colombia | Publicado el 26 de October de 2015

Uribismo pierde en grandes ligas, pero gana en las menores

Santiago Cárdenas Herrera

Una de los grandes conclusiones que deja la jornada electoral es la derrota del Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, al perder las alcaldías y gobernaciones más importantes del país, pero resalta su triunfo en concejos, asambleas, y en 53 alcaldías municipales (76 en coalición).

Solo tres alcaldías capitales Leticia, Amazonas; Puerto Carreño, Vichada; y Florencia, Caquetá y una Gobernación, la de Casanare, fueron la conquista del Centro Democrático en su estreno electoral en las regiones, zonas de fuerte confrontación armada con las Farc como lo fue también su victoria en el municipio San Vicente del Caguán, sede de los diálogos de Andrés Pastrana con esta guerrilla y municipios donde se asentarán varias reformas del posacuerdo.

La gran expectativa estaba depositada en Medellín y el departamento de Antioquia. En la Gobernación sufrió un fuerte revés con su candidato Andrés Guerra, que quedó por detrás del candidato del santismo Luis Pérez, aunque obtuvo una importante votación en su lista por la Asamblea Departamental, con más 370.000 sufragios que le dieron siete sillas, convirtiéndose en Antioquia en el partido que más votos conquistó.

En la Alcaldía sufrió su más duro revés, pues su candidato Juan Carlos Vélez lideraba todas las encuestas, pero obtuvo 235.523 votos (34,33 %) que no le alcanzaron para superar a Federico Gutiérrez, del movimiento ciudadano Creemos, ganador con 244.454 papeletas (35,63 %), un margen muy estrecho de diferencia, 9.000 votos.

En el concejo de Medellín, el Centro Democrático también se convirtió en el partido con más votos, su lista recibió más de 133.000 sufragios que le permitieron ingresar seis corporados, convirtiéndose así en la coalición con mayoría en esa corporación.

Para Juan Carlos Rodríguez, director del Observatorio de la Democracia de la Universidad de Los Andes, no se puede hablar claramente de una derrota para el partido. “Es difícil decir que el Centro Democrático perdió algo que no tenía”, explicó.

Para Rodríguez el capital político del partido se reduce a la imagen del expresidente y al discurso anti proceso de paz. “Eso funciona en un contexto nacional, como las elecciones del año pasado, pero se queda corto en unos comicios regionales, porque las necesidades de las ciudades y regiones son más distintas”, agregó.

Para Santiago Silva, analista de la Universidad Eafit, hubo además un triunfo silencioso que fue la alta votación para Concejos y Asambleas. “En Antioquia se consiguió una mayoría importante que va a obligar a los nuevos gobernantes a tenerlos en cuenta, bien para una coalición o como sector de oposición”, indicó.

Silva sostiene que si las figuras que llegan a esas corporaciones en 2016 logran protagonismo, se pueden convertir en fichas clave para las elecciones de 2018 y 2019.

En Antioquia

El Centro Democrático fue el partido que más alcaldías consiguió en el departamento, en total 15 y se consolidó en el oriente antioqueño, lugar donde el expresidente reside hace varios años; sin embargo perdió en lugares emblemáticos como Salgar, el pueblo natal de Uribe.

La lección de las elecciones para el partido, según Rodríguez, es que si no se desprenden de la figura única de Uribe y del discurso centrado en la oposición al proceso de paz, no lograrán reunir la maquinaria suficiente para permanecer como partido.

Las alcaldías que quedaron en manos del CD son las de Sabaneta, Amagá, Anzá, Ciudad Bolívar, Caicedo, Concepción, Concordia, Guatapé, Liborina, Nariño, San Rafael, San Vicente, Sonsón, Titiribí y Valparaíso.

En el resto del país

Los candidatos del Centro Democrático a las diferentes alcaldía del país tuvieron en total cerca de 1.500.000 votos, mientras los aspirantes a las gobernaciones superaron el millón de sufragios.

En las Asambleas de los departamentos los candidatos que aspiraron por el partido del expresidente Uribe sumaron más de 1.200.000 votos en todo el país, una cifra similar se obtiene si se suman los votos de todos los aspirantes a concejales; esto ubica al Centro Democrático como la quinta mayor fuerza electoral del país.

En Bogotá, entre tanto, los votantes se agruparon en torno a Enrique Peñalosa, candidato de Equipo por Bogotá y apoyado por Cambio Radical y en Rafael Pardo, miembro del Partido Liberal y apoyado por el Partido de la U. Francisco Santos, del CD, terminó en el cuarto puesto en las elecciones con 327.852 votos, lo que supone un 12 % de los sufragios bogotanos.

En el Concejo de Bogotá, el Centro Democrático fue superado por Cambio Radical, el gran ganador con 9 concejales, el partido Liberal y el partido Alianza Verde con 6 concejales, frente al uribismo que pudo colocar 5 cabildantes.

En Cali se podría decir que al CD le fue mejor, pues la base del partido apoyó a Maurice Armitage. En el Concejo de la capital del Valle quedó por debajo del partido Liberal, La U, Cambio Radical, Conservador y Alianza Verde. En Barranquilla no tuvo candidato, en Cartagena quedó de cuarto, en Manizales y Cúcuta de tercero, último en Santa Marta y no tuvo candidato en Ibagué.

En las gobernaciones también fueron castigados. Mientras el Partido Liberal ganó en 10 gobernaciones, entre ellas Antioquia, con candidaturas propias o de coalición; Cambio Radical ganó en 6, La U en 8, Alianza Verde en 3, el conservatismo en dos (una en coalición) y al uribismo solo le alcanzó para una, la del Casanare.

Uribe dice que ganaron en credibilidad

Sin mayores comentarios y con una declaración muy escueta, el expresidente y jefe único del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez, hizo el balance de la jornada electoral del domingo, en la cual aparecieron por primera vez en el escenario regional.

“Muchos candidatos del Centro Democrático ayer no ganaron en las urnas, pero ganaron credibilidad que deben cuidar y profundizar”, declaró el hoy senador y jefe de la oposición.

“Quienes en nombre del Centro Democrático fueron elegidos como servidores públicos tienen el compromiso de un desempeño de excelencia”, dijo el jefe del Centro Democrático.

El dirigente sostuvo que sólo tiene gratitud “al esfuerzo de aquellos con quienes perdimos y de aquellos con quienes ganamos. Las ideas inalteradas”.

Contexto de la Noticia

El mapa político que tiene el Centro Democrático señala que la única gobernación que ganaron de forma directa fue la de Casanare, con Josué Alirio Barrera. En alianzas con el conservatismo el uribismo suma el Tolima y Risaralda.

Por alcaldías, las cuentas señalan que tendrán 76 de la siguiente manera: Amazonas: Leticia y Puerto Nariño; Antioquia: Amagá, Anzá, Ciudad Bolívar, Caicedo, Concepción, Concordia, Guatapé, Liborina, Nariño, Puerto Triunfo, Rionegro, Sabaneta, San Rafael, San Vicente, Sonsón, Titiribí y Valparaiso.

En Arauca: Saravena; Bolívar: Tiquicio; Boyacá: Panqueva, Guacamaya, San Mateo, La Invita, Chita, Sativa Norte, Isa, Pachavita, Cumbita, Quípama, La Victoria y Otanche. En coalición Boyacá ganaron Chiscas, Mongui, Almeida y Tenza.

En Caldas: Pensilvania, Marquetalia y Marulanda; Caquetá: Florencia y San Vicente; César: en coalición Aguachica; Cundinamarca: Albán, Carmen de Carupa, La Palma, Cáqueza, Gama, Medina, San Juan de Rioseco, Sutatausa, Tenjo, Tocancipá.

Con coalición Nilo, Agua de Dios, Viotá, Vergara y Zipaquirá.

En Huila: Isnos, Acevedo y Suasá; Meta: Calvario, Puerto López, Cubarral, San Juan de Arama. Con coalición Aguamala; Norte de Santander: Pamplona, Errán y Arboledas; Santander: California, Río Negro. En coalición: Playón, Matanza y Concepción

En Tolima en coalición: Erbeo y Alpujarra; Valle: Toro y en Coalición en Buga y Vichada: Puerto Carreño.

Otras Noticias