Publicado el

Objetividad en un editorial

Compartir    Twittear    Google+
         
La opinión editorial es lo que piensa el periódico sobre un tema, problema o persona. En la opinión no hay, no puede haber, objetividad. Todo lo contrario: la opinión es pura subjetividad. En EL COLOMBIANO la opinión se expresa en el Editorial, en los Ecos y en Lo que faltaba. Estos salen todos los días y todos tan tranquilos, pero en época electoral brota la hipersusceptibilidad.
Nos extraña que haya personas que critiquen el hecho de que el periódico tome una posición editorial frente a las elecciones y haya dicho con claridad cuáles candidatos le gustan y cuáles no. Podrían criticarnos si en las páginas informativas hubiésemos vetado a algún candidato, cosa que no hacemos. Todo medio de comunicación tiene o debe tener unas páginas o espacios dedicados a la información y otras páginas o espacios dedicados a la opinión.



La información debe buscar la objetividad, poner todas las caras de la moneda a las que pueda tener acceso y tratar de re-crear, en el sentido de intentar rehacer los hechos del modo más cercano a como sucedieron. En esto somos tan cuidadosos que hasta publicamos opiniones en contra nuestra, como lo hicimos ayer con unas respuestas del candidato Luis Pérez. Respetamos el concepto en que nos tiene. Es su derecho.



La opinión editorial es lo que piensa el periódico sobre un tema, problema o persona. La opinión, que se define como apreciación, concepto, criterio, juicio, parecer. En ella no hay, no puede haber, objetividad. Todo lo contrario: la opinión es pura subjetividad. En EL COLOMBIANO la opinión se expresa en el Editorial y en las columnas Ecos y Lo que faltaba. Son tres espacios en los que los lectores pueden saber qué valoración hace el periódico sobre una situación específica. A muchas personas les gusta saber la opinión del periódico. Así tienen claridad. Esas personas pueden compartir nuestra apreciación o no compartirla, pero, de todos modos, saben a qué atenerse.



Hay medios que se dicen imparciales, puramente informativos, pero mantienen una carga editorializante que se percibe, aunque dichos medios no la hacen clara. Esto es reprobable, desde nuestra óptica. Creemos que hay que diferenciar las secciones informativas de aquellas dedicadas a la opinión. Esta, a su vez, incluye las opiniones de los columnistas, que pueden coincidir o no con las del periódico.



En EL COLOMBIANO publicamos puntos de vista distintos que provienen de personas con ideologías diferentes, las que respetamos, en búsqueda de un pluralismo que enriquece a las personas y la democracia. Todos los días EL COLOMBIANO publica sus opiniones y generalmente nuestras audiencias las leen y deciden si están de acuerdo o no. Aceptan, pues, que el diario tenga su posición.



Pero en época electoral, las audiencias y, sobre todo, los políticos, son especialmente susceptibles porque están polarizados. Entonces reclaman, si la opinión del periódico no coincide con la de su grupo. Es su derecho en una democracia. Ojalá, sí, lo hicieran con altura, esa que tanto falta por estos tiempos.



En estas elecciones queremos seguir siendo claros. Nos gustan dos candidatos a la Gobernación: Carlos Mario Estrada y Sergio Fajardo. No nos gusta Álvaro Vásquez, por situaciones que hemos documentado en estas páginas y que podrían estar en investigación formal.



En cuanto a la Alcaldía de Medellín, creemos que Federico Gutiérrez será alcalde en el futuro, no ahora. No nos gusta Luis Pérez. Él ya fue alcalde y tuvo grandes desaciertos. Creemos en Aníbal Gaviria, nos gustó su gestión como gobernador y tiene todas las cualidades para ser un honesto y buen alcalde. Es nuestra opinión editorial.

1 de 46 artículos | Siguiente »