antioquia | Publicado el

Aún no se sabe qué pasará con el lote Las Malvinas, en la Mayorista


Ubicados en carpas a un costado del bloque 27, que ardió el 10 de julio hace un año, los comerciantes esperan una solución que no los vaya a dejar en la calle. FOTO manuel saldarriaga

Pasado un año del voraz incendio que en pocas horas consumió 400 locales del bloque 27 de la Central Mayorista de Antioquia, la situación para los afectados por esta tragedia sigue prácticamente igual a como quedó ese nefasto 10 de julio, cuando los comerciantes debieron alojarse en carpas para seguir vendiendo sus productos.

Ayer, sin nada qué celebrar o conmemorar, los damnificados seguían allí, en las mismas casetas cubiertas de plástico, incómodas, estrechas y en las que sus ventas bajaron en 70 %, pues en ellas no pueden almacenar la cantidad de productos que cabían en los locales consumidos por el fuego.

“Ellos estaban allí hace 37 años y de un día para otro no solo perdieron su patrimonio, sino que dejaron a muchas personas desempleadas, había comerciantes que tenían hasta 30 empleados y hoy, si mucho, tienen un asistente”, relata Vanessa Calle, su vocera ante las diferentes instancias en las que buscan que se les indemnice y se les defina su futuro, que sigue siendo incierto.

“Exigimos que se diga exactamente qué causó el incendio, pues los bomberos fueron llamados cuatro minutos después de iniciado el fuego y cuando llegaron ya todo el edificio ardía, algo muy raro en locales que almacenaban productos perecederos y cuyo predio estaba en venta”, apunta Paola Quiceno, otra vocera.

El Dagrd precisó que el incendio lo causó un corto circuito. En septiembre del año pasado, la aseguradora determinó que el edificio, conocido como Las Malvinas, debía ser demolido, pues quedó con fallas estructurales que hacen inviable su reparación. El bloque 27, a pesar de estar en Itagüí, pertenece al Municipio de Medellín.

Negocio es incierto

La Alcaldía de Medellín, a través del secretario de Suministros y Servicios, Nicolás Ríos, expuso que aún no está definido el negocio que se hará con el lote, porque primero hay que recibirlo cuando la Mayorista demuela el edificio, en agosto próximo.

“No sabemos si será vendido a un privado y si se creará una APP (Alianza Público Privada) en la que el Municipio participaría aportando el lote”, dijo Ríos y aclaró que, por ser un bien estatal, la venta debe hacerse por subasta pública.

Esto significa que los comerciantes del bloque 27 podrían participar como oferentes, pero no tendrían prioridad, porque el Municipio deberá elegir la mejor oferta, económicamente hablando.

Ríos también precisó que en el reglamento de propiedad horizontal de la Central Mayorista, los techos y muros hacen parte de las áreas comunes, y es a esta a la que le corresponde el cobro del seguro. Indicó que no le correspondía al Municipio asegurar las mercancías, porque este solo arrendó los locales, algunos de los cuales, incluso, fueron divididos y subarrendados a terceros por sus arrendadores.

“Por eso, nuestro censo de afectados es de cerca de 180 personas y no de 400; y solo 24 residían en Medellín”, aclaró. Advirtió que el Municipio también fue víctima al, prácticamente, perder el inmueble.

El concejal Jesús Aníbal Echeverri, que ha acompañado a las familias, admite que el problema tiene un matiz social: “Por esta razón han tardado las soluciones, porque el Municipio no puede invertir en este inmueble por estar en otra jurisdicción y buscamos que, cuando se venda el lote, por lo menos a las familias que ocupaban los locales se les garantice que seguirán allí, en la misma condición o de pronto adquiriendo el predio”, explicó Echeverri.

La Central Mayorista dijo que no se iba a pronunciar.

4.000

empleos, aproximadamente, generaban los 400 locales del bloque 27, Las Malvinas.

Tras un año del incendio del bloque 27 de la plaza Central Mayorista, los 400 comerciantes damnificados no han recibido indemnización y siguen vendiendo sus productos en carpas.
Comerciantes de Las Malvinas siguen trabajando en carpas

Contexto de la Noticia

Las Malvinas tiene un área de 5.000 metros cuadrados y al momento del incendio estaba en proceso de venta, con los arrendadores de los locales incluidos en la baraja de compradores. Esa intención persiste siempre que se les den formas blandas de pago teniendo en cuenta que ellos, además de su mercancía, también tenían allí estanterías, vitrinas, enfriadores y otros enseres necesarios para su negocio, y no han recibido ninguna indemnización. El fuego fue de tal magnitud, que para apagarlo se necesitaron 90 unidades y 12 máquinas de seis cuerpos de bomberos del Valle de Aburrá.


Powered by