colombia | Publicado el

Tres colombianos tendrán una importante tarea frente al cambio climático

ElColombiano
La deforestación y el desgaste de los glaciares son los fenómenos que más les preocupan a los tres investigadores colombianos que evaluarán el cambio climático en el mundo. FOTO Julio césar Herrera

La evaluación de los impactos del calentamiento global y la construcción de una guía que definirá qué debe hacer el mundo para continuar encarándolo, estará en las manos y mentes de tres investigadores colombianos, quienes junto a otros 718 científicos de 90 países, fueron designados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Este organismo, de la ONU, se encarga de recolectar y evaluar evidencia científica sobre las acciones que han provocado el cambio climático en el mundo, lo que han hecho los gobiernos y si de verdad “es una batalla que se está perdiendo”, como lo dijo Emmanuel Macron, presidente de Francia en diciembre pasado, a propósito del encuentro de los líderes del Acuerdo de París, que tiene como fin minimizar los impactos ambientales, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y así evitar que la temperatura del planeta siga aumentando.

¿Quiénes son?

La cuota nacional está en los investigadores Paola Andrea Arias Gómez, jefa de la Escuela Ambiental de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antioquia; Carlos Daniel Ruiz Carrascal, docente investigador y profesor asociado del programa en Ingeniería Ambiental de la Escuela de Ingeniería de Antioquia (EIA), y Jacobo Arango Mejía, investigador del Centro de Investigación de Agricultura Tropical (CIAT), quienes destacan que este es un logro para la investigación del país, lo cual demuestra que se está investigando este problema.

Ellos destacan este paso como “una gran distinción”, que representa un desafío, que visibiliza la investigación que se está haciendo en los países en vía de desarrollo.

Retos del país

Al preguntarles sobre cuál es la principal preocupación que tienen frente a los impactos del cambio climático en Colombia, la respuesta que más sonó fue el incremento en la deforestación, que según cifras del Ideam pasó de 124.035 hectáreas en 2015 a 178.597 hectáreas en 2016, y la desaparición de los glaciares, que de acuerdo con datos del Ministerio de Ambiente, el área glaciar colombiana se redujo 60 % en los últimos 50 años y tiene una tendencia de disminución anual de 3 % o incluso más amplia, lo que nos deja ante un panorama crítico, que debe enfrentarse cada día.

Image

Paola Andrea Arias Gómez

“Tenemos grupos investigando las manifestaciones del cambio climático y estudiando los modelos que se emplean para proyecciones del país y la región del norte de Sudamérica. Se requiere una masa crítica más amplia de la que tenemos, pero hay varias universidades en el país y el propio Ideam le está trabajando al tema, pero creo que la ciencia requiere más apoyo, no solo en esa área, sino que la investigación debe ser fomentada en todas las esferas del conocimiento para entender las problemáticas ambientales que tenemos. Debemos entender nuestros problemas para poder solucionarlos, y lo que se requiere es financiación de la investigación en todos los sectores. El asunto del cambio climático es muy complejo, no solo porque a nivel macro tiene pensado la posibilidad de emigrar a otras energías y reemplazar combustibles fósiles. Es complejo por los intereses económicos y políticos que hacen que esto sea complicado, pero también nos lleva a un punto de reflexión para que los individuos piensen en lo que se está haciendo cada día. Cada uno debe pensar qué puede hacer alrededor de este tema, como con los residuos que generamos, usar transporte público en la movilidad o cualquier escenario. Esto necesita de apoyo local, por ejemplo pensando en los tipos de suelo, porque en Colombia las emisiones se dan en buena medida por el uso de suelo”.

Image

Jacobo Arango Mejía

“En Colombia las oportunidades son muy grandes. Creo que el país debe mirarlo como la posibilidad de ganar en eficiencia, que se traduce en beneficios para los productores y reducción en la huella ambiental. Es cierto que el país aporta menos del 1 % de emisiones de gases efecto invernadero, pero la perspectiva por la cual se debe tomar es por el lado de la eficiencia, entonces, si hay grandes emisiones, por lo menos en la agricultura, es por fallas en los sistemas productivos pues esa energía que se emite en forma de gas podría ser asimilada por las plantas o animales para nutrirse mejor. En financiación, los ministerios de Ambiente y Agricultura trabajan el tema y la investigación se basa en proyectos, pero el problema es que son proyectos en espacios de máximo cinco años, en algunos casos de pocos meses, y es complejo alcanzar logros significativos. El gobierno debería incentivar políticas de largo plazo, y aunque esa es la idea que se tiene, aún no se ha materializado. Para poner un ejemplo, a nivel mundial la ganadería aporta un 15 % de las emisiones, pero en Colombia el aporte es más alto, por la deforestación. Cuando se tumba un bosque, se pierde una gran cantidad de carbono que se tiene acumulado y es casi imposible recuperarlo a corto plazo por más que se tengan buenas prácticas de bajas emisiones”.

Image

Carlos Daniel Ruiz Carrascal

“Me genera orgullo saber que el mundo está poniendo sus ojos en expertos del país, porque demuestra que tenemos experticia y capital intelectual. Me entristece que el país tenga muy pocas evidencias e información alrededor de esta problemática ambiental, comparado con otros. Colombia es responsable de bajas emisiones de gases de efecto invernadero, pero el rol más crítico que tenemos son las tasas de deforestación, que históricamente han estado por encima de otras naciones. Falta mucho compromiso, en particular de países desarrollados, porque no quieren seguir las directrices, pero todas las negociaciones en el ámbito internacional están basadas en consensos y acuerdos de todos los actores. Otro problema que vemos es que son poquitos los recursos que se destinan para materializar estrategias de adaptación al cambio climático o mitigación del mismo.

Solo para tener una idea, el proyecto integrado de adaptación a cambio climático inicial de Colombia tenía un presupuesto de 1,5 millones de dólares en efectivo, que debieron ser invertidos en tres sectores sensibles al clima de particular precaución: ecosistemas de alta montaña, zonas insulares y costeras, y salud humana, pero dividiendo el recurso, quedaron menos de 450 mil dólares para invertir en cada uno de esos sectores”.


Powered by