antioquia | Publicado el

“Me piden adobes, y se les olvida que mi propuesta es social y ambiental: Alcalde de Copacabana

ElColombiano
Óscar Restrepo dice que restringirá la construcción de proyectos urbanísticos en zonas verdes. Su meta sembrar 5.000 árboles. FOTO Camilo suárez
ElColombiano.com

Bendecido por Dios, aunque incomprendido. Así se siente Óscar Alberto Restrepo, alcalde de Copacabana, al comentar que la gestión de recursos, que ha realizado para ejecutar proyectos ambientales, sociales y de infraestructura ha sido histórica, pero no valorada por parte de la comunidad.

Considera que sus apuestas por sembrar árboles y poner reglas a canteras, principalmente en la vía Medellín Bogotá, no son tan populares como las intervenciones con cemento, pero saca pecho por su labor de preservar recursos naturales y, dice, las próximas generaciones se lo valorarán.

Sin embargo, su gobierno es uno de los tres peores calificados en la Gran Encuesta Metropolitana, publicada por EL COLOMBIANO el lunes pasado. “Cuestionan lo bueno y lo malo”, sentencia.

Una polémica reciente fue que el municipio apareció en Planeación Nacional perdiendo categorización...

“Cuando el gobierno Santos presentó su Plan de Desarrollo se dijo que se modificaría el artículo 8 de la Ley 617 y en las áreas metropolitanas los municipios que no tengan ingresos corrientes mayores a 50.000 salarios mínimos legales vigentes, así cumplan con el número de población, automáticamente tiene que bajar de categoría. Por eso bajamos, (de segunda a tercera), porque no teníamos los ingresos, para ser de segunda nos faltan $8.000 millones. Responsablemente me siento más cómodo en tercera categoría. La empresa más grande de nosotros es Haceb, porque Imusa se fue y las otras son pequeñas. Por malas ventas le tuvimos que devolver a Haceb $1.200 millones”.

Pero, siempre fueron industriales, ¿acaso ya no?

“Solo tenemos seis empresas grandes, el resto son medianas y comercio, con más de 3.000 negocios. Entre las grandes está Whirlpool, Haceb. Nuestros corredores ya no son tan grandes y el Plan Básico de Ordenamiento (PBOT) tiene restricciones, que están sujetas a validación, para determinar los que son comerciales, industriales”.

¿Por qué no han actualizado ese PBOT?

“En dos administraciones anteriores se ha tratado de llevar a feliz término la revisión definitiva del PBOT. Esto ha sido objeto de críticas, porque no se ha podido materializar y poner a disposición del Concejo esta hoja de ruta, y no es que no haya habido voluntad de los alcaldes, sino que Corantioquia y Área Metropolitana (Amva), que aprueban los planes, han sido la talanquera para la revisión. Han declarado a Copacabana un territorio en zona acuífera. En un mapa que sacaron dicen que está sobre agua, y eso es mentira. La mayor parte es rocosa y montañosa”.

¿Cuándo lo actualizarán?

“Me conseguí recursos con el Departamento Nacional de Planeación ($300 millones) para la nueva revisión en 2017; el Amva me dio $100 millones más, para conseguir profesionales de apoyo: un geólogo y especialista en ordenamiento territorial. Articulé los ensayos que han hecho y determinamos que con $500 millones podíamos concluir la revisión.

Hemos hecho mesas de trabajo con comerciantes, industriales, ambientalistas, finqueros y hoy tenemos ese PBOT en revisión. El actual plan es una colcha de retazos”.

¿Le preocupa la expansión urbanística que viene de Bello hacia su municipio?

“Casi todas las casas viejas de Copacabana se convirtieron en edificios de cuatro pisos, pero hemos sido responsables con la expansión. Sin planeación se adolece de infraestructura deportiva, cultural, espacios de educación. Eso se ve como si fuera desarrollo, pero antes trae condiciones contrarias. Queremos un municipio sostenible, amigable con el medio ambiente. Aquí queremos ver entrar y salir el Sol”.

¿Detener la construcción no le restringiría recursos para invertir?

“No le podemos hacer el quite, pero sí controles. Implementamos la oficina de infracciones urbanísticas y estamos construyendo un plan de construcción segura para que no de cualquier manera se construya. Los proyectos deben pensar en movilidad, ambiente, seguridad”.

¿Cómo va el control a canteras, práctica que ya ha dejado tragedias y dificultades en la Medellín - Bogotá?

“Tuvimos dificultades en octubre de 2016, con un deslizamiento por una intervención irresponsable de una cantera, que así haya tenido permisos en regla, estaba interviniendo irresponsablemente la tierra, socavando al aire libre una ladera de una montaña que estaba pegada de los pelos. Hubo 16 muertos y un problema ambiental. Hoy todavía tenemos ese problema, una montaña que se asomó porque la socavaron de manera irresponsable”.

¿Qué ha hecho al respecto?

“Tuve la fortuna de contar con recursos propios, a través de un crédito, para comprar 84.523 metros de reserva forestal, un territorio que llamamos la fábrica de agua, tiene 4 nacimientos de agua. Era el próximo crecimiento de la cantera, había extendido sus brazos hasta allá y se los cortamos. No somos autoridad competente, pero tenemos una inspección que hace control. Hay intervenciones artesanales en esa ladera, viven de explotar una piedra, pero se les olvida que se les puede venir la montaña completa”.

¿Cuánto invirtió en esa fábrica de agua y qué hará?

“Se invirtieron $1.300 millones, por avalúo de la Lonja y autorizado por Corantioquia. Hoy el lugar es nuestro, hemos hecho tres sembratones, tenemos sembrados 2.000 árboles entre nativos, ornamentales y frutales. La meta es que sean 5.000. Queremos convertir el lugar en una despensa para las aves. Montar una granja donde los niños vean que el agua no nace en bolsas, sino de la tierra”.

Patrimonios como el teatro Gloria, están casi en ruinas, ¿por qué lo descuidaron?

“Es lamentable. El cementerio, la iglesia son patrimonios que cuidamos. El teatro Gloria es referente nuestro, en los años 60 funcionaba, pero es propiedad privada y la familia a cargo lo tiene convertido en bodega. Dice que si se lo compramos lo venden, pero el Municipio no tiene capacidad económica de adquirirlo. Los dueños prefieren dejarlo caer que mantenerlo.

Las casas viejas las están vendiendo para hacer edificios modernos. Hay declaratoria de bienes patrimoniales y los conservamos, como el Cerro de la Cruz”.

¿Por qué tantos cabecillas de organizaciones ilegales caen en Copacabana?

“Estamos afectados. Hacemos un consejo de justicia cada seis meses con autoridades y califican a Copacabana como un municipio seguro.

Algunas personas encuentran atractivas las fincas y vienen y se encaletan aquí, pero tenemos controles, porque solo hay una entrada y salida, entonces es fácil cuando nos dan pistas”.

¿Controlan las fincas?

“Acabamos de sacar el decreto 049 de 2018 que tiene que ver con que hoy irresponsablemente se vienen a una finca y se quedan con el equipo prendido tres y cuatro días con la música a todo volumen. A esas personas les llegamos con Policía y CTI, y les decimos que el ruido molesta a la comunidad. Les pedimos que le bajen el volumen. Dejamos un sello de advertencia, un comparendo ambiental y si nos vuelven a reportar que siguen con la música a alto volumen regresamos, con un electricista autorizado, y cortamos la energía por 12 horas”.

¿Cómo van en homicidios?

“Hemos mejorado el indicador. Estuvimos en los primeros tres meses del año con cero homicidios, hoy tenemos 11 muertes violentas, uno menos con respecto al mismo periodo del año pasado. De esos homicidios, cuatro fueron en el municipio. Una mujer que la asesinaron a machete, un hombre asesinado en un local comercial, en total, 4 por intolerancia. Los otros siete son los que arrojan al río Medellín y los encontramos aquí”.

¿Y por qué cree que les dejan los cadáveres?

“Ha habido irresponsabilidad de algunas administraciones (vecinas) que dicen: déjelo que se vaya; entonces se los ponemos a los indicadores de nuestro municipio. También los dejan en bolsas o baúles de carros a orilla de la carretera. Por ejemplo, a un muchacho lo mataron en Bello, al parecer había salido a robarse una moto, y lo encontraron aquí”.

¿Qué le dice a los que cuestionan su gestión?

“Algunos ciudadanos andan preocupados por ver cemento y adobe, pero se les olvida que mi propuesta es social. Le apunto más al medio ambiente y a las personas en condición de vulnerabilidad. Cuestionan lo bueno y lo malo. Cuando hablan de revocatorias tienen que tener argumentos. A mí no me pueden decir que estoy incumpliendo el Plan de Desarrollo. Me siento bendecido por Dios, me conseguí $100.000 millones, que no los tenía el Municipio, con el DPS, Corantioquia, Amva, Gobernación y MinInterior para más inversión”.

UN EXPEDIENTE EN LA FISCALÍA

Por: Nelson Matta Colorado

EL COLOMBIANO consultó las bases de datos de los entes de control, indagando qué investigaciones existen en contra del alcalde de Copacabana, Óscar Restrepo. En la Fiscalía le figura un expediente abierto, en etapa de indagación, por el supuesto delito de prevaricato por acción, por hechos de noviembre de 2016 (radicado N°0500 16000 248 201701467). La denuncia penal fue instaurada por la Federación Nacional de Pirotécnicos (Fenalpi), agremiación que se quejó de Restrepo y otros gobernantes por sus políticas en contra de los polvoreros.

En la Procuraduría no le aparecen procesos disciplinarios y la entidad certificó que “no registra sanciones ni inhabilidades vigentes”. Por su parte, la Contraloría Delegada para Investigaciones, Juicios Fiscales y Jurisdicción Coactiva expidió un certificado, según el cual Restrepo “no se encuentra reportado como responsable fiscal”.

Lea también:
En Barbosa: “que hablen las obras, no la lengua”
No permito actos de corrupción en Bello: César Suárez Mira
“Asumo con nobleza las críticas de la oposición”

Los alcaldes de Girardota, Vladimir Jaramillo, y Envigado, Raúl Cardona, explican en entrevistas a profundidad los avances de su gestión. Conozca cómo les fue a ambos en la Gran Encuesta.
Entrevista alcalde de Copacabana, Óscar Restrepo: balance de gestión

Powered by