antioquia | Publicado el

3.646 comparendos por violar el Código de Policía


Esta persona, que ayer hacía una necesidad fisiológica en una calle de Buenos Aires, si hubiera sido sorprendido por la Policía se vería sometido a pagar una multa tipo 4. FOTO Manuel Saldarriaga

En la Casa de la Justicia de El Bosque, en el norte de Medellín, Yuly María Alzate, habitante del nororiente de Medellín, hacía ayer trámites para que le informaran la forma como debería pagar un comparendo que le impusieron, porque el viernes en la tarde, tenía el equipo de sonido de su casa a alto volumen.

Yuly es una de las 3.646 personas en los 10 municipios del Valle de Aburrá a las que les han hecho comparendos por comportamientos contrarios a la convivencia estipulados en el Código Nacional de Policía que desde el 1 de agosto establece sanciones con multas.

La mujer relató que el viernes en la tarde estaba escuchando música y los vecinos llamaron la Policía.

“Cuando llegó una patrullero me dijo que mermara el volumen o me iba a cortar la luz, le respondí que en mi casa puedo hacer lo que me dé la gana. Entonces del agente me recordó que había un código y sacó un talonario y me hizo un comparendo”. Ahí se enteró que su infracción equivale a a 16 salarios mínimos diarios, es decir $393.440.

“Vine a la inspección -siguió contando-, porque no entiendo nada, soy vendedora ambulante y pagar eso no puedo. Aquí en la inspección me dijeron que puedo pagar en 5 días hábiles después del comparendo y me rebajan a la mitad y también me reconocen otro 25 % si hago un curso de convivencia en el Instituto Técnico Metropolitano (ITM)”.

“Cometí un error y lo reconozco, pero me aplicaron una multa altísima que no tengo con qué pagarla”, se lamentó la ciudadana, que dijo ser madre de tres niños.

Medellín con varios casos
El capitán Juan David Palacio, coordinador de Actuación Jurídica de la Región VI de Policía e integrante del grupo que redactó el Código Nacional de Policía, dijo que desde el 1 de febrero pasado, cuando empezó a aplicarse esta norma (tuvo un período de seis meses de comparendos pedagógicos) hasta ayer se habían impuesto, en el Valle de Aburrá, 8.465 comparendos. De ellos, desde el 1 de agosto, cuando empezó la sanción pecuniaria (multa), un total de 3.646 medidas correctivas.

Explicó que, de ellas, 2.972 fueron en Medellín. Le sigue Caldas, con 118 comparendos, Bello, 114; Envigado, 112; La Estrella, 110, Copacabana, 105; Sabaneta, 87; Girardota, 45; Barbosa, 29, y el de menos sanciones fue Itagüí, con 25.

Por comunas, los sectores donde más comparendos se han elaborado en Medellín desde el 1 de agosto al 12 de septiembre han sido:

La Candelaria (centro), con 399; Laureles, 378; Buenos Aires, 294; Aranjuez, 246; Villa Hermosa, 232; 12 de Octubre, 218; Manrique, 212; El Poblado, 204; Belén, 162; El Popular, 161; Castilla, 147; San Javier 146; San Antonio de Prado, 124; Santa Cruz, 76; Aeropuerto Olaya Herrera, 19; Terminal del Norte 15 y Terminal del Sur, 15.

El 45 % de estas sanciones han sido por consumo de licores y sustancias psicoactivas en espacios públicos. Con el 25 % está el porte de alucinógenos, el 10 % por el consumo de licor en establecimientos o eventos sin autorización, 10 % por sacar perros potencialmente peligrosos sin traílla ni bozal. El restante 10 % son casos de irrespeto a la autoridad y ruido.

El secretario de Seguridad y Convivencia de Medellín Andrés Felipe Tobón, dijo que la Alcaldía decidió crear un grupo especial de funcionarios dedicados únicamente para la resolución de los comparendos y hacen las audiencias en forma permanente en la casa de la Justicia de El Bosque, norte de Medellín. Allí hay dos inspectores, pero serán reforzados con tres más.

Estos funcionarios ya han impartido 1.385 órdenes de policía que son la materialización de lo que se desprende de este código. De ellos 1.200 se han acercado a las inspecciones a ver qué tienen que hacer. Los que no comparecen, hasta hoy 185 a los que se les ha vencido el término de un mes que da la ley, se les tramita el comparendo que se convierte en resolución y se registra en el Sistema Nacional de Medidas Correctivas. Un total 733 de los sancionados han participado en los cursos pedagógicos de convivencia para conmutar la multa.

Las otras 1.772 personas sancionadas que no han llegado a la inspección aún están en ese período de tiempo de un mes para presentarse.

Algunas rebajas

El funcionario dijo que Medellín, por ahora, determinó no cobrar económicamente las multas tipo 1, que son 4 salarios mínimos legales diarios vigentes, equivalentes a $98.362, y tipo 2, 8 salarios mínimos ($196.720) a quienes violen el código, pero estos sí deben asistir a los cursos.

Las multas tipo 3, que son 16 salarios mínimos diarios vigentes ($393.440) y tipo 4, de 32 salarios mínimos($786.471), no tiene descuento según la Ley, pero la Alcaldía de Medellín estableció la rebaja del 25 % si asisten a la pedagogía.

Las multas especiales tampoco tienen rebaja y se aplica a quienes ensucian la ciudad con carteles y quienes violan las normas urbanísticas, como construir sin licencia y sin planos, las cuales se cobran de acuerdo con el metro cuadrado implicado y el estrato, y los que organizan eventos sin permiso, no cumplen o se pasan del aforo.

El capitán Palacio explicó que la multa uno, por ejemplo, se aplica a comportamientos como exhibiciones obscenas en vía pública; la tipo 2 a riñas, porte de cuchillos, armas de fogueo, consumo de drogas y licor en espacio publico; tipo 3 ruido y consumir alucinógenos cerca de colegios, y la 4 hacer necesidades en la calle.

Para el ruido en establecimientos públicos la sanción es una medida correctiva, que consiste en la suspensión temporal de la actividad y, si reincide, se aplica el cierre.

El personero de Medellín Guillermo Durán, dijo que el 10 % de las personas sancionadas han expresado inconformidad por el procedimiento, pero han sido por no aceptar todavía que están cometiendo conductas que afectan la convivencia y esto no tiene que ver con exceso de los policías, porque se ha respetado el debido proceso, ya que a estas personas las dejan a disposición de los respectivos inspectores, quienes los escuchan en una audiencia y toman las decisiones.

2

abogados tiene la Defensoría del Pueblo para capacitar a la ciudadanía sobre el código.

El Código Nacional de Policía busca una mejor convivencia y las multas son solo una forma de persuasión para que la gente tenga comportamientos que no violen los derechos de los otros.

Contexto de la Noticia

El constitucionalista Juan Manuel Charry recordó que este código tiene facultades policiales excesivas, como entrar a establecimientos privados a hacer controles y por eso ante la Corte Constitucional hay varias demandas pendientes. Pero también, resaltó, hay que tener en cuenta que en tránsito, las multas altas han generado un efecto positivo, porque los infractores se vuelven más cuidadosos ya que les duele el bolsillo y esto puede pasar con este nuevo código.


Powered by