antioquia | Publicado el

En una noche, 4 conductores de Uber fueron atacados a balín en Medellín


FOTO CORTESÍA

Las noches de fin de semana en Medellín se convirtieron en una pesadilla para los conductores de Uber y Cabify, dos aplicaciones de transporte que aún no están reglamentadas en Colombia y a las que los taxistas se oponen con vehemencia.

Entre las 10:00 p.m. del sábado 7 y las 3:00 a.m. del domingo 8 de octubre, cuatro choferes aseguran haber sido atacados con pistolas de balines en distintos sectores de la ciudad.

El primer caso ocurrió pasadas las diez de la noche en la glorieta de la Aguacatala con avenida Las Vegas, en el sur de la ciudad. El conductor de un Renault Clio que presta sus servicios a Uber sintió dos impactos en la parte trasera del vehículo y en una de las puertas. Según él, los taxistas que lo atacaron cambiaron inmediatamente de rumbo y tomaron la avenida Regional. El vidrio trasero del automóvil quedó destrozado, pero afortunadamente nadie resultó herido.

Lea aquí: La falta de seguridad para conductores y usuarios pone en aprietos a Uber

Casi tres horas después, a la 1:10 de la mañana, Carlos recogió a una pasajera en su Kia Picanto en un lugar cercano a la iglesia de la América, en el occidente de Medellín. El conductor tomó la avenida San Juan con dirección oriente. Cuando llegó al semáforo del cruce con la carrera 65, los dos ocupantes sintieron un impacto en la parte de atrás del vehículo.

“En ese momento volteamos y nos dimos cuenta de que el vidrio estaba totalmente quebrado. Venían aproximadamente tres o cuatro vehículos en la parte de atrás, entonces fue imposible saber de dónde provenía el impacto o quién lo había generado. De todas formas, el servicio continuó hasta que llegué a mi destino y quedé atenta para servir como testigo”, dice la usuaria.

Siga leyendo: Preocupa pelea entre taxistas y conductores de Uber en Medellín

Carlos dejó a la pasajera al frente de la Universidad de Antioquia y se fue para su casa. Una vez se sintió a salvo, el conductor revisó los daños en su Kia Picanto: el vidrio trasero estaba estallado y tenía un hueco en el latón del tamaño de una bala pequeña. Lo más preocupante es que no es la primera vez que lo atacan: en agosto de este año, cuando transitaba por Unicentro, un impacto de balín le reventó el stop del automóvil.

FOTO CORTESÍA
FOTO CORTESÍA

Todo eso se lo contó a Uber cuando reportó el accidente a través de la misma plataforma. Sin embargo, la respuesta de la empresa no fue la que esperaba:

“Gracias por contactarnos y permitirnos conocer este incidente. Entendemos que mantener en perfecto estado tu vehículo es muy importante para ti y que este tipo de accidentes son muy incómodos. Apreciamos tu paciencia y profesionalismo frente a esta situación. Desafortunadamente, este tipo de incidente no aplica para un ajuste de tarifa o reparación. No dudes en contactarnos si tienes algún comentario adicional”.

Recuerde: Pelea de taxistas y supuestos conductores de Uber en Medellín

Carlos llevaba nueve meses trabajando con Uber, pero después de este ataque -y de la respuesta de la empresa- no le quedaron ganas de volver a abrir la aplicación. “Si un pasajero o conductor resulta lastimado, ¿entonces Uber también tampoco responde?”, se pregunta el chofer.

El tercer incidente, que ocurrió a las 2:50 de la madrugada del domingo, dejó más que daños materiales en el vehículo.

FOTO CORTESÍA
FOTO CORTESÍA

Cristian recogió a una pasajera en la avenida Nutibara, en el occidente de Medellín: “de repente siento tres balazos que nos pegan al lado derecho. La pasajera me dice que no pare, que están dañando el carro. Paro cinco cuadras adelante. La usuaria está herida, me dice que le duele mucho la nuca, el cuello. La miro y está chorreando sangre, me dice que la lleve rápido a la casa. Yo en ese momento, asustado, la llevo y no le pregunto más nada”.

Lea aquí: Medellín, decidida a combatir el servicio de Uber

El carro quedó con serios daños materiales y él también resultó lastimado en una mano, pero pudo ser peor: “es muy triste lo que está pasando, porque nos están atacando de una forma muy fea. Si nos tiran un balinazo de frente nos pueden matar, porque si eso rompe un vidrio o una lata, ¿cómo no va a romper la carne y el hueso?”.

FOTO CORTESÍA
FOTO CORTESÍA

Finalmente, a las tres de la mañana del domingo, Juan Fernando fue atacado con una pistola de balines cuando regresaba del barrio Aranjuez. Él sí trabaja con Uber y a veces con Cabify, pero esa noche estaba en un velorio con unos amigos y se ofreció para llevarlos hasta su casa. Al regreso, no iba con ningún pasajero.

“Cuando paré en el semáforo al frente del Parque Norte, ahí fue donde me dispararon. El taxista iba en sentido contrario de la vía, yo tenía los vidrios cerrados, entonces no alcancé a ver la placa”, relata el conductor.

Para Juan Fernando, los taxistas están paranoicos porque “le están tirando a cualquier vehículo. Yo trabajo con Uber o con Cabify, pero ese día no estaba trabajando. Quizás les llamó la atención el hecho de que mi carro tuviera vidrios polarizados”.

Según el conductor, lo más preocupante no son los daños materiales en los vehículos, sino que en cualquier momento puede ocurrir una tragedia mayor: “si ese balín o ese objeto con el que ellos dañan los carros le cae a la lata o al vidrio, también puede lesionar a una persona en la cabeza o quitarle la vista”.

Los cuatro hombres compartieron las fotos y detalles de los ataques en un grupo de Whatsapp de conductores de Uber en Medellín, pero ninguno ha puesto la denuncia en la Fiscalía. Por miedo a represalias mayores, porque no pudieron identificar a los atacantes, porque temen que las aseguradoras no cubran los gastos de los arreglos y porque creen que no vale la pena. De hecho, todos pidieron que no se mencionara su nombre en esta nota y sólo uno está esperando a que sea lunes para poner el caso en manos de la justicia.

Contexto de la Noticia

La multinacional Uber rechazó los hechos de violencia contra sus socios conductores de Medellín y aseguró que para la empresa, la seguridad es una prioridad: “por esta razón, la plataforma cuenta con diferentes funcionalidades para realizar la verificación del usuario por medio de Facebook y adicionalmente, para que tanto usuarios como socios conductores puedan compartir, en tiempo real, los detalles de su viaje”.

Según Uber, esta información, sumada al GPS de la aplicación, les permite contar con “elevados niveles de trazabilidad” y transparencia en todos los viajes intermediados a través de la aplicación.

La empresa de transporte aseguró que atienden de forma inmediata y prioritaria los reportes registrados por sus usuarios y conductores socios, e informó que todos lo vehículos registrados en la aplicación cuentan con una póliza de responsabilidad civil para la protección de pasajeros y terceros en todas las ciudades donde operan.

“Esta cobertura comienza desde el momento en que el usuario aborda el vehículo y hasta cuando desciende del mismo”, precisó la multinacional.

Uber lamentó lo sucedido el fin de semana con sus conductores en Medellín y dijo a las autoridades que están dispuestos a brindar información y a trabajar conjuntamente para dar con el paradero de los presuntos agresores.


Powered by