internacional | Publicado el 9 de August de 2018

Atacan con misil un bus donde se transportaban niños en Yemen

FOTO AFP

AFP

La coalición dirigida por Arabia Saudita en Yemen calificó este jueves de “operación militar legítima” el ataque en el norte del país que, según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), causó decenas de víctimas, entre ellas niños.

“El ataque que se registró hoy en la provincia de Saada es una operación militar legítima contra elementos que (...) dispararon un misil hacia la ciudad (saudita) de Jizan, causando un muerto y heridos entre los civiles” el miércoles, señaló en un comunicado.

La coalición apoya en Yemen a las fuerzas del gobierno reconocido internacionalmente que luchan contra los rebeldes hutíes.

El miércoles anunció que la defensa antiaérea saudita interceptó en el sur del reino un misil disparado por rebeldes hutíes que mató a un yemení e hirió a otras 11 personas.

Según el CICR, el ataque del jueves en Yemen fue contra un autobús que transportaba niños en un mercado de Dahyan, en el norte de la provincia de Saada, una zona controlada por hutíes.

La organización afirmó que dejó “decenas de muertos y heridos”, sin dar precisiones.

La cadena de televisión de los rebeldes Al Masirah afirmó que 39 personas murieron y 51 resultaron heridas, “en su mayoría niños”.

Para la coalición, “esta operación se llevó a cabo en el respeto del derecho humanitario internacional”. Subrayó su intención de “tomar todas las medidas para hacer frente a los actos criminales de las milicias terroristas de los hutíes sometidos a Irán”, acusando a los rebeldes de alistar a niños.

Los rebeldes hutíes, pertenecientes a la minoría zaidí chiita, están respaldados por Irán que niega sin embargo proporcionarles apoyo militar.

La coalición fue acusada en varias ocasiones de errores que costaron la vida a cientos de civiles. Aunque ha admitido su responsabilidad en algunos ataques, suele acusar a los hutíes de mezclarse con los civiles o de utilizarlos como escudos humanos.

La guerra en Yemen ha causado más de 10.000 muertos desde la intervención de la coalición en marzo de 2015 y ha provocado “la peor crisis humanitaria” en el mundo, según la ONU.

Otras Noticias