colombia | Publicado el

Diálogos con el Eln en cuidados intensivos por nuevos atentados

ElColombiano
El equipo negociador del Gobierno ante el Eln, liderado por Gustavo Bell (centro), regresó a Bogotá luego de que el Presidente Juan Manuel Santos ordenara suspender el inicio del quinto ciclo de conversaciones con el grupo guerrillero. FOTO Colprensa
ElColombiano.com

Cuatro atentados del Eln a la infraestructura petrolera en el nororiente del país, ocurridos pocas horas después de terminar el cese el fuego bilateral, fueron suficientes para que el presidente Juan Manuel Santos decidiera frenar el inicio del quinto ciclo de conversaciones y ornedar el regreso de Quito a Bogotá de parte de su equipo negociador para evaluar el siguiente paso a tomar en las negociaciones.

“El Gobierno Nacional deplora la decisión del Eln de reanudar sus ataques terroristas contra la población civil, las Fuerzas Armadas y la infraestructura. El Gobierno siempre estuvo dispuesto a prorrogar el cese el fuego con esa organización y negociar rápidamente uno nuevo”, agregó el jefe de Estado quien también aseguró que evaluará con su equipo el futuro de los diálogos.

Entre tanto, la delegación de paz del Eln aseguró por medio de un comunicado que los ataques “ocurren en medio de la compleja situación de conflicto que sufre el país; pero pese a ellos, no debe alterarse el curso de las conversaciones, para lograr una salida política del conflicto”.

Esta situación, que deja en crisis las negociaciones entre el Gobierno y el Eln, generaron todo tipo de reacciones a nivel nacional e internacional que van desde la preocupación de las Naciones Unidas, Defensoría del Pueblo y embajadores de países acompañantes, hasta la recomendación del Departamento de Estado de EE. UU. para que ciudadanos de ese país se abstengan a viajar a los departamentos colombianos de Norte de Santander, Chocó, Arauca y Cauca por el riesgo que puede significar la presencia del Eln.

¿Qué tan grave es la crisis?

Para analistas del conflicto y excombatientes del Eln los diálogos entraron en un agujero negro del cual será difícil salir, pero también aseguran que se debe tener la voluntad para continuar.

Luis Eduardo Celis, asesor de Posconflicto de la Redprodepaz, cree que el proceso “está hundido en un 90 por ciento” porque aparte de lo que está ocurriendo tras la terminación del cese el fuego, “en el Eln no se tiene una decisión firme para una solución negociada y en el Gobierno no hay imaginación para sacarlo adelante”.

Sin embargo, Celis mira con esperanza lo que puedan hacer los países garantes del proceso de paz. “Creo que son los únicos que pueden salvarlo”, añade.

En eso está de acuerdo Carlos Arturo Velandia, exintegrante del Eln, quien además de asegurar que el país está perdiendo todo lo que logró en los 101 días que hubo de cese el fuego bilateral, ahora espera, como una de las pocas salidas que quedan, que se active de “manera inmediata” la mediaciones de países como Noruega y Cuba.

“Con el cese el fuego se evitó la muerte de más de 95 personas y heridas a 425; nos ahorramos costos económicos porque se suspendieron las actividades de sabotaje. Infortunadamente hoy volvemos a tener militares heridos, ecosistemas afectados, infraestructura dañada. Se está perdiendo mucho”, agrega.

Seguir intentando

A pesar de las dificultades, la mayoría de personas consultadas por este diario coinciden en que hay que seguir intentando para sacar adelante el proceso de paz con el Eln.

Víctor de Currea Lugo, docente de la Universidad Nacional, afirma que “la necesidad de insistir por la paz ahora es más urgente que nunca, precisamente, porque la guerra se viene. Los que trabajamos por la paz debemos aumentar, a pesar del pesimismo, nuestro trabajo en escenarios en los que la confrontación aumenta”.

Por su parte John Fernando Restrepo Tamayo, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Medellín, concluye recordando que tanto el Gobierno y el Eln mantienen su voluntad de negociar “y eso es decisivo, pero el cese al fuego es un telón de fondo idóneo para que la negociación siga el curso correcto: transitar de la lucha armada a la participación política”.

El Gobierno decidió frenar los diálogos del Eln por los recientes ataques de esa guerrilla tras la culminación del cese el fuego. Analistas creen que hay crisis, pero que no todo está perdido.
Diálogos con el Eln en cuidados intensivos por nuevos atentados

Contexto de la Noticia

Humberto de la Calle
@DeLaCalleHum

“Los atentados del Eln son inaceptables. Es muy difícil negociar así, pero quisiera recordar que en La Habana se establecieron condiciones muy precisas en el momento que se tomó la decisión del cese el fuego. Me parece que se debe seguir ese camino”.

Iván Duque
@IvanDuque

“La Fuerza Pública no puede seguir paralizada mientras el Eln comete masacres y recluta niños, lo que constituye violación a las obligaciones del Estado colombiano en materia de garantía de los derechos humanos. El Gobierno permitió que el Eln se fortaleciera”.

Gustavo Petro
@petrogustavo

“El hecho concreto presidente Juan Manuel Santos, si se quiere la Paz de Colombia, es decretar un cese bilateral al fuego con el Eln. Acabe sin miedo la guerra presidente, es lo que necesita nuestra juventud y la población campesina, es lo que necesita toda el país”.‏

Marta Lucía Ramírez
@mluciaramirez

“Mientras haya un solo secuestrado, un solo niño reclutado por parte del Eln o mientras haya un solo acto de hostilidad y terrorismo, no podemos estar hablando de negociación. Una negociación legítima solo procederá, siempre y cuando haya condiciones humanitarias”.

Germán Vargas LLeras
@German_Vargas

“No es con amenazas, con actos terroristas o con más dolor y muerte que la guerrilla del Eln le debe pedir al país que el cese al fuego se mantenga. Son las acciones de estos grupos lo que extingue la voluntad de paz y las negociaciones y no otra cosa”

Hasta el cierre de esta edición, las autoridades reportaron al menos cinco ataques u hostigamientos por parte del Eln a la infraestructura o a la Fuerza Pública. Ecopetrol confirmó la detonación de explosivos contra oleoductos petroleros en los departamentos de Boyacá, Casanare y Arauca. En esta última región, un soldado murió víctima por la acción de un francotirador del Eln y dos infantes de marina resultaron heridos por la explosión de una granada. Por último en Chocó, el alcalde del municipio Carmen del Darién, Erlin Moya, denunció el confinamiento y desplazamiento de más de 300 familias indígenas y afro que al parecer quedaron entre los combates que sostienen unidades del Eln con integrantes del “Clan del Golfo”.


Powered by