tendencias | Publicado el

Es posible borrar recuerdos traumáticos


ilustración Fabián Rivas

Anda desprevenido por una calle oscura, salen unos delincuentes y revólver en mano lo atracan. Un evento traumático. O camina y presencia un crimen, otra situación difícil de olvidar. Ambas dejan huella.

¿Cómo superarlo? ¿Un tratamiento psiquiátrico? ¿Una medicina? Pues bien, la ciencia viene dando pasos para lograr borrar un recuerdo traumático sin alterar los demás o aquellos asociados que son importantes para evitar la repetición.

En la revista Current Biology, científicos del Centro Médico de la Universidad de Columbia reportaron haber borrado un recuerdo almacenado en una neurona en el caracol marino Aplysia. Lo hicieron sin eliminar otro recuerdo que estaba allí almacenado.-

El logro sugiere que es posible desarrollar drogas para suprimir recuerdos que activan la ansiedad y el trastorno del estrés postraumático, sin afectar otras memorias importantes de eventos pasados.

Un avance que impresiona en la cadena de estudios que se desarrollan sobre el tema. En abril pasado, en Nature Neuroscience investigadores del Instituto Weizmann revelaron que habían tenido éxito en ‘apagar’ el mecanismo por el cual se forman recuerdos de miedo en ratones. Tras el procedimiento, los roedores reasumieron su vida sin temor, olvidaron que habían estado asustados previamente.

Otras miradas

El nuevo estudio de Columbia es diferente. En los eventos emotivos o traumáticos se almacenan múltiples recuerdos que pueden ser codificados, como una información incidental presente durante el suceso. En una experiencia traumática esa información incidental, neutral, puede activar ataques de ansiedad mucho después de ocurrido el hecho, dijeron los científicos.

“El ejemplo que me gusta dar es: si usted camina en un área con alta criminalidad y toma un atajo a través de un callejón oscuro y es asaltado, y cuando eso sucede ve de repente un buzón de correo cerca, usted se puede poner nervioso cuando más adelante vaya a enviar algo por correo”, explicó Samuel Schacher, PhD, profesor de neurociencias en el Departamento de Psiquiatría y coautor.

En el ejemplo, el temor a los callejones oscuros es un recuerdo asociativo que provee información valiosa (temor de esos lugares) con base en una experiencia previa. El temor a los buzones de correo es una memoria incidental no asociativa que no está relacionada directamente con el evento traumático.

“Un foco de nuestra investigación es desarrollar estrategias para eliminar recuerdos problemáticos no asociativos que pueden quedar estampados en el cerebro durante una experiencia traumática sin dañar recuerdos asociativos que pueden ayudar a la gente a tomar decisiones informadas en el futuro, como no tomar atajos a través de callejones oscuros en áreas potencialmente riesgosas”, comentó Schacher.

Funcionamiento

El cerebro genera memorias duraderas, en parte incrementando la fortaleza de las conexiones entre neuronas y manteniéndolas en el tiempo. Estudios sugieren que el aumento en la fuerza sináptica (forma de comunicación entre las neuronas) al crear recuerdos asociativos y no, tiene unas propiedades en común.

Esto indicaría que eliminar selectivamente memorias sinápticas no asociativas sería imposible, dado que un solo mecanismo neuronal respondería por todas las formas de recuerdos sinápticos.

En el estudio en Current Biology se examinó esa hipótesis al estimular neuronas sensoriales conectadas a una solo neurona motriz del caracol Aplysia; una neurona sensorial fue estimulada para inducir una memoria asociativa y la otra para inducir una no asociativa.

Con la medición de la firmeza de cada conexión se encontró que el aumento en la fuerza de cada unión producida por los distintos estímulos se mantenía por una forma distinta de una molécula PKM. Y hallaron que cada recuerdo podía ser borrado sin afectar el otro, bloqueando una de las moléculas.

Encontraron, además, que se pueden borrar recuerdos sinápticos específicos al bloquear la función de unas variantes de otras moléculas que ayudan a producir las PKM o a protegerlas de un daño.

Potencial

Estos resultados podrían ser útiles para entender la memoria humana, dado que los vertebrados tienen versiones similares de las proteínas PKM que participan en la formación de los recuerdos. Además, la proteína KIBRA que protege las PKM está expresada en las personas. Mutaciones de este gen provocan discapacidad intelectual.

Para Jiangyuan Hu, coautor, “la borrada de recuerdos tiene el potencial de aliviar el estrés postraumático removiendo memorias no asociativas que provocan una respuesta fisiológica desadaptada. Aislando las moléculas exactas que mantienen la memoria no asociativa, podemos desarrollar drogas que traten la ansiedad sin afectar el recuerdo normal de pasados eventos que tiene la persona”.

Ese día no está cerca, pero está claro que se pueden manipular esos recuerdos que nos hacen difícil la vida.

Científicos han demostrado que se pueden manipular los recuerdos traumáticos para reducir la ansiedad que generan en las personas. Una solución farmacológica aún está lejos.

Contexto de la Noticia

Ya fue usado por científicos para borrar memorias. ‘Apagaban’ el gen neuroplastina, importante en la plasticidad cerebral. Su estudio apareció en Biological Psychiatry.

Entrenaron ratones mediante aprendizaje asociativo. Cuando se desactivaba el gen, no lograban recordar la tarea que habían aprendido, no guardaban la información.

Uno de los primeros estudios lo hicieron científicos del Instituto Scripps, que publicaron en Biological Psychiatry el bloqueo del motor molecular miosina II en ratones, en un experimento tendiente a omitir la adicción a una sustancia, en este caso a las metanfetaminas. A pesar del bloqueo, el resto de recuerdos de los ratones quedó intacto.

No para olvidar, sino para recuperar recuerdos perdidos, científicos de la Universidad de California trabajaron con caracoles Aplysia y demostraron que es posible. Esto sería una ayuda en pacientes en etapas iniciales de alzheimer. El avance lo publicaron en eLife y se basó en la regeneración de conexiones de la sinapsis que se habían perdido.

· Se requerirán estudios con modelos preclínicos para comprender mejor cómo se producen las proteínas PKM y se localizan en la sinapsis antes de saber qué drogas pueden debilitar esas memorias no asociativas.

· Como los recuerdos pueden cambiar tras su recolección, un terapeuta podría ayudar a reescribir una memoria no asociativa mediante una droga inhibidora.

· Una de las inquietudes que han expresado expertos acerca de la manipulación de los recuerdos se relaciona con actividades ilegales o criminales.


Powered by