colombia | Publicado el

Al son de la música se promoverá a Colombia


Sebastián Yatra, Martina la Peligrosa, Herencia de Timbiquí, Alexis Play, Piso 21, Maía, Chocquibtown y el Cholo Valderrama son algunos de los artistas clave de la nueva campaña de promoción turística en la que los ritmos colombianos son protagónicos.

Ochurus! fue la empresa que estuvo detrás de esta apuesta de ProColombia, que tuvo 3.500 millones de pesos disponibles para la realización de 11 videos. El principal se lanzará hoy en el marco de la celebración de los 25 años de la agencia estatal, que se realizará en Bogotá.

Felipe Jaramillo, presidente de ProColombia, afirmó que “este es el mejor año de la historia de la organización. Esta es la evolución del Realismo Mágico, es la campaña en la que se va a usar como vehículo la música colombiana. Creemos que hoy es la mejor carta de presentación frente al mundo, como nunca antes, pues los artistas Colombianos están mandando la parada”.

Según los datos de Marca País, una de las dependencias de ProColombia, entre el 2000 y 2016, los artistas nacionales recibieron 89 premios Grammy Latino, siendo 2011, el año con más galardones, con un total de 11. En 2017, el país fue resaltado con 8 premios.

“Utilizar la música como vehículo nos va a permitir una campaña que el mundo quiera consumir y no que nosotros estemos empujando”, explicó Jaramillo. Muestra de esto es que, de los 100 videos más vistos en Youtube, 95 son musicales, y de ellos 8 son de artistas colombianos.

Esta apuesta no es solo con la música que ya conoce el mundo y que ha ganado terreno, con varios exponentes y un fuerte vínculo con el género urbano, sino que se ha comprometido a “representar todas las regiones del país, con diferentes canciones” (ver Dicen de...).

Es imposible ignorar que Colombia tiene 1.025 ritmos folclóricos agrupados en 157 géneros, de acuerdo con Berklee College of Music, o que la música “tiene una dimensión patrimonial que se ha cocido con tantos procesos, como la historia misma de nuestra sociedad”, según lo afirmó, Victoriano Valencia, compositor y docente de la Pontificia Universidad Javeriana.

“Esa riqueza entre lo indígena, lo afro y lo que viene de tradición cultural occidental, permitió ir generando bancos de sonidos que ayudan a construir lo que somos, lo que tenemos y caracterizar regiones y supervivencias culturales”, agregó Valencia.

Incluso, el territorio nacional tiene a dos ciudades, Bogotá y Medellín, en la Red de Ciudades Creativas de la Unesco, en temas de música. “Contamos con cientos de festivales y carnavales de reconocimiento nacional e internacional como el de Barranquilla. Solo Bogotá tiene más de 60 festivales y 500 lugares de música en vivo”, recalcó Jaramillo.

Por ejemplo, hay eventos que ya tienen prestigio como el Rock al Parque, el Festival Internacional de la Música Clásica, el Festival de Jazz de Mompox, el Festival de la Leyenda Vallenata, el Mono Nuñez y Petronio Álvarez, los cuales se realizan con regularidad en el país.

Para León Trujillo, director de la consultora Nationmark, tiene mucha lógica que Colombia haya decidido apostarle a la música para promocionar el país: “Es de los grandes diferenciadores de Colombia; la música y los sonidos tienen inmenso potencial para transmitir los valores de una marca, así, se puede transmitir una historia”.

Comentó Valencia que un aspecto relevante dentro de este turismo musical es que se pueden “identificar géneros y formas que se han venido transformando con las fusiones que empezaron a surgir desde finales del siglo con en el pasado, con intermúsicas”.

El compositor lo ilustra como un libro abierto a las mezclas que han permitido que en el Pacífico se hable de un rap con currulao, y en el Caribe se transformen los instrumentos y se afinen de otras maneras para crear.

Así la música se “piensa no como un estanco o piezas de museo que sobreviven, sino como sonidos y sentidos que se transforman y se conectan con las redes y la tecnología que se ponen al servicio de la creación y expresión de los músicos”.

Incluso este turismo se puede conectar con otro que ha dado mucho de qué hablar, el de las comunidades. “Sería interesante diseñar rutas para conocer estos distintos rasgos y fuentes sonoras que posibilitan conocer a las comunidades vinculadas por la tradición, su visión particular de lo vital y esa memoria del patrimonio propio regional”, agregó el docente.

La música se une, entonces, a otras razones para activar la movilización de pasajeros: sol y playa, avistamiento de aves, ciclismo y motociclismo, agroturismo, pesca deportiva, trekking, buceo y turismo ecuestre, náutico, comunitario y de áreas protegidas.

Y buscará potenciar cifras importantes como los 6 millones de pasajeros que se esperan movilizar este año, con un aporte que va en 2,5 millones de no residentes y cruceristas, así como los 2.718 millones de dólares que ya llegan al país por viajes y transporte aéreo de pasajeros, cifra que ha crecido, según el Banco de la República, 1,2 % frente a 2016 cuando al finalizar se lograron divisas por 5.835 millones de dólares.

1,8

millones de empleos generó el turismo en 2016, de acuerdo con el Dane.

Los sonidos y ritmos serán la puerta de entrada al folclor colombiano y a comunidades que antes eran territorios impactados por la guerra y ahora atraerán turismo gracias a la paz.
Al son de la música se promoverá a Colombia

Contexto de la Noticia

El docente de la Pontificia Universidad Javeriana, Victoriano Valencia dijo que debe haber un equilibrio para evitar “la visión que sataniza a todo lo que suena a mezclas, medios y redes una dimensión comercial de la música” o la que tiene una “visión superficial de mercado, que dice que la música como banco sonoro tradicional hay que alimentarla de otros sonidos para que pueda resultar interesante a los ojos más globales”. Valencia propuso que esta perspectiva debe vincularse con políticas del Ministerio del Cultura y del sector productivo para “proyectarnos y vivir con dignidad”.


Powered by