antioquia | Publicado el

Así se desarrolla la educación inclusiva de Medellín


Los niños, adolescentes y jóvenes con discapacidad física reciben atención personalizada para ayudar a mejorar sus procesos y técnicas de aprendizaje. FOTO cortesía secretaría de educación

En los colegios de Medellín están matriculadas 14.147 niños, adolescentes y jóvenes con algún tipo de discapacidad, de los cuales, 12.672 están en las instituciones educativas oficiales y de cobertura contratada. En 2012, esta cobertura solo alcanzaba para 6.534 personas.

Igualmente, hace cinco años, solo estaban escolarizados 3.767 individuos pertenecientes a grupos poblacionales diferentes a los discapacitados; otros miles quedaban por fuera de los programas y estrategias por falta de recursos y el talento humano que se requiere para brindar la atención especial que necesitan.

Hoy, el panorama en la capital antioqueña es diferente. Más del doble, 8.446 niños, adolescentes y jóvenes, de estos grupos, son educados mediante estrategias inclusivas de la secretaría de Educación.

Para brindar una atención especializada y facilitar el trabajo, el equipo de educación inclusiva del Municipio dividió en nueve poblaciones diversas (en situación de discapacidad, capacidades y talentos excepcionales, en condición de enfermedad, etnias, iletrados, extraedad, menor infractor, reintegrados y habitantes de calle) la demanda de atención educativa; cada una con un enfoque diferencial.

La secretaría de Educación de Medellín tiene a varios docentes y especialistas encargados de crear nodos —grupos interinstitucionales— para impulsar la articulación intersectorial y así apoyar las labores de educación inclusiva y garantizar, a lo largo del tiempo, la prestación de todos los servicios educativos.

El objetivo, antes de finalizar el cuatrienio, es haber conformado hasta 20 nodos, para poder consolidar y fortalecer este sistema de atención especial en Medellín y lograr un cobertura total en todos los grupos poblacionales.

Ejemplos

La inclusión va más allá de las necesidades de los estudiantes que pertenecen a poblaciones vulnerables o que tengan discapacidad física o cognitiva.

“Hemos detectado, en nuestros colegios y jornadas complementarias, niños y jóvenes con talentos excepcionales que, muchas veces, al no ser atendidos o encaminados como debe ser, pierden el interés, no ponen atención y se vuelven indisciplinados. Para explotar sus talentos cognitivos como debe ser, nosotros los tenemos georeferenciados por colegio, reciben una atención especial de los docentes y vamos a crear un programa para promover sus capacidades, ya sea en arte, ciencias, liderazgo, etc; y así tener un capital social positivo para Medellín”, comentó Luis Guillermo Patiño, secretario de Educación de Medellín.

Sin duda, los niños que sufren alguna discapacidad física que les impide desplazarse a las instituciones educativas, son la población que más requiere de los recursos y el talento humano de la entidad.

“Con ellos tenemos una estrategia que consiste en ir hasta sus casas con los profesores, materiales pedagógico y herramientas tecnológicas para que puedan recibir su educación. Lo mejor de este sistema, es que la familia se matricula con el niño para acompañarlo. Lo mejor es que hemos logrado ampliar la cobertura los niveles. Antes solo podían cursar hasta quinto de primaria, ahora les vamos a garantizar que puedan terminar su bachillerato”, manifiesta Patiño.

Para la población en condición de enfermedad, con diagnósticos de mediana y alta complejidad que dejan a los niños por meses en sus casas o en hospitales, y que eran olvidados por el sistema escolar, se firmó un convenio con las cajas de compensación familiar, hospitales y fundaciones, para tener aulas hospitalarias y acompañar al niño en su pénsum escolar, para que cuando se mejoren, puedan regresar a sus colegios estando al día en la mayoría de las materias.

117

sedes educativas de Medellín tienen equipos de la Unidad de Atención Integral.

Garantizar el derecho fundamental de acceso a la educación para estas nueve poblaciones, es el principal objetivo del programa de educación inclusiva de la Alcaldía de Medellín.

Contexto de la Noticia

Image
Hárrison León Jaramillo
Estudiante de la I.E. Miraflores
Hárrison tiene 18 años y cursa noveno. Aunque sufre de hidrocefalia, las consecuencias de este trastorno ya no son un impedimento para adelantar sus estudios. Su madre, Alba Luz, cree que este programa ha servido para resaltar las capacidades de Hárrison. La atención especial que recibe de los docentes es integrada a los procesos normales del colegio, esto lo hace sentir que encaja con sus otros compañeros.

Powered by