Internacional | Publicado el

Una mina de oro salvaría a los haitianos de sus males

Compartir    Twittear    Google+
         

No todo es desgracia en el país caribeño, bajo su suelo hay una mina de oro que sería paliativo para sus males.
Un viento más fresco sopló esta semana para cerca de medio millón de haitianos que aún habita los campamentos que fueron adecuados para los damnificados del terremoto que sacudió la isla en 2010.

Y es que compañías como la canadiense Majescor Resources anunciaron el hallazgo, en una zona montañosa en el noroeste del país, de yacimientos de oro, plata y cobre de los que se podrían extraer minerales por valor de 20.000 millones de dólares. Un dinero que ayudaría a recuperar el tejido social y la infraestructura del país.

Una buena noticia para una nación cuya tasa de desempleo supera el 70 por ciento y más de la mitad de la población vive con menos de un dólar al día, de acuerdo con distintos registros sobre la pobreza en la isla.

El hallazgo llenó a muchos haitianos de esperanza, incluido al director de la oficina de minas de Haití, Dieuseul Anglade , quien ve en el futuro una posibilidad de ver en su país una red moderna de carreteras y un sistema educativo con escuelas bien dotadas.

"Si las compañías mineras son honestas y Haití tiene un buen gobierno, esta podría ser una forma de sacar el país adelante", dijo a la agencia Ap.

Sin embargo, y a pesar de que compañías haitiana como Somine S.A. poseen los derechos sobre gran parte de la tierra en la que se hallan los yacimientos, en el cinturón de minerales que atraviesa el norte de Haití, las empresas norteamericanas ya se soban las manos en espera de utilidades.

El presidente de la multinacional Eurasian Minerals, David Cole manifestó hace poco en un programa radial que su empresa tiene permiso para explotar cerca de 1.100 millas cuadrados de yacimientos.

Por su parte, el geólogo e inversionista Michael S. Fulp publicó en su sitio MercenaryGeologist.com que "es obvio que existe un riesgo geopolítico sustancial en Haiti, pero la geología allí es condenadamente buena".

En un reciente artículo, el diario ingles The Guardian comenta que hoy hay un ambiente propicio para los inversionistas, reforzado por un Gobierno que invita a las compañías extranjeras a invertir en la explotación minera y la protección que brindan cerca de 10.000 efectivos de Naciones Unidas en el país. Lo otro, el valor de la onza de oro se ha sostenido por poco más de un año en $1.500 dólares.

Nueva legislación
El primer ministro haitiano Laurent Lamothe aseguró a Ap que su Gobierno está redactando una nueva legislación minera que espera sea aprobada pronto para garantizar que el país obtenga más beneficios de sus minerales.

Para el jefe de investigaciones de Bulltick Capital Markets, el economista Alberto Bernal , los beneficios que la isla obtenga de esta aventura económica dependen del enfoque que se le de a la nueva legislación.

"Pueden permitir que las empresas saquen el dinero obtenido por la explotación o exigir que la mayoría de la producción se quede en el país. Pero, en el último caso no lograrán una inversión extranjera amplia", dijo a este diario.
Cronología
SEDUCCIÓN TARDÍA DEL ORO HAITIANO
- La última vez que se extrajo oro en Haití fue en el siglo XVI, luego de que Cristóbal Colón encalló con la Santa María en un arrecife. Los españoles usaron esclavos arahuacos para extraer el metal.

- Durante esa década los geólogos de Naciones Unidas hallaron numerosos yacimientos de oro y cobre, pero los inversionistas extranjeros no quisieron arriesgar su dinero en un país con altos niveles de corrupción.

- El terremoto que sacudió Haití, el 12 de enero de ese año, despertó las ansias de dinero de varias multinacionales, que vieron una oportunidad real de inversión y buscaron los permisos de exploración y explotación.

1 de 29 artículos | Siguiente »