Seguridad | Publicado el

Cayó “Mono Picacho”, cabecilla que provocó una guerra en el Centro


En esta esquina de Barrio Triste se produjo el atentado con granada que dejó un muerto y 29 heridos, en el año 2014. En el recuadro, alias “Mono Picacho”. FOTO: Cortesía.

Luego de tres años de persecución, las autoridades lograron la captura de John Jairo Mira Taborda, alias “Mono Picacho”, uno de los presuntos protagonistas de una guerra de combos delincuenciales en el centro de Medellín.

Fuentes judiciales informaron a EL COLOMBIANO que este hombre fue detenido en la ciudad de Armenia, y será trasladado a la capital antioqueña para que responda en un proceso penal por los cargos de concierto para delinquir agravado, dos desplazamientos forzados y acceso carnal violento agravado, por el ultraje a una menor de edad en el barrio El Picacho.

Mira Taborda se convirtió en un objetivo de la Fuerza Pública en 2014. En aquel entonces hubo una rebelión interna en la “Odín Picacho” (Organización Delincuencial Integrada al Narcotráfico), la confederación que agrupa a combos de las comunas 5, 6 y 10, también denominados “convivires”.

Los informes policiales señalaron en su momento que “Mono Picacho” se enfrentó a su líder Julián Andrés Agudelo Ramos, alias “Diadema”, por el control de algunos territorios en el Centro, que significaban jugosas ganancias ilegales en materia de extorsión, tráfico de drogas y cobro de vigilancia informal.

La disputa provocó tiroteos entre “convivires”, en especial los que delinquían en Barrio Triste y El Chagualo. El 5 de julio de 2014 hubo un atentado con una granada en el sector de El Raudal, que dejó una mujer muerta y 29 heridos; cinco días después hubo otro ataque con explosivo en Barrio Triste, en el que falleció un mecánico y tres personas más quedaron lesionadas.

Las retaliaciones se incrementaron cuando cada bando ofreció 100 millones de pesos por la cabeza de “Mono Picacho” y “Diadema”.

Viéndose superado por sus antiguos aliados, “Mono Picacho” habría pedido ayuda a la banda narcoparamilitar “los Urabeños”. Este grupo le dio abrigo y en primera instancia le asignó la coordinación de una facción en el municipio de Barbosa, encargada de obtener ganancias de la minería ilegal de oro.

Para el año 2015 poco se hablaba de las acciones de este cabecilla en Medellín, por lo que se especuló que había sido asesinado; sin embargo, seguía activo fuera de Antioquia.


Powered by