entretenimiento | Publicado el

Y usted, ¿qué serie de anime va empezar a ver?


Dragon Ball Super se transmite en Japón desde 2015, aunque solo hasta la semana pasada se empezó a ver en Latinoamérica. FOTOS cortesía cartoon network

Seguro se acuerda de Dragon Ball buscando las esferas doradas y peleando con Piccolo Daimaku. Tantas batallas que se dieron en el aire. O incluso piensa en Hyoga, el de los Caballeros del Zodiaco. Cuántos no querían emular sus hazañas.

Las series de anime japonés tienen un segundo aire, con productoras que apuestan a la nostalgia para traer clásicos como Los Caballeros del Zodiaco (1995) y Dragon Ball (1996), o crean nuevas como Cyborg 009 y Castlevania.

Los Caballeros de Atenea volverán con un remake hecho por Netflix, mientras que Gokú y sus amigos ya estrenaron su nueva aventura en América Latina a través de la señal de Cartoon Network.

El retorno de los clásicos y el aumento de nuevas historias como las más de 6 originales de Netflix o las más de 120 que permite ver el servicio especializado en anime Crunchyroll hacen pensar que se está frente al regreso del anime, o que nunca se fue.

¿Nueva ola?

Desde que surgió, el anime ha estado en constante evolución. Para Víctor Zapata, director de la Corporación Cultural Colombo Japonesa de Medellín RyuHiKai, no es novedad que estas plataformas quieran transmitirlo. “Tampoco que quieran crear historias originales. Los canales de transmisión por demanda existen hace mucho y las empresas productoras de series originales también”.

El anime japonés, como Los Caballeros del Zodiaco y otros igual de populares en occidente, generó un impacto grande en la cultura americana, lo que atrajo al público.

Por ello, las cadenas deciden traerlos de vuelta, así lo cree Xavier Elejaildek, director del sitio web de entretenimiento Bug Byte. “Son fórmulas que dieron resultado en esta parte del mundo y que en Japón ya ni se recuerdan. Además, son historias que ilustran esos universos fantásticos que nos capturan. Japón con su anime lo sabe”.

Hay que tener en cuenta que empresas como Toei Animation, Madhouse o Bandai, dueñas de programas que ya habían finalizado como Sailor Moon (1992) o Sakura Card Captors (1998) buscan aprovechar al máximo sus franquicias. Así vuelven con nuevas historias, aprovechando fechas de aniversario de las sagas como Sailor Moon Crystal (2014) o el mismo Dragon Ball Super (2015).

Plataformas que acercan

Ahora bien, la existencia de plataformas con servicio de streaming, en las que se cuenta Netflix, y también las especializadas como Crunchyroll, Animeid o Jkanime, acercan esta programación al mundo, lo que da la sensación de una nueva ola.

En el caso de Netflix su estrategia es atraer públicos con series nuevas y recapturar a los millenials con remakes.

El director de RyuHiKai lo explica así: “Quienes nacimos entre los años 80 y 90 crecimos con el entretenimiento de la televisión clásica y el contenido retro aboga para recapturarnos. Miren lo que pasa con Dragon Ball Super, los más fanáticos somos los ochenteros”.

Mientras que The seven deadly sins, que ya suma dos temporadas (2016) o Knights of Sidonia (2015) son de esas nuevas caras de la animación nipona para la generación de ahora.

Laura Uribe, cosplayer y otaku (persona aficionada al anime y el manga) coincide con Víctor. “En Crunchyroll hay nuevas series cada seis meses”, explica.

“Vamos a buscar las esferas del dragón” o “los guardianes del universo al triunfar el mal” son esos intro de estas series clásicas que regresan para enamorar, sin olvidar las nuevas. El anime nunca se ha ido, solo vuelve con más historias.

1986

fue el año en que inició Dragon Ball como serie anime.

Contexto de la Noticia

VÍCTOR HUGO ZAPATA
Director de RyuHiKai
“Japón no quiere dejar morir las marcas y hacen remakes o nuevas historias solo para reenganchar público. Curiosamente, en ese país no son muy exitosas algunas series que funcionan perfecto afuera”.

Powered by