colombia | Publicado el 7 de septiembre de 2018

Ante los conflictos, acompañamiento

Contenido Comercial

Lo que los niños hacen en el jardín escolar puede ser un reflejo de lo que ven o aprenden en sus hogares. Y a partir de esto es que se debe mirar cómo acompañarlos y orientarlos en conductas que puedan afectar su relacionamiento. En este camino los padres y la familia tienen un papel que también es protagónico.

Carolina Carvajal, psicóloga magíster en Terapias de Nueva Generación, explica que “cuando se presentan conflictos entre los niños en el jardín, se debe analizar la situación teniendo en cuenta la edad, el grado, el contexto social y el motivo por el cual se producen estas situaciones para poder darle una solución apropiada de acuerdo a estas características”.

Se debe revisar cada caso en detalle, pues las particularidades muestran situaciones que no necesariamente se tipifiquen o se ajusten a un modelo específico.

“Estas conductas hacen parte del desarrollo, son impulsos innatos que se aprenden a controlar y que con ayuda de padres y maestros se canalizan. Morder puede tener la intención de llamar la atención o ser la expresión de una molestia en los dientes”, comenta la psicóloga.

Agrega que “estos comportamientos pueden estar relacionadas con el deseo de ser el centro de atención y entonces los niños deben aprender a compartirla, así como el espacio y los juguetes y es allí donde empieza la verdadera relación social con los iguales”.

Sin embargo, es recomendable hacer una descarga con los padres de familia para enterarlo de lo que está sucediendo y posterior a esto, “modelar en el plan de trabajo y el manejo de las emociones, el cambio de espacio, del respeto y por ahí se tiene que enfatizar mucho el docente del jardín”, agrega Luis Fernando Vélez Rojas, licenciado en educación.

Otras Noticias