internacional | Publicado el

Cárcel contra Ollanta evidencia avance de la justicia en Perú


FOTO EFE

El expresidente peruano Ollanta Humala (2011-2016) fue conducido ayer hasta la prisión de la Dirección de operaciones especiales de la Policía Nacional, en el distrito limeño de Ate-Vitarte, donde permanece recluido desde 2009 el también exgobernante Alberto Fujimori (1990-2000).

La esposa de Humala, Nadine Heredia, quien también ha recibido 18 meses de prisión preventiva en el proceso que se les sigue por denuncias de presunta corrupción en el caso Odebrecht, será llevada al penal de mujeres del distrito limeño de Chorrillos.

La pareja permaneció desde la noche del jueves en la sede del Palacio de Justicia, en el centro histórico de Lima, a la espera de que las autoridades penitenciarias decidieran los lugares en los que iban a ser recluidos.

Agentes de la Policía formaron desde la mañana de ayer un cordón de seguridad en la puerta posterior de la sede judicial, donde se colocó una camioneta en la que fueron trasladados Humala y Heredia, que lucían un semblante tranquilo pero triste.

¿Qué impacto deja este nuevo desarrollo del caso Odebrecht en el país vecino? En diálogo con EL COLOMBIANO, Fernando Tuesta Soldevilla, director del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica del Perú, consideró que hay asuntos buenos y malos.

“El encarcelamiento deja satisfacción para muchos peruanos porque da el mensaje de que no porque alguien es presidente se puede salvar de la justicia en este país. Hechos como este demuestran que un poder que era muy impopular como el judicial ha registrado avances”, dijo.

“Pero por otro lado, el hecho aumenta el descrédito que ya tenía todo lo político para la ciudadanía. Mientras que otro mensaje es que esto no habría ocurrido si los brasileños no hubieran hecho esas revelaciones”, concluyó.


Powered by