sanar en Ecuador.

EL COLOMBIANO dialogó con la compañera sentimental de Rivas, Yadira Aguagallo, quién expresó que todavía esperan respuestas sobre el asesinato ocurrido el 13 de abril, sin contar los días del secuestro de los tres ecuatorianos, y que buscan recuperar los cádaveres de los seres queridos para cerrar ese ciclo de dolor.

¿Qué les ha dicho el gobierno ecuatoriano sobre los cuerpos sin vida de los empleados de El Comercio?

“Nada nuevo. Se nos ha dicho que esperan el trabajo del CICR pero este comité no establece aún diálogo con quienes tienen aún los cuerpos, y ellos a su vez tienen que esperar de los dos Estados. Si los cuerpos están en Colombia, tienen que esperar que cesen las operaciones (militares). Esa no es una atribución de nuestro país porque se supone que los cuerpos están en Colombia. La respuesta al CICR es desde el Estado colombiano que, al parecer, todo indica que no existe”.

¿Han tenido algún respaldo del Estado colombiano?

“No. Entendemos que cuando esto empezó entre unidades de Policía se pusieron de acuerdo y llegó una delegación al país. Sin embargo, no tenemos mucha información al respecto porque nunca se nos informó cuáles eran los trabajos conjuntos, y en el nivel diplomático, para Colombia esto siempre fue un problema que ocurría en Ecuador; de hecho, las declaraciones del ministro de Defensa, como del presidente Santos siempre fueron: ellos están en Ecuador, es un problema de Ecuador, Guacho es ecuatoriano y, por último, no es un problema que nos compete. Sí le compete porque ahí hay una problemática en la frontera que es compartida por los dos países más allá de si “Guacho” es ecuatoriano o colombiano.

¿Cuáles iniciativas traen las familias a Colombia que buscan incluso hablar con Juan Manuel Santos?

“Escuchar cuál es la estrategia, plantearles la pregunta si la repatriación de los cuerpos es importante; nosotros creemos que debería ser así. Colombia es un país que lamentablemente ha sufrido el secuestro y lo sigue haciendo, sentimos que ahí ha desarrollado una experiencia diferente a la de Ecuador y por esto las autoridades pueden aportar rutas alternativas para seguir el camino de la repatriación. Hemos pensado que personalidades colombianas con algún grado de importancia e interlocución pueden solicitar de manera humanitaria, y en respeto al dolor de las familias, que esos cuerpos sean entregados por este grupo disidente”.

¿El grupo ilegal ha buscado contacto con los familiares?

“No ha habido ningún contacto. Creemos que tal vez un intermediador, puede ser RCN que ha sido el vínculo de este grupo para con la gente en Ecuador y Colombia; habría que analizarlo. Es decir, si ese es el único canal de comunicación abierto debe quedar en la experticia de las autoridades si es conveniente utilizarlo”.

Van muchos días de dolor con el secuestro y luego con el asesinato. ¿Qué ha sido de las familias?

“Nos hemos convertido en una misma familia, por el cariño que se ha tenido siempre. A los tres chicos yo los conozco, fui muy amiga de Javier, incluso fuimos compañeros en la facultad; también trabajé en El Comercio, y el hijo de Segarra también estudio conmigo. Esto ha representado un triple dolor pues son personas que para mí representan mucho. Esto a las tres familias les ha hecho constituirse como una sola y saber que en esa unidad reside la fuerza para hacerle frente a estas circunstancias que son dolorosas”.

¿Qué piden después de tantos días desufrimiento?

“Sensibilidad. La gira que hacen los familiares en Colombia es por la sensibilidad, es decir que el secuestro y asesinato no pueden ser una cosa naturalizada. Nosotros entendemos lo que a Colombia le ha tocado vivir durante muchos años y nos solidarizamos con ese dolor, pero de ningún modo eso puede significar que este secuestro y asesinato sea considerado como algo normal, que pasa en el día a día, porque cuando naturalizamos el horror, el asesinato, el secuestro, estamos permitiendo que quienes nos quieren hacer daño nos ganen la batalla”.

Contexto de la Noticia

El Presidente Juan Manuel Santos escuchó a los familiares de los tres periodistas ecuatorianos asesinados y les reiteró la disposición del Gobierno de Colombia de seguir apoyándolos en este difícil momento. En el encuentro participó el Embajador de Ecuador en Colombia, Rafael Paredes y el Ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas.


Powered by