colombia | Publicado el

¿Un asunto de hombres?


Un informe presentado por el Instituto de la Mujer, de España, le puso la lupa al asunto. Allí, solo el 25,64% del alumnado universitario que estudia ingeniería y arquitectura son mujeres.

La cifra puede resultar alta comparadas con las que obtuvo la investigadora y docente Diana López Ochoa: “De los 12 pregrados con los que cuenta la Facultad de Minas de la Universidad Nacional (sede Medellín), 74% de hombres y 26% de mujeres fueron admitidos entre 2007 y 2014”, señala una nota publicada en el portal de la Facultad de Minas en 2015.

Pero, hay ingenieras destacadas. Hedy Lamarr es una de ellas. Puede que, si usted es aficionada al cine, reconozca su nombre, pues entre las décadas del 30 y 50 rodó una importante cantidad de películas. Pero quizá no sepa que es a ella a quien se le debe la existencia del wifi. Aquí unas duras de la ingeniería paisa.

UNA PORTAVOZ MUNDIAL DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Image

La jefe de la Escuela Ambiental de la U. de A., Paola Andrea Arias Gómez, fue elegida por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático –IPCC- como una de las autoras del sexto informe de la ONU de diagnóstico sobre el cambio climático. Sería la primera mujer colombiana en obtener este nombramiento y participará de cuatro encuentros presenciales del IPCC. El primero de ellos será en China en junio de este año.

Tras esta importante designación Paola hace una retrospectiva de cómo logró este reconocimiento. Recuerda que desde niña sentía afinidad por el estudio. Por eso, a sus 16 años logró ingresar a Ingeniería Civil en la Universidad Nacional, sede Medellín y fue hasta el final de su carrera que inició con cursos sobre investigación, clima e hidrología y que le despertaron su pasión por estos temas. Después, cuando realizó su Magíster en Aprovechamiento de Recursos Hidráulicos, fue profesora de Geometría Analítica. Esta labor le permitió descubrir que enseñar era su vocación, junto con la profundización en el estudio de temas relacionados con el clima y su variabilidad.

Realizó además un Magíster en Ciencias de la Tierra y la Atmósfera en el Instituto de Tecnología de Georgia (EE.UU.), logró culminar un Ph.D en Ciencias Geológicas de la Universidad de Texas, en Austin (EE.UU) y realizó una investigación posdoctoral en el Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile.

“Creo en la exigencia y la disciplina para lograr las cosas y es algo que demando en los estudiantes para obtener de ellos su compromiso y rigor cuando hacen análisis, piensan las preguntas, la forma de responderlas y de comprender los conceptos para atender de la mejor forma los retos que se tienen desde la ingeniería”, expresa la profesora e investigadora.

PASIÓN POR SERVIR DESDE LA NANOTECNOLOGÍA

Image

Desde el colegio, Cristina Isabel Castro Herazo sentía afinidad por las matemáticas, física y química orgánica. Le motivaba la idea de ver un producto desarrollado por ella y que la gente lo usara. A partir de esta inquietud encontró el mejor híbrido: la Ingeniería, área que eligió con su carrera como ingeniera química en la UPB.

Más adelante se desempeñó en otras ocupaciones como docente e investigadora y realizó un doctorado en Ingeniería en UPB, estudio que le ayudó a enfocarse en los temas de nanotecnología. En la tesis logró realizar el aislamiento de un microorganismo proveniente de la Central Minorista de Medellín, el cual produce una nanoestructura del género Komagataeibacter y es una nueva especie descubierta a nivel mundial que fue bautizada como Medellinensis, porque su hallazgo fue en la ciudad.

“Con la nanoestructura de este microorganismo venimos desarrollando materiales para aplicaciones médicas como sustituto de implantes, apósitos para tejidos con liberación controlada de algunos principios activos, hemos desarrollado sistemas para la liberación controlada de vitaminas en la parte nutracéutica, la hemos utilizado como refuerzo en otros materiales para mejorar sus características térmicas y mecánicas”, señala la investigadora.

Para ella, la mujer en el gremio de la investigación ahora es vista con otros ojos: con respeto, incluso aunque tenga otras responsabilidades con sus hijos y familia continúa entregando el mismo nivel de calidad profesional que los hombres.

SALVA VIDAS CON SU INGENIO

Image

La Innovadora Solidaria del Año en los Premios TR35 Colombia y destacada por la publicación Technology Review, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) inició su trayectoria profesional con la reflexión de un hecho histórico: El atentado del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos. Lina Marcela Cataño Bedoya, ese es su nombre, que para aquel momento tan solo se cuestionaba acerca de cómo quisiera morir ayudando a otros, porque veía a los bomberos salvando vidas en medio de los escombros de las torres gemelas. Esta reflexión la llevó a darse cuenta que, aunque desde su niñez soñaba con ser bióloga marina, la Ingeniería de Diseño de Producto le permitiría desarrollar invenciones para aportarle al mundo. Luego de pensarlo ingresó a esta carrera en Eafit.

Pues su intuición no falló, porque en su época de estudiante desarrolló una grúa para movilizar pacientes, proyecto que fue ganador del premio Idear del Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia y la Alcaldía de Medellín. Este galardón fue importante para ella, porque le confirmó su vocación de continuar ayudando a las personas de la base de la pirámide social. Después esta pasión se materializó aún más cuando ella, junto con su compañero Andrés Walker Uribe, emprendieron la aventura de crear Utópica, una Spin-Off de la Universidad Eafit especializada en desarrollar soluciones habitacionales flotantes construidas sobre plataformas modulares que propician un hábitat digno para sobrellevar las inundaciones aluviales.

La empresa mostró su capacidad cuando el 15 de mayo del 2014 hizo entrega oficial del centro docente nuestra Señora del Carmen en el corregimiento de Sempegua (Chimichagua, Cesar) el primer piloto de aulas flotantes de Latinoamérica.


Powered by