antioquia | Publicado el

¿Qué está pasando en el Instituto Jorge Robledo de Medellín?

ElColombiano
El Instituto, ubicado en Carlos E. Restrepo, tiene 980 estudiantes, cancha de fútbol, piscina y un teatro. En la imagen, el rector Federico García Arjona. FOTO Julio César Herrera

No han sido fáciles los últimos meses para las directivas del Jorge Robledo de Medellín. Justo cuando el instituto educativo celebra 69 años de fundación, los cuestionamientos al manejo académico y financiero han llegado por cuenta de cartas y mensajes en redes sociales.

Las acusaciones han sido viralizadas y firmadas, presuntamente, por padres de familia (no hay atribuciones con nombre propio). También ha habido rechazo a los mensajes y se pide claridad ante los rumores.

Van desde supuestos despidos injustificados de profesores hasta cambios en la metodología que ha hecho del colegio uno de los más reconocidos de Colombia, con egresados entre los que se cuentan el expresidente Álvaro Uribe, el exministro de Salud, Alejandro Gaviria, el expresidente del Banco de la República, José Darío Uribe y el cantante Juan Esteban Aristizábal (Juanes).

El rector, Federico García Arjona, protagonista de la transición en la rectoría del Jorge Robledo, al suceder a su padre, Federico García Posada, que murió el 8 de junio pasado, afirma que los principios y el modelo del colegio siguen intactos.

¿Cómo se dio el relevo en el que usted remplaza en la rectoría a su padre?

“El rector anterior (Federico García Posada, padre), estuvo en su segundo periodo desde 1999 al 1 de diciembre del año pasado, cuando renunció (antes había sido rector entre 1989 y 1994). Yo asumo a finales de febrero de este año. Antes hubo un encargo.

Es inevitable que la profundidad de la huella que dejó (García Posada), los altísimos niveles académicos, el óptimo estado financiero del colegio, lleven a que cualquier persona, y con razón, piense dos veces en lo que vendrá con quien lo remplazó.

Mi padre decía: si uno tiene un reloj que funciona bien, no lo abra. Y aquí no lo vamos a abrir, porque corremos el riesgo de que se nos dañe”.

¿Qué cambios propuso?

“Estamos haciendo ajustes indispensables y que se venían trabajando desde antes, por ejemplo, el colegio tiene que formalizarse como bilingüe (el proceso concluye en tres años), ya tiene hasta 30 % de asignaturas en inglés pero tenemos que llegar a 50 % inglés y 50 % español, teniendo en cuenta que la lengua madre es lo que nos hace iguales y competentes. No lo podemos descuidar. Seguiremos fortaleciendo la escuela de música como es hoy la de ballet, que es la joya de la corona del instituto. Para eso vinculamos personal”.

¿Cambió el perfil económico familiar que buscan?

“El colegio sigue siendo para clase media. Quiere formar elites y lo ha logrado a través de su historia. Desde un automovilista como Roberto José Guerrero hasta un presidente del Banco de la República, José Darío Uribe, ministros, alcaldes, y pasando por Andrés Franco, director de la orquesta Sinfónica de Fort Worth, Texas. Ellos se gradúan con la idea de ser parte de las elites, no necesariamente de las económicas, sino de las culturales, intelectuales las que llevan a que un país se desarrolle, promueva el concepto de civismo y bienestar”.

¿A qué atribuye los comentarios contra usted?

“Me atrevo a pensar que una institución como esta que se precia de tener estabilidad laboral y logra que los empleados se jubilen aquí, y que después de lograrlo salgan, ya estando jubilados, porque el Consejo Directivo así lo decide, causa resquemores.

La influencia de un maestro que por más de 40 años trabajó en la institución es fuerte en alumnos y padres. Es un vínculo profundo en el que hay pasión, compromiso, responsabilidad. Esas rupturas generan ruido e incluso preocupaciones, pero obedece al curso normal de una institución. En todas la gente se jubile y se va a casa a descansar.

Lo otro es el hecho de haber una transición de un hombre que estuvo al frente tantos años. Su renuncia sorprendió, fue en un discurso, en la ceremonia de graduación del año pasado. Hubo incertidumbre”.

¿Qué tanto daño ha hecho el ruido, habrá acción legal?

“Recibimos dos anónimos. Uno llegó al Consejo Directivo, una carta desvirtuando el trabajo que hacemos y señalando situaciones que no son ciertas. En otra había inculpaciones directas contra mi. Me inventaron hasta un salario, que ni me gano. Yo soy un rector nuevo que dependo de decisiones del consejo, ejecuto lo que me ordena.

Frente a anónimos no hay nada que decir. ¿Por qué no se sientan conmigo o el Consejo y piden explicaciones? Son fantasmas a los que no podemos responder, no se ven”.

¿Cuál es el mensaje que le da a padres de familia, alumnos y egresados?

“A los padres que se han preocupado por eso los hemos atendido, uno a uno o en grupo, en algunos casos con miembros del Consejo, conversamos y les respondemos hasta la última de las preguntas que tengan. Más que dar tranquilidad, quiero que confíen en el colegio, que pasa por buen momento, financieramente sólido, laboralmente estable y académicamente en un nivel alto.

La administración del colegio es transparente. Académicamente no habrá cambios significativos. Es la misma institución de antes. Luchará por los principios que se han defendido en 70 años”.

Federico García Posada, reconocido educador, dejó la rectoría del Jorge Robledo, y esto generó incertidumbre por el futuro del colegio. Su hijo lo remplazó y afirma que mantiene el legado.

Contexto de la Noticia

Image
Diana Bedoya
Madre de alumnos Jorge Robledo
“El colegio viene mejorando temas que generaban inquietudes, por ejemplo, con respecto a la planta física y apertura de la rectoría a alumnos y padres. El nuevo rector acompañó muchos años a su padre en el colegio. Lo que más nos preocupa es el cambio de algunos profesores y la idoneidad de los que lleguen. Las bases del Jorge Robledo perduran, sigue siendo excelente y a los anónimos no se les puede dar veracidad”.

Powered by