Los diálogos de El Caguán no trajeron consigo un cese al fuego de las Farc, situación que siempre fue criticada. FOTO ARCHIVO
Conflicto armado | Publicado el

Un pulso entre la justicia y la paz

Compartir    Twittear    Google+
         

Para llegar a la paz se necesita un desarme total y la desvinculación con las rentas ilegales.
Si los acercamientos con las Farc resultan exitosos y se logran puntos de consenso entre las partes, venciendo la desaprobación que estas proximidades han traído en algunos sectores políticos, el presidente Santos lograría ser recordado como el mandatario que logró que esta guerrilla depusiera las armas.

Desde que empezó su Gobierno con unas líneas claras de apertura liberal, alejado de las políticas conservadoras de su antecesor Álvaro Uribe Vélez , el primer mandatario ha estado abriendo sendas para llegar al fin del conflicto.

Con la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que está lejos de ser una reforma agraria, Santos tendió un puente y casi que un reconocimiento a sectores de izquierda y académicos que han señalado el inicio del conflicto colombiano en el campo, en una lucha de tierras.

Finalmente, el Marco Legal para la Paz terminó siendo el vehículo para llegar a sentarse con la guerrilla y darle condiciones en una sistema de justicia transicional que traiga garantías para una eventual desmovilización.

Así, el Gobierno llega al momento crucial, después de un hermetismo de meses ante los rumores; ahora es cuando empieza el pulso por la negociación y encontrar quiebres que no devuelvan a los subversivos a la selva; pero también, hay que hallar mecanismos que no dejen a la justicia y a la reparación mal paradas.

León Valencia , desmovilizado del Eln y director de la Corporación Nuevo Arco iris; Antonio Navarro Wolff , desmovilizado del M-19 y exgobernador de Nariño; Rafael Nieto , exviceministro de Justicia, y Víctor G. Ricardo, exalto Comisionado para la Paz en el Gobierno de Andrés Pastrana, expresan sus impresiones sobre este nuevo acercamiento con las Farc y lo que no puede faltar en una mesa de diálogo.
"NO PUEDE DEJAR DE HACERSE UNA POLÍTICA DE SUSTITUCIÓN DE CULTIVOS": NAVARRO WOLFF

¿Qué parecidos existen de este proceso de paz que comienza y el que tuvo el M-19?
"Cada proceso de paz es distinto. No se puede intentar calcar, pero hay unas cosas que son muy generales. Lo primero es que la razón fundamental que llevó al M-19 a firmar la paz fue que entendimos que no podíamos ganar el conflicto armado, que era un conflicto armado sin victoria y sin derrota. Esa es una condición necesaria para un diálogo de paz.

Un proceso de paz debe tener dos elementos: primero el desarme y la desmovilzación total del grupo guerrillero y dos, la participación política de los desmovilzados.

Creo que en el actual proceso de paz un indicador es la voluntad de las Farc en disminuir la confrontación, aún sin acuerdos de cese al fuego".

¿En su momento cómo tomaron el asesinato de Carlos Pizarro?
"El asesinato fue una decisión terrible. Él y yo hicimos un acuerdo: que si a alguno de los dos lo mataban, el otro se devolvía para la montaña. A Carlos no lo mataron por ser guerrillero sino que era un plan del cartel de Medellín para desestabilizar. Entonces, decidimos que eso era suficiente hasta el momento, además del apoyo del pueblo por la paz, para continuar, incluso para incumplir la promesa que le hice. Y ahora vemos que fue una decisión muy acertada".

¿Los procesos de paz siempre tienen enemigos?
"En la historia de Colombia al que firma la paz lo matan. Para nosotros estaba claro que el asesinato de Carlos Pizarro no era un crimen de Estado. Hay que tener algo claro, la idea de que en una mesa de negociación de paz se podrán negociar muchos temas es una ilusión; se pueden negociar pocas cosas. No se puede tener una agenda demasiado extensa y compleja, hay que ir a lo sustancial, que puede ser la desmovilzación y el desarme, la participación en política y dos o tres puntos más y ya, no hay que hacerse ilusiones con eso".

¿Hay esperanzas reales de llegar a la paz?
"Hay que tener un optimismo moderado. Las condiciones objetivas son: la imposibilidad de la victoria de las Farc están dadas. Hoy podría haber una posición equivocada de los que dicen que hay que acabar con la guerrilla, porque la guerrilla no es derrotable en 10 años. La guerrilla, y lo digo yo que vengo de la Gobernación de Nariño, no está derrotada, aunque no tiene posibilidad de victoria, pero no es posible una derrota y creo que algunos como el doctor Álvaro Uribe Vélez están tomando esa posición equivocada, están extrapolando unos resultados positivos de la política de seguridad. Vale la pena intentar la negociación".

¿Qué no se puede dejar de negociar?
"Verdad, justicia y reparación. No puede dejar de hacerse una política de sustitución de cultivos seria, porque el problema será que desmovilizamos a las Farc y esas zonas siguen ahí y van a surgir otros grupos que ocupen ese espacio, esto que digo es indispensable hacerlo. Las Farc van a insistir en los temas rurales, porque desde siempre han sido una guerrilla del campo, así que tenemos que estar seguros de que esos temas van a aparecer".

¿Qué fue crucial para llegar a estos diálogos?
"No tengo ni idea".


"EN LOS DOS LADOS HAY GENTE QUE NO ESTÁ DE ACUERDO CON LA NEGOCIACIÓN": LEÓN VALENCIA

¿Qué recuerda de la desmovilización de la Corriente de Renovación Socialista?
"Recuerdo los pactos de la Constitución del 91 que fueron pactos políticos y eso fue un momento especial para el país. Como hoy, también había una apertura económica. Todo se parece mucho a este momento. Ahora tenemos tratados internacionales de comercio y es un momento de reformas importantes, esto lleva a la búsqueda de un acuerdo de paz. La violencia también llegó a un punto muy alto, así como la confrontación militar. Los momentos se parecen de alguna manera".

¿Qué fue lo más difícil?
"Para el grupo, lo más difícil es la dejación de armas. La dificultad más grande dentro del Estado es el respeto a la vida y a los acuerdos y que en la sociedad colombiana hay sectores que no quieren la paz, que normalmente agreden a la gente. A nosotros nos mataron dos negociadores. Respetar los partidos que surgen de ahí. Hay que acoger a los reinsertados, y eso es muy difícil, sobre todo porque hay muchos dolores y muchas venganzas".

¿Qué errores se cometieron?
"No darle garantías políticas y de protección a la gente que se viene. Lo otro es la zona donde ocurre el conflicto, es necesario atacar esas debilidades, que los campesinos que tienen sembradíos cocaleros no tienen otra posibilidad de trabajo, entonces hay que hacer cambios para que esas personas tengan posibilidades distintas y así acabar la guerra".

¿Hay esperanzas de paz?
"Creo que sí, porque la guerrilla ha fracasado en sus fines militares y el Estado no es capaz de acabar con la guerrilla por la vía militar. Lo otro es que hay un ambiente para todos los temas de negociación. Pero, hay gente en los dos lados que no están de acuerdo con la negociación".

¿Cuáles frentes de las Farc no estarían de acuerdo?
"(Iván) 'Márquez' tiene una posición más dura, 'Joaquín Gómez' también es reticente. Más decididos deben estar 'Timochenko', 'el Médico' y 'Catatumbo'. Hay reticencias y diferencias más duras. La razón es que hay bloques que fueron más golpeados con la política de seguridad democrática".

¿Qué no se puede negociar?
"Las Farc no quieren un sometimiento a la justicia, ellos buscan una negociación política. Creo que el Estado debe exigir dejación completa de las armas. No pueden pretender tener participación política y tener las armas, como pasó con la Unión Patriótica y las Farc en los años ochenta".


"SERÁ DIFICIL ROMPER VINCULOS DE LA GUERRILLA CON LAS RENTAS ILEGALES": RAFAEL NIETO

¿Qué similitudes pueden existir entre estos diálogos y anteriores desmovilizaciones?
"Pocas. Ninguna de esas desmovilizaciones tuvo verdad, justicia y reparación y fueron desmovilizaciones con una amplísima impunidad. Las circunstancias del Derecho Internacional Humanitario (DIH) obligan a que las reglas en esta negociación sean diferentes. Aún en el marco de la justicia transicional. Así haya favorabilidad penal para los guerrilleros, se necesita algo de verdad, reparación y alguna forma de justicia".

¿Qué será lo más difícil?
"Que los jefes guerrilleros acepten medidas privativas de la libertad y romper el vínculo entre la guerrilla y las rentas ilegales, fundamentalmente el narcotráfico".

¿Qué se puede aprender del pasado?
"Que los procesos no salen sin verdad, justicia y reparación. Hay que establecer mecanismos eficientes de reinserción social a los desmovilizados. Es indispensable crear mecanismos para romper el vínculo entre los ilegales y las rentas ilícitas, porque si no se crean unos fenómenos de violencia".

¿Cómo las bacrim?
"Sí, como las bacrim".

¿Tenemos esperanzas de llegar a la paz?
"Soy un poco escéptico porque las condiciones no están dadas".

¿Cuáles condiciones entonces se necesitan?
"Es indispensable que las Farc pierdan el apoyo estratégico que reciben del pueblo venezolano. Golpear de manera más fuerte la estructura guerrillera, se necesita una guerrilla más débil sobre todo en fuente de financiación. La tercera es una condición muy importante, Pastrana llegó al poder con un discurso de paz y por eso lo eligieron; lo que es completamente distinto a lo que le pasó a Santos, eso hace que no sea posible para el Gobierno tener un consenso al rededor de su propuesta de una búsqueda de diálogos".

¿Qué fue crucial para este acercamiento?
"Creo que la guerrilla siempre ha estado dispuesta al diálogo porque eso la legitima. El diálogo le da una fuerza política. El hecho de que el Estado se aproxime a ella le da legitimidad porque la guerrilla sabe que puede obtener ventajas en los diálogos, me parece, por tanto, que la guerrilla intentará hacer eso en esta negociación. Ahora, si nos preguntamos por qué el Gobierno lo busca, podemos decir que hay un afán del Presidente por pasar a la historia".


"NO SE DEBEN CAMBIAR LAS PERSONAS QUE HAN EMPEZADO UN DIÁLOGO": VÍCTOR G. RICARDO

¿Qué se necesita para que estos diálogos den verdaderos frutos?
"Lo primero es que las Fuerzas Armadas entiendan que si bien se busca una solución negociada, eso no significa que ellos dejen de operar y ser eficientes. El Gobierno debe abrir canales de participación ciudadana con una sola dirección y un solo liderazgo. La sociedad civil debe entrar, pero será por el canal del Gobierno. Hay que hacer conciencia nacional de que la solución política del conflicto no se puede hacer a cualquier costo pero hay un costo. Se necesita cultura de paz, porque llevamos 50 años educando una cultura de violencia. Manejar el proceso con reserva y discreción, pero comunicar los acuerdos".

¿Cómo se vivían en el Gobierno los desplantes de las Farc en El Caguán?
"El problema es hacer unas negociaciones de paz sin un cese al fuego, lo que debe ser prioridad; el país durante un tiempo lo admite pero al poco tiempo lo deja de entender. En El Caguán, por ejemplo, había una zona de diálogos, pero en las otras zonas del país había ataques de la guerrilla, eso fue un error. Son muy importantes el cese al fuego y los hechos de paz".

¿Qué se puede aprender de esa experiencia?
"No se deben cambiar las personas que han empezado un diálogo, una proximidad. Todo eso es un proceso de confianza".

¿Qué cree que no sea negociable en este proceso?
"El sistema económico de propiedad privada, la unidad nacional, la democracia, el ejercicio de la justicia, el concepto de libertad. Y los jefes guerrilleros no estarán dispuestos a negociar que no haya una reforma agraria, que es algo que se viene dando con este Gobierno, además, no van a admitir la rendición sin una solución política, pretenderán el ejercicio del derecho político".

¿Hay esperanzas reales de paz?
"Yo estoy relativamente optimista. Porque la paz no se hace de un día para otro, porque es difícil crear conciencia en el país de que se necesita una solución negociada para salir del conflicto. Me hace estar relativamente optimista que las condiciones de hoy favorecen mucho el diálogo, tenemos unas Fuerzas Militares especializadas, profesionales, que han ocasionado una herida militar y moral a las Farc. Hoy en día el país fiscalmente está bien, la comunidad internacional entiende lo que pasa acá".

¿Qué nos trajo hasta estos diálogos?
"Fueron importantes las nuevas condiciones políticas y económicas del país y el ejercicio de unas F.M. profesionalizadas".

1 de 38 artículos | Siguiente »