antioquia | Publicado el

En el corazón de un gigante energético


Durante la construcción de la presa, las aguas del río Cauca son desviadas por un conjunto de dos túneles que atraviesan la montaña, permitiendo así que los trabajos se lleven a cabo sin riesgos de inundaciones o daños a las estructuras. FOTO Donaldo Zuluaga

Como si se tratara de un regalo de navidad, en diciembre de 2018 la turbina número 4 de Hidroituango se prenderá, generando los primeros 300 megavatios de la hidroeléctrica más grande del país.

Esta obra, que ya alcanza el 80% de su construcción, inició los trabajos en 2010. Se proyecta que en 2021 generará 2400 megavatios, aportando así el 17% de toda la energía de Colombia.

La presa, que tendrá una altura máxima de 225 metros de altura, creará un embalse de 79 kilómetros de largo alimentado por el caudal del río Cauca en ocho municipios de Antioquia. Por esta razón, algunos grupos ambientales como Ríos Vivos han protestado en diferentes oportunidades alegando que el impacto ambiental y social no se compensa con el beneficio económico para la región.

Esta megaobra tiene un valor de 11,4 billones de pesos y es adelantada por la unión de EPM y el Idea (accionistas mayoritarios), empresas que han apostado por la rentabilidad que traerá la producción de la energía de las ocho turbinas tipo Francis que tendrá.

Los municipios de Ituango, Briceño, Toledo, Peque, Buriticá, Sabanalarga, Liborina, Olaya y Santa Fe de Antioquia aportan 3.000 empleados de los 11.000 totales que participan en las diferentes etapas de la obra, además de terrenos para el embalse.

En su interior la central tendrá una casa de maquinas, que consiste en un edificio subterráneo de 49 metros de alto, donde estarán el control de la generación y las turbinas hacia donde se direcciona el agua del río.

En la parte externa, además de la presa, que tendrá la altura casi dos veces del edificio Coltejer, estará el vertedero de cuatro compuertas radiales con capacidad de evacuar 22.600 metros cúbicos de agua por segundo, el equivalente a ocho piscinas olímpicas.

El llenado del embalse comenzará en el segundo semestre de 2018 y puede tardar aproximadamente tres meses, luego de este proceso se iniciará la producción energética.

Las aguas alcanzarán a cubrir el histórico puente de Pescadero que por muchos años conectó a Medellín con Ituango, por lo que la vía cambiará y los vehículos circularán por encima de la presa para llegar a este municipio.

Hidroituango: inicio de actividades

Powered by