Antioquia | Publicado el

Patio-taller de Metroplús verá la luz después de 4 años de retraso


La obra permitirá ampliar la plataforma de abordaje, además de establecer espacios para conductores. FOTO MANUEL SALDARRIAGA

La ampliación de la estación cabecera del Metroplús, donde opera uno de los patio-talleres de los buses del sistema, al frente de la Universidad de Medellín, es una de las obras con mayor retraso en la ciudad. La construcción de 687 metros cuadrados comenzó a ejecutarse en 2013 y debía entregarse en 2014. Sin embargo, múltiples obstáculos legales y constructivos dilataron su entrega que, ahora, está prevista para mediados de agosto próximo.

La obra fue adelantada, inicialmente, por el contratista Bernardo Ossa López.

Según Metroplús, Ossa incumplió su labor, logrando solo un avance físico del 75 % y financiero de 48,58 %, motivo que desencadenó demandas entre las dos partes.

Mientras el litigio judicial se resolvía (hoy está en segunda instancia), Metroplús pidió la devolución de recursos a la aseguradora, aduciendo mala ejecución del contratista, para poder así culminar las obras de esta estación.

A la fecha, la empresa ha recuperado $1.500 millones.

El 12 de diciembre de 2017 se firmó un nuevo contrato, por valor de $3.277 millones, con el consorcio Estación Troncal I.R. El plazo de ejecución era de seis meses. Este se amplió dos meses, con fecha de culminación en agosto.

¿En qué va la obra?

Entre las tareas contratadas al nuevo consorcio está la terminación del edificio administrativo, la plataforma de abordaje, la construcción de la torre de inspección del patio-taller (según Metroplús, hubo que demolerla) y de las porterías de buses del sistema. Otras intervenciones son la repavimentación de la calle 29B, la terminación del espacio público, los señaladores en el intercambio de la carrera 86 con calle 28 y la construcción de una bahía para el abordaje de los usuarios.

“Hubo imposición de multas y reclamos a la aseguradora. Se contrató con una nueva empresa en 2017. La obra se ha demorado por el proceso jurídico y la liberación de recursos”, explicó César Hernández, gerente de Metroplús.

El funcionario dijo que el retraso ha dilatado el traslado de la empresa a las nuevas oficinas; además de perjudicar a pasajeros y a conductores, por el menor espacio que tienen disponible en la estación.

Según Hernández, el edificio está culminado en 99 %, y ahora se adelanta la adecuación del espacio público, plataformas y vidrios templados.

La respuesta del contratista

Bernardo Ossa López, contratista al que Metroplús le declaró el incumplimiento de la obra, dijo que el problema durante la ejecución se debió a que “la entidad no entregó los diseños completos. A través de muchos oficios y, de las dos interventorías que estuvieron a cargo del proyecto, solicitamos la solución de casos como diseños de la red contra incendios, diseños eléctricos, hidráulicos y otros que no tenía el proyecto”.

Ossa añadió que la situación se volvió “una bola de nieve” porque “la entidad no reconoció las fallas. Con fundamento en nuestras solicitudes presentamos una reclamación que está en tribunales”.

El ruido, principal reproche

Maritza Montoya Gutiérrez, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Belén Los Alpes, dijo que los vecinos se han quejado desde el comienzo de la obra por el ruido que emiten los buses.

Contó que pese a que desde diciembre pasado han tenido mayor socialización de las nuevas obras, ha habido poca retribución de Metroplús por los años de retraso.

“Tanto tiempo de demora nos perjudicó mucho. Pedimos que nos ayuden con la intervención del parque de Los Alpes, para hacerle adecuaciones culturales, además de una sede comunal, pero nos dijeron que no”, anotó Montoya.

En eso coincidió una vecina del patio-taller y titular de una acción popular contra la obra, que pidió no mencionar su nombre. Apuntó que en 2017 radicó la acción para que un juez ordenara la minimización del ruido y las vibraciones que producen los buses que son a gas. En este momento la demanda está en la práctica de pruebas.

La vecina señaló que desde el comienzo solicitaron el cumplimiento de horarios de operación del sistema y de trabajos de construcción.

“Pedimos infracciones por pitar temprano en la mañana, y estacionar en la vía”, sostuvo. Aseguró que no cree que las obras actuales vayan a ser entregadas en agosto porque aún no se ha construido el muro de insonorización, necesario para que la comunidad no escuche el ruido de los buses. “Eso nos preocupa”, anotó.

El gerente César Hernández respondió que están en proceso de darle solución al apantallamiento antes de que culmine la ejecución del patio-taller. Indicó, además, que el ruido de los buses se resolverá gradualmente con la compra de automotores eléctricos (ver recuadro) que sustituirán a los de gas.

Blindar las obras públicas

Bernardo Alejandro Guerra, concejal que lidera una comisión accidental sobre las obras inconclusas de la ciudad, dijo que es inaudito que aún no se haya entregado la ampliación de la estación. “Hemos detectado un contratista inescrupuloso que incumplió y dejó la obra paralizada por mucho tiempo. Esperamos que después de la reclamación se pueda terminar el proyecto. El retraso impacta los costos operativos del Metroplús”.

El también concejal Jaime Cuartas Ochoa instó a la Administración Municipal a depurar los procesos de contratación, estableciendo listas de negras para los que no cumplen la ejecución de las obras.

También pidió implementar planes de mitigación de los proyectos públicos para disminuir la incomodidad y las afectaciones a los residentes de las zonas de influencia.

147

mil pasajeros es el promedio de movilización de las líneas 1 y 2 de Metroplús cada día.

Contexto de la Noticia

En abril pasado Metroplús estrenó su primer bus articulado eléctrico, con capacidad para 160 pasajeros. El vehículo, fabricado por la empresa china BYD, presta servicio en la Línea 1, entre Aranjuez y Universidad de Medellín. El propósito de la Administración es continuar con la incorporación de este tipo de automotores en la operación. El gerente de Metroplús, César Hernández, dijo que en junio de 2019 llegarán 47 buses eléctricos padrones (para 100 pasajeros), que sustituirán los actuales que son a gas. El costo de la inversión será de $50.000 millones. En noviembre pasado, el Concejo aprobó un acuerdo para que las reposiciones futuras del sistema masivo de transporte sean con automotores eléctricos.


Powered by