Antioquia | Publicado el

Estos son los 10 puntos con mayor accidentalidad vial en Medellín


La glorieta de la calle San Juan con la Avenida Ferrocarril es la zona con mayor accidentalidad. FOTO ESTEBAN VANEGAS

En los primeros cinco meses de 2018, 524 de los 18.470 incidentes viales que se registraron en Medellín tuvieron algo en común: se presentaron en glorietas.

Estos puntos de alta confluencia vehicular constituyen los sitios de mayor accidentalidad en la ciudad, no solo por la interacción de múltiples actores viales al mismo tiempo, sino por falta de cultura de los conductores.

Según el reporte de la Secretaría de Movilidad de la capital antioqueña, los cruces más peligrosos son las glorietas de la calle San Juan con la Avenida Ferrocarril (Centro), la Minorista (Centro occidente), la de la Terminal del Norte, la de la avenida Guayabal con la calle 10 (suroccidente), la de Altamira, la de la Avenida 80 con la calle Colombia, la de Punto Cero (noroccidente) y la de Monterrey (sur), con el acumulado de 292 choques solo daños y 231 heridos en el mismo periodo.

Humberto Iglesias Gómez, secretario de Movilidad, relacionó como causas del riesgo en las rotondas, la falta de pericia al momento de ingresar o salir de estas y las imprudencias de motociclistas y conductores. Aseguró que vienen realizando campañas con los peatones, principales víctimas en la vía, para que crucen las intersecciones por las cebras o los puentes peatonales.

“El reto es seguir generando cultura ciudadana. Con el equipo de educación vial venimos socializando estrategias de cómo acceder a las glorietas, para evitar incidentes. El carril interior de la glorieta es para realizar el recorrido más largo; mientras que si se toma el exterior, es para tomar la salida más próxima”, detalló.

Aprender a usarlas

Las glorietas, como medida para regular el tránsito en intersecciones, son criticadas por algunos conductores que las ven como generadoras de trancones.

Sin embargo, el experto en movilidad y docente de Salud Pública en la Universidad de Antioquia, Gustavo Cabrera, explicó que el modelo de rotondas o round point (como se les conoce en inglés) sigue siendo válido.

“Para que funcione, la gente tiene que tener introyectado cómo se entra y se sale, y eso no se cumple. Si entro en el carril interno y de un momento a otro me quiero salir en una de las bocas y me cruzo por el del medio y el externo, habrá un incidente”, acotó.

Cabrera, enfatizó en la necesidad de campañas para aprender utilizarlas: “si uno va a hacer un cuarto de giro dentro de una glorieta, se debe entrar por el carril externo, que es el que lo vuelve a sacar. Pero si se van a dar tres cuartos de giro, se debe entrar por carriles intermedios y luego buscar el externo para salir”.

Capacidad desbordada

Víctor Gabriel Valencia Alaix, docente de la Escuela de Ingeniería Civil de la Facultad de Minas de la UN en Medellín, explicó que existen dos tipos de glorietas: las temporizadas que tienen semáforos en su interior y las que regulan el flujo naturalmente, porque tienen afluencias bajas. Añadió que en ambos tipos de infraestructuras se pueden presentar incidentes, con mayor ocurrencia en las segundas.

“Lo que pasa es que en Medellín las glorietas están sobrepasando su capacidad, además de que tienen problemas de diseño porque geométricamente no tienen las características adecuadas de una buena glorieta”, aseguró.

Valencia Alaix detalló que el alto flujo vehicular impide el normal funcionamiento de las rotondas, generado colas a las entradas. La congestión, anotó, lleva a que las decisiones que toman los conductores sean mas apresuradas. “No se aguantan la espera en los accesos y se meten a la brava, generando conflictos viales con mucho riesgo”, explicó el docente.

¿Qué hace la Secretaría?

El secretario Humberto Iglesias acotó que más que intervenciones en infraestructura vial en las glorietas, la “real solución” es la cultura y educación. Por ello, enfatizó, realizan campañas en los lugares con mayor tasa de incidentes, además de visitas a centro comerciales y otros lugares de aglomeración de personas para lograr mayor impacto.

Mario Ramírez Gómez, subsecretario de Seguridad Vial, dijo que se realizan trabajos de pedagogía en inmediaciones de la Plaza Minorista, en los que la convergencia de vehículos, motos, camiones y habitantes de calle son protagonistas en los siniestros.

“Pasamos de tener 26 habitantes de calle fallecidos en este sector, en 2016, a tener 10 en 2017. En lo que va corrido del año llevamos siete” indicó Ramírez.

Otras acciones implementadas son las “Cultas” y “Fotocultas”, con las que premian el comportamiento positivo de los actores de movilidad; “A la rueda ruedo”, un programa de formación de 200 maestros, que transfieren el conocimiento en educación vial a estudiantes oficiales; y la implementación de tachas luminosas en vías para advertir con antelación señales y desvíos.

Según Iglesias, en lo corrido del año se presenta una reducción de 14 muertos en vías con respecto al mismo periodo del año pasado (111 en 2017, contra 97 en 2018); así como una disminución de 1.566 lesionados y 1.567 incidentes menos, en comparación con el mismo periodo de 2017.

Los accidentes, y el número de víctimas en estos, se han reducido en Medellín. Sin embargo, siguen los muertos y, en muchos casos, tienen que ver con la falta de cultura y educación vial.
Puntos de mayor accidentalidad vial en Medellín

Contexto de la Noticia

· En el programa de seguridad vial de la Secretaría de Movilidad de Medellín se invierten este año 6.200 millones de pesos, en las diferentes estrategias aplicadas.

· El Aula Móvil es otra de las campañas, que consiste en llevar a diferentes sitios de la ciudad experiencias vivenciales diseñadas en conjunto con el Parque Explora. El propósito es que los asistentes interactúen con problemas comunes en la vía como la falta de atención o el exceso de velocidad.

· Otras campañas son el “Encarrete”, y la promoción de la movilidad humana como rutas camineras y ciclorrutas.


Powered by