cultura | Publicado el 18 de January de 2018

¿Bañar al gato? Sí, pero no tanto

Dicen los especialistas que los gatos no necesitan baños cosméticos. Otros aseguran que se pueden espaciar pero si es importante. Foto Sstock

Claudia Arango Holguín

Martín es un gato criollo, gris con blanco. Le gusta el agua. Cuando lo bañan se queda quieto en la ponchera y ronronea. Le complace que le hagan masajes al enjabonarlo y cierra los ojos al enjuagarlo.

El baño es uno de los tantos cuidados higiénicos que deben tener presentes los dueños de perros y gatos para una tenencia responsable. Martín no se puede bañar solo de esta manera, porque sí lo hace a la suya: lamiéndose con su lengua carrasposa. Mucho menos lavarse los dientes.

La limpieza de las mascotas incluye atender su pelaje, al igual que las orejas, uñas y dientes. La doctora Carolina Vargas, del Centro de Veterinaria del CES y especialista en Clínica Médica de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, explica que es muy importante que los propietarios, antes de conseguir una, entiendan que estos cuidados higiénicos básicos son vitales para preservar la buena salud tanto de felinos y caninos.

En ocasiones las familias acuden a centros especializados, pero si la economía no lo permite y debe hacerlo usted mismo, siga los siguientes consejos.

A los perro también se les lava los dientes. Lea cómo más abajo. FOTO Sstock

Baño

La doctora Carolina Vargas, del Centro Veterinario del CES, asegura que en los caninos el baño debe ser, al menos, cada 20 días. “Salvo que el paciente tenga alguna alteración dermatológica que requiera unos más a menudo y eso se lo dirá el médico veterinario”. Hay otras enfermedades, no tan comunes, que hacen que el baño pueda espaciarse hasta tres meses, pero eso igual lo dirá el médico.

En gatos la doctora asegura que estos no necesitan baños cosméticos. La veterinaria Paola Acevedo considera que se pueden dar cada 3 o 4 meses, pero precisa que hay razas que se estresan más de la cuenta, como los persas. “Si es imposible bañarlos hay que cepillarlos religiosamente”.

En cuanto a la temperatura del agua es preferible al clima y con los jabones son recomendables los de mascotas, evitar los de las personas porque el Ph de estos es muy diferente.

Dientes

Mantener la boca sana en perros y gatos es una obligación de sus dueños. La Asociación de Médicos Veterinarios de Estados Unidos asegura que la prevención de la enfermedad oral más común en las mascotas consiste en la eliminación de la placa dental y el sarro que se forma en los dientes que no se mantienen limpios. Por eso debe ser diaria, “con productos diseñados para ellos y una vez al día sería suficiente”, precisa Vargas.

Si no consigue un cepillo para los animales, entonces uno para bebé es ideal ya que tienen cerdas suaves. “Desde que la mascota esté cachorra empiece a manipularle la boca y los dientes con una gasa, por ejemplo, para que se vaya acostumbrando y ya a partir de los 6 meses se deje cepillar”.

Hay productos como crema dental y enjuagues bucales especiales para mascotas. Estos últimos se pueden administrar en el agua para perros y gatos problemáticos a la hora del cepillado dental.

Uñas

Carolina Vargas recomienda cortar las uñas de los perros cada 20 días aproximadamente. “Hay unos que requieren temporadas más largas porque ellos mismos van limándolas con el cemento al caminar. Lo ideal es que los utensilios sean los indicados. Hay cortaúñas especializados para mascotas que dejan la uña roma y no puntuda. Las blancas son más fáciles porque se alcanza a ver la madre, la parte rosada que no se debe tocar. Con los perros que las tienen negras es preferible que lo haga un profesional”, precisa la médica veterinaria.

En los gatos cada 20 días o cada mes, “generalmente las tienen blancas y es más fácil y se recomienda cortar solo la punta. Ellos las usan también para marcar su territorio en muebles, alfombras y cortinas para dejar su registro”, añade la doctora del CES.

No es recomendable dejar crecer las uñas porque algunas se pueden enrollar, enterrarse y dejar úlceras y lesiones dolorosas para los animales.

Orejas y oídos

La limpieza de estas partes del cuerpo se puede realizar en el baño. “Pero cuidado, debe ser de forma externa, no meterle el copito hasta el fondo. Hay que evitar limpiezas muy profundas a no ser que por una patología se tenga que hacer y en ese caso el médico lo debe realizar o indicarle cómo”.

La recomendación es que use una gasa con glicerina carbonatada “que es un producto que no es farmacológico sino de limpieza”.

A los gatos hay que revisarlos, pero normalmente no necesitan limpieza de oídos, indica la médica veterinaria consultada.

Pelo

El cepillado no solo lo ven las mascotas como una muestra de afecto, es vital para su salud. La doctora Paola Acevedo comenta que en los gatos debe ser como mínimo dos veces por semana, “para retirar la piel y el pelo que ellos mudan de manera normal”. Si se puede a diario, mejor, también en perros, ya que activa la formación de pelaje. Es algo que las mascotas disfrutan bastante.

Otras Noticias