antioquia | Publicado el

Por primera vez, un colombiano fue extraditado por tráfico de migrantes


Migrantes en la travesía por la selva entre Turbo y Panamá. FOTO ALEJANDRA MUENTES

El colombiano Carlos Emilio Ibargüen Palacios, acusado de la muerte de dos inmigrantes cubanos, fue extraditado este miércoles a Estados Unidos donde enfrenta cuatro cargos relacionados con tráfico de indocumentados.

Ibargüen Palacios, de 26 años, está acusado en EE.UU. junto con otras tres personas de “conspiración” para alentar e inducir a extranjeros a migrar a EE.UU., así como otros tres cargos por “inducir “ ese delito, según la acusación del Distrito Sur de Florida.

El acusado y otros “co-conspiradores” organizaron y arreglaron el contrabando ilegal de extranjeros indocumentados a Estados Unidos desde noviembre de 2014, precisa la demanda.

Recuerde el reportaje: Migrantes, bomba de tiempo que amenaza a Turbo

Según la Policía Nacional, Ibargüen era el encargado de coordinar y supervisar el transporte, alojamiento y finanzas de la organización en el municipio de Turbo, en el Urabá antioqueño. De acuerdo con las autoridades, esta red criminal habría facilitado la salida del país de más de 2.587 migrantes irregulares, que llegaron a pagar hasta 47.000 dólares por su traslado.

“La ruta empleada hacía tránsito por Guyana, Venezuela, Colombia (Cúcuta- Medellín – Turbo), Panamá, Costa Rica, México y Estados Unidos”, señaló la policía en un comunicado.

Además, la Fuerza Pública informó que estos migrantes también eran usados como correos humanos para transportar la droga de los Urabeños, o Clan del Golfo.

El doble homicidio

La Fiscalía estadounidense señaló que la conducta de Ibargüen “resultó en la muerte de dos personas”.

Ibargüen Palacios y Carreazo Asprilla fueron arrestados en Colombia acusados del asesinato en 2016 de dos inmigrantes cubanos en su camino a Estados Unidos, cargos que ambos negaron.

El cubano Liober Santos Corria, novio de una de las víctimas, Edelvis Martínez Aguilar, relató a las autoridades colombianas que los “coyotes” les cobraron 1.500 dólares a cada uno por pasar la frontera con Panamá.

Señaló que después les exigieron más dinero, pero como no tenían, los despojaron de sus pertenencias, abusaron sexualmente de la joven y posteriormente la asesinaron, mientras que él logró huir. El amigo que los acompañaba también fue asesinado.


Powered by