cultura | Publicado el

Cartas para contarle la vida que sigue a un papá


La idea de Alexandra es que su historia sirva de inspiración. El libro se consigue en las librerías Acentos, Exlibris y El Acontista. FOTO esteban vanegas

Siete cartas. Una detrás de otra, guardadas en una caja, con un título –Cartas desde el seno de mi padre– y un remitente –Alexandra Zuluaica Betancur–.

–Sabaneta. Febrero 18 de 2016. Hola pasito, quiero recordar, ahora que te escribo, algunos momentos de nuestra historia compartida...

Esa historia inició en agosto de 2014, cuando a Alexandra le dijeron que tenía cáncer de mama. Veinte días después a su papá, a su pasito, le diagnosticaron cáncer de estómago. La quimioterapia empezó para los dos la misma semana, aunque luego se separaron los caminos: él murió después de la tercera, a los 73 años. Ella se alivió, luego de 16 quimioterapias, 15 radioterapias, tres cirugías, la decisión de quitarse los dos senos y varios aprendizajes. “Uno viene a este mundo a aprender y el cuerpo te ayuda a eso. El cuerpo te da señales”, dice.

Quedó, sin embargo, con el dolor que le dejó la muerte de su papá.

–Sabaneta. Febrero 23 de 2016. Hola mi Jimys, en esta carta te explicaré los motivos que me llevaron a tomar la decisión de estudiar psicología y emprender una búsqueda interior. Ya te había contado que sentía un vacío en mi quehacer académico y laboral y a medida que pasaba el tiempo, ese vacío se ampliaba a mi vida personal.

Un libro

La experiencia fue trayendo maneras de entender y explicar. Cuando él se murió, ella incluso tuvo que aplazar la quimioterapia porque no se sentía capaz. Luego fue volviendo la fuerza y, aún en tratamiento, una prima le dijo que debería escribir un libro, que su historia podría servirle a otras personas.

Le pareció una buena idea, pero la dejó ahí hasta que en una de las charlas de Fundayama dijeron que iban a publicar un libro con historias de mujeres que han tenido cáncer de seno, y ahí estaba ella, con la historia suya, con su papá. Así que empezó, solo que las cosas se fueron creciendo y un día sintió que ese debía ser su proyecto, en solitario.

Entonces encontró a una chica que hacía talleres de literatura, Tatiana Jaramillo, que se convirtió en la editora de su primer libro, y juntas descubrieron que la mejor forma era de manera epistolar: cartas a él, a Jaime Arturo, a pasito, a Jimys.

El proceso

–Sabaneta. Marzo 3 de 2016. (...) Hola mi Jimys, te cuento que llegué a la cita con el mastólogo Fernando Herazo y le dije lo mismo que te había dicho a ti y a mamá: Por favor saque los dos senos de una vez, así evitamos cirugías posteriores y disminuimos riesgos.

Alexandra empezó a escribir las cartas y el resultado fue un libro objeto, que tiene las cartas individuales, diseñadas una a una, con fotos, con frases, con recuerdos, con la historia de su vida de antes de la enfermedad, del cáncer de seno, de explicar por qué decidió quitarse las mamas y no ponerse prótesis, de hablar con su papá.

Conseguir una editorial era difícil, así que invirtió sus ahorros y publicó 1.000 libros. La primera edición es de agosto de 2016 y la primera reimpresión de abril de 2017.

El libro se volvió su misión de vida, su sanación, e incluso renunció a su trabajo. Ahora quiere dedicarse a él, a contar su historia. Ella cree en las segundas oportunidades.

–Sabaneta. Abril 13 de 2016. ¡Mi Jimys! Te cuento que todo esto que pasó en mi vida me ha ayudado a crecer (...). Te ama, Chomis.


Powered by