internacional | Publicado el

Aumenta cifra de muertos por atentado contra evacuados en Siria


FOTO EFE

La Defensa Civil Siria aseguró este sábado que ha recuperado más de 100 cadáveres del lugar donde se produjo una explosión de un carro bomba a las afueras de la ciudad de Alepo, en el que se encontraban unos 5.000 evacuados de los pueblos chiíes de Fua y Kefraya.

En su página oficial de Facebook, los también llamados “cascos blancos” dijeron que también están prestando asistencia a más de 50 heridos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) cifró anteriormente en 43 los muertos por el estallido de un carro bomba en la zona de Al Rashidín, donde las víctimas estaban esperando desde el viernes para ser trasladadas a su destino final, en el marco de un acuerdo de evacuación entre el Gobierno sirio y la oposición.

Imágenes de los momentos posteriores a la explosión muestran los vehículos carbonizados y numerosos cadáveres esparcidos en los alrededores de los mismos, así como sobresaliendo de las ventanillas de los autobuses, que estallaron con la deflagración.

FOTO EFE
FOTO EFE

La agencia de noticias oficial siria, SANA, informó de que decenas de civiles fallecieron y resultaron heridos, y destacó que la mayoría de las víctimas son niños y mujeres.

Según el corresponsal de la agencia en Alepo, el coche bomba ingresó en la zona con el pretexto de entregar ayuda humanitaria.

Los habitantes de Fua y Kefraya, así como otro grupo de más de 2.000 procedente de la población bajo control rebelde de Madaya, fueron evacuados en virtud de un acuerdo alcanzado en marzo entre el grupo chií libanés Hizbulá e Irán, aliados de Damasco, y la facción siria Ejército de la Conquista, auspiciado por Catar.

Por el momento, ningún grupo ha reivindicado el ataque, cuyo objetivo parecen ser los evacuados chiíes, pero también podrían haber sido los insurgentes que los custodiaban en Al Rashidín.

El grupo Liberación del Levante (exfilial siria de Al Qaeda) difundió a través de su cuenta de Telegram información y fotografías de la explosión, y responsabilizó de la misma al grupo chií Hizbulá.

Según un breve comunicado, el coche bomba estaba cargado con metralla y explosivos, y fue detonado “de forma deliberada” por un miembro de la milicia libanesa, que huyó del lugar rápidamente.

Asimismo, añadió que la mayor parte de las víctimas son “revolucionarios”, en referencia a los combatientes insurgentes, y trabajadores de organizaciones humanitarias.

Ni el Observatorio ni otras fuentes han confirmado esta información. Poco después de la explosión, el proceso de evacuación pudo reanudarse, precisó el OSDH.

“Autobuses transportando a personas evacuadas de cuatro ciudades sirias retomaron su camino hacia sus destinos finales”, declaró a AFP el directo de la oenegé, Rami Abdel Rahman.

El responsable precisó que cinco autobuses que transportaban a personas de las ciudades rebeldes de Madaya y Zabadani salieron de la zona de Ramusa, cerca de Alepo, donde estaban bloqueadas bajo control del régimen. Otros cinco vehículos con personas de Fua y Kafraya, bloqueados por los rebeldes en Rashidin, también partieron para sus destinos.

Las 5.000 personas -civiles y combatientes- de Fua y Kafraya deben ser reinstaladas cerca de Damasco y Lataquia, bastiones del régimen. Las cerca de 2.200 personas de Madaya y Zabadani serán trasladadas a la provincia rebelde de Idlib.

De acuerdo con el OSDH y una fuente rebelde, el bloqueo se produjo debido a un desacuerdo sobre el número de combatientes armados prorrégimen evacuados de Fua y Kafraya.

Estas evacuaciones son muy dolorosas para los habitantes.

“Es horrible ser desarraigado de esta manera, ir a vivir a un lugar que no es el nuestro”, afirmó a AFP Jama Nayef, un veterinario de Fua, después de salir de su localidad.

Avance contra Estado Islámico

El sábado, combatientes apoyados por Estados Unidos marcaron un importante avance en su lucha contra el Estado Islámico (EI) llegando a las puertas de Tabqa, ciudad del norte de Siria controlada por los yihadistas.

Tabqa es un obstáculo clave en la ruta hacia Raqa, capital autoproclamada del EI en Siria y verdadero objetivo de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) - alianza de combatientes kurdos y árabes - apoyadas por Washington.

Las FDS “están ahora a un centenar de metros de Tabqa”, ciudad cercana de la mayor presa de Siria, situada en el Éufrates, indicó a la AFP el director del OSDH.

“Hay violentos combates en los alrededores de las dos periferias (...), el EI intenta contraatacar”, precisó Abdel Rahman.


Powered by